A la caza de la eternidad (I)

ECuevan 2010, Werner Herzog dirigió un documental sobre Chauvet, la cueva situada en el sureste de Francia donde se conservan, intactas gracias al derrumbe que selló su entrada, pinturas del Paleolítico superior. Lo vi hace dos semanas, atónito ante la perfección de las representaciones de caballos, rinocerontes, mamuts, bisontes y leones de las cavernas. Hace 30.000 años, la esperanza media de vida no superaba los 35 años. Los hombres vivían sometidos al Würm I; los instrumentos de caza, aunque más sofisticados que los que utilizaban los neandertales, seguían siendo claramente insuficientes para algo más que desollar o descuartizar las piezas; los tigres dientes de sable, los osos cavernarios y las hienas gigantes aún debían encarnarse en sus pesadillas, o su aparición fugaz en un bosque debía helarles la sangre en las venas. ¿Por qué unos hombres que vivían al límite de la supervivencia dedicarían horas a dibujar? ¿Y por qué a dibujar no todo lo que conocían, el bosque, los robles que en él marcaran algún punto de referencia, los meandros y gargantas del río que hoy conocemos como Arbèche, sino precisamente a las bestias que compartían con ellos esa breve y amenazada existencia? ¿En qué momento preciso (momento interior, no histórico) comenzamos, suponiendo que los hombres actuales mantengamos con ellos más similitudes de las que ellos compartían entonces con el resto de las bestias y que podamos sostener la ficción de una continuidad; en qué momento, digo, empezamos a distinguir entre Ello y Nosotros? ¿Y, sobre todo, cuáles pudieron ser los efectos de ese extrañamiento? Estas preguntas me fui haciendo durante los siguientes días, y el primer deslumbramiento dio paso a cierto desasosiego que me tiene paralizado. De ese desasosiego y del porqué de esa parálisis me gustaría hablarles.

Pero ya se va haciendo largo, y he obtenido de RobotB9 permiso para fragmentar esta entrada en dos. Aprovechen la pausa para ver el documental de Herzog, aquí.

http://www.teledocumentales.com/la-cueva-de-los-suenos-olvidados-subtitulado/

Escrito por: PirataJenny


  1. ‘¿En qué momento empezamos a distinguir entre Ello y Nosotros?`
    ¿Me podría repetir la pregunta?

  2. Me acaba de llegar este enlace, de gran interés: la Biblioteca Digital Mundial de la Unesco. Aunque me parece que le falta chicha, tiene extraordinarias fotografías e ilustraciones que pueden descargarse en formato PDF o PNG.
    http://www.wdl.org/es/

  3. MEMORIA. > ‘Gengis Kant | 29 enero, 2013 en 1:33
    El otro error en el que solemos caer los escépticos sobre las habilidades racionales de los jóvenes consiste en dar demasiada importancia a la actividad racional en la escuela, en detrimento de la memoria. No caemos en la cuenta de que la misma razón necesita doblemente la memoria: para que le suministre el material memorizado sobre el que razonar y -un enlace más íntimo- porque la razón no es otra cosa que el conocimiento, memorizado no sabemos bien cuándo, de las reglas del razonamiento.’
    *
    Eso está bien. Y aún diré más: somos sobre todo memoria y sin ella no somos nada.

  4. CORTESÍAS. > ‘gachoinlowercase | 28 enero, 2013 en 23:26 – …/…
    (Perro, ¿Sirve esta muestra de tendido de capote a Bela y cómo me ha entrado el susodicho ipsofacto?)
    ¡Ay, Beli, Beli! Pero si te hago besar por donde piso sólo con chasquear. Tontorrón’
    *
    > ‘piratajenny | 29 enero, 2013 en 0:19
    Marqués, me decepciona. Me decepciona que sus aspiraciones políticas sean la defensa de la propiedad (policía, justicia) y de la unidad nacional (ejército). ¿Volvemos a Adam Smith, ya un reaccionario en su tiempo? Que el pobre Belaborda, enturbiado como está buscando adolescentes y casadas en una isla de mala muerte, proclame que sólo el derecho a la propiedad le mueve el ánimo, bien está. ¿Pero usted, que ha conocido los bajos fondos y sabe lo difícil que es salir desde ahí a la superficie?’

  5. Perroantuán, ¿en qué momento empezamos a ver las cosas desde fuera, a ver las bestias como algo aparte, que se podía representar? Es decir, a vernos a nosotros como algo aparte, distinto de ellas. Por ahí va la pregunta. En fin, es tema antiguo, la escisión de la Naturaleza. Seguro que Gengis lo puede explicar mejor que yo.

  6. Entre la escisión de la naturaleza y la masturbación con Pamela Anderson no tengo palabras.

    Otro momento publicitario: 23F manifestación en Madrid.

  7. El otro dia alguien preguntó si no podían coexistir sanidad pública y privada.
    Contesto: of course, agitadas, pero no mezcladas.
    Que nadie pida financiación pública de medicamentos pautados en la privada; Una receta no es un papel ni un visado: cuando la firmo me responsabilizo de sus efectos beneficiosos, adversos e imprevisibles según la idiosincrasia del individuo. Sólo receto lo que yo pauto en función de una aproximación diagnóstica de la cual yo me responsabilizo.
    Si la población entiende la diferencia claro que pueden coexistir.
    Quien quiera asistencia privada que la pague con todas sus consecuencias.
    Yo decido trabajar en la pública porque es la sanidad que me ha formado y a la que debo mis servicios.

  8. Pirata, a su pregunta por el momento de la diferenciación entre el mundo y el yo le podrá responder con más conocimientos que los míos un antropológo cultural, si se trata de la especie, o un psicólogo evolutivo, si del individuo. Ya me parece una labor muy compleja la de imaginarse una proto-realidad en la que se haya diluido el yo, un panocéano existencial del que no se conoce ningún límite, un magma del que ni siquiera puede decirse que sea el mundo porque éste sólo nace en el momento en el que lo hace su antagonista: la conciencia que alguien tiene de él.

    Por mi lenguaje ya se puede ver que lo que aprendí sobre ese asunto pertenece al género de la fenomenología divulgativa, en la que es lugar común distinguir entre, por un lado, el mundo, definido como lo que, quedando fuera de mí e incluso contra mí, es el objeto de mi conciencia, y, por otro, yo, lo más propio, naturalmente, pero a la vez lo más ignoto para mi ya que siempre se halla más acá de mi conciencia. Dividido así el terreno, a los profesionales de la filosofía nos gusta mucho mover la línea divisoria, unas veces para acá y otras para ella, de tal modo que todo sea mundo o todo el mundo se resuelva en el yo. Los hay muy hábiles.

  9. Dice Pirata:

    “[…] suponiendo que los hombres actuales mantengamos con ellos más similitudes de las que ellos compartían entonces con el resto de las bestias y que podamos sostener la ficción de una continuidad […]”

    Ahora traslademos esa sospecha de discontinuidad humana del eje diacrónico al sincrónico, y nos estaremos metiendo en un buen lío.

  10. “Porque [el mundo] sólo nace en el momento en el que lo hace su antagonista: la conciencia que alguien tiene de él”.

    Es un lugar común, Gengis. Y, sin embargo, cuanto más lo pienso más dudas tengo de que esto sea verdad.

  11. Mon Pirate, su pregunta (¿en qué momento empezamos a ver las cosas desde fuera, a ver las bestias como algo aparte, que se podía representar?) sólo puede tener una respuesta: en el momento en que se empezaron a representar, y que es posible que alguien date alguna vez (aunque a mí, francamente, me da igual que me diga 14.000 años que 300.000). Pero la pregunta esconde una trampa lógica, ¿realmente las empezamos a representar porque “empezamos a ver las cosas desde fuera”? Obviamente no, porque siempre hemos visto las cosas desde fuera.

    Mientras escribo esto (13:30) veo que manifiesta usted sus dudas. Efectivamente, ese tópico de que el mundo consiste en la representación mental que tenemos de él, es una de esas viejas ideas recibidas, convenientemente inútiles, que nos impiden razonar.

    A mí me interesa más otra pregunta. ¿Quién? ¿Quién fue el primer humano que dibujó? ¿Quién fue, como persona, el artista de Chauvet, el de Ekain, el de Altamira? Quiero pensar que no eran muy distintos a nosotros y que, para preservar su arte, escogerían cuevas recónditas y alejarían a los zoquetes con el truco de la magia.

  12. “Todo tiene su porqué” creo que es el título de un bolero de Antonio Machín.

  13. Perroantuán: ¿por qué le otorgar la categoría de artista? Al fin y al cabo, esas representaciones tan perfectas de los animales podrían ser obra de un buen artesano, es decir, de un hombre que simplemente sabía hacer algo con mayor habilidad que los demás. ¿O le llamamos artista porque, en la misma cueva en que pintó la fauna aparece también estampado en las paredes, decenas de veces repetido, el perfil de su mano? Pero ¿no podría ser esa mano el equivalente a la firma que el artesano estampaba al acabar su obra?

  14. Un artista es el que produce arte. Y el arte es una manifestación novedosa y distinta de lo real o lo imaginario. El artesano se convierte en artista cuando deja de ver con los ojos del común. Aunque ni él ni los demás lo sepan (aún).

  15. Que el mundo nazca a la vez que su representación -dicen- no quiere decir que antes no hubiera nada; sólo quiere decir que en lo que había no se distinguía el mundo, entendido como una realidad ordenada, y su representación, entendida como el producto de una fuerza ordenadora. La idea no es descabellada siempre que tengamos en cuenta dos cosas.

    La versión moderada de la idea de que no puede haber un objeto sin un sujeto que lo conozca es una idea compatible con la de que hay una realidad por más que no siempre sea objetivada, convertida en objeto de una representación.

    La modalidad extrema, conforme a la cual la única realidad posible es la que tiene la forma de objeto de conocimiento no es una idea que obedezca a una patología autista, ya que admite una realidad que, si bien es subjetiva, goza de la misma solidez y fuerza que la realidad real.

    Ya sé que son naderías, pero lo son de un modo hasta cierto punto coherente.

  16. Panocéano no es un cromo de Panrico. Ya sabrá que en griego, “pas-pasa-pan”, es el “totus-a-um” del latín, el “todo”. El panocéano es el mundo primigéneo, sin tierra emergida, del origen de los tiempos.

    Por cierto, que Ángel González tiene un divertido poema que empieza así:

    Amo el campus
    universitario,
    sin cabras,
    con muchachas
    que pax
    pacem
    en latín,
    que meriendan
    pas pasa pan
    con chocolate
    en griego,
    que saben lenguas vivas
    y se dejan besar
    en el crepúsculo
    (también en las rodillas)
    y usan
    la coca-cola como anticonceptivo.

  17. A diferencia de los océanos de andar por casa, el panocéano no tiene límites: ni costa ni fondo ni superficie.

  18. Con todo les recomiendo ver un capítulo de Pokemon. Hay un panocéano, y los bichos evolucionan.

  19. Un apunte más:

    Esa nebulosa protorreal en la que dicen muchos que vivían nuestros ancestros -admitamos, con la misma cautela de Pirata, que son nuestros- no es una noción cosmológica sino fenomenológica, existencial, algo relacionado con el modo como el hombre se siente en el mundo.

  20. Los Pokemon, independientemente de lo que digan los guionistas, no evolucionan, mutan.

  21. Las personas no mutan y no voy a ponerme repollo explicando porqué.
    No serà q ha confundido pokemon con Comando G?

  22. ¿Seguro que ha visto alguna vez Pokemon? (Señor, perdóname por seguir aún en esta conversación)
    Los Pokemon no son ‘personas’.

  23. Sólo mutan los genes.
    Entendiendo que un pokemon es una persona, claro… Jaja. Ya está bien, me callo por hoy !

  24. Pero ya que menciona, y, antes de irme…. Gengis , Pirata, Perro: existe Dios?????

  25. BLOG E HILOS. Hace no mucho y en relación a esta bitácora dije que me gustaban ‘los hilos largos’; a Dios gracias, y como salvaguarda, también escribí que la mayoría de los comentarios que los hacen me importaban un pepino. Aún así, a la vista del de hoy me arrepiento, en cuanto a lo primero, de haberlo dicho.

  26. Perro: entiendo que usted entiende que el artista es alguien que deja su particular impronta espiritual o intelectual, distinta de la de los demás. “Novedosa”, dice usted. Pero esa es una concepción muy moderna del artista, y que se adapta mal a los pintores o los ilustradores de libros que trabajaban en una especie de proto-fordismo (perdón) para producir siempre el mismo tipo de objeto siguiendo unos mismos cánones que se transmitían de maestros a discípulos. Eso de la originalidad vino después.

    No acabo de ver en los trabajos del hombre del meñique torcido de Chauvet la obra de un artista. Tal vez el hombre del clan con más habilidades para dibujar. La idea del hereje que tuvo que esconderse o engañar a los suyos es atractiva. ¿Pero qué me dice de la posibilidad de que todos estallaran en gruñidos de aprobación al ver lo bien que había quedado el rinoceronte?

  27. Lo moderno es que el artista sea consciente de que es artista, es decir, individuo excepcional. El adjetivo “novedoso” no se refiere a lo que piensa el artista de su obra, sino a lo que ve el ojo del observador. Los artesanos pasan a ser considerados artistas (es decir, yo considero artistas a los hombres de Chauvet o de Ekain) cuando lo que hacen es novedoso o asombroso. Y si las cosas funcionaban antes como ahora, dudo mucho de que hubiera muchas personas capaces de pintar lo que vemos en esas cuevas.

    Puede ser que que el resto de humanos aprobaran lo visto. Pero de lo que estoy seguro es de que el resto era incapaz de hacerlo. Si hoy nos encontráramos con pintores tan capaces los convertiríamos en artistas, que es otra forma de llamarlos sacerdotes o brujos.

  28. Félix de Azúa dedica un capítulo de su “Autobiografía sin vida” (Barcelona: Mondadori, 2010) a las cuatro cabezas de caballos de la cueva de Chauvet. El capítulo se titula “Inicuo paso primitivo”.

  29. Desde que puedo recordarlo busco claves para poder interactuar socialmente y anclarme a una especie de visión aceptada, que me permita aparentar normalidad.
    Ahora mismo ando descifrando una.
    Las mujeres de menos de treinta se depilan el potorro seguro, las de menos de cuarenta no lo sé. Sólo tengo claro que las de mas de cincuenta lo consideran como yo, algo extraño y antinatura.
    Agradeceré ampliación fidedigna o inventada, dado que a efectos estadísticos me servirá igual.

  30. Muy interesante y bien explicado, Pirata. Pero usted se pregunta por qué unas gentes viviendo al hilo de su supervivencia se molestaban en pintar… Es sencillo, dejaban mensajes a los futuros ocupadores de la cueva de qué se podía cazar y dónde, ya que se supone que como nómadas cada estación emigraban en busca de nuevas tierras de caza y mejor temperatura. Fue el principio de mensajes larga distancia para futuros clanes emigrantes: aquí osos, leopardos, bisontes o un río caudaloso donde peces se pueden cazar con tal y cual arma y tal y tal. Sencillo

    Y si terminaban por asentarse, pintaban para explicar como el mejor lenguaje universal, en plan profe, sus aventuras y los mas pequeños del clan, que aprendian sus historias. Que ya se sabe que los niños con dibujos explicativos son mas receptivos.

    **
    **

    De mi amado Angel Gonzalez, Perro,este:

    ERUDITOS EN CAMPUS

    Son los que son.

    Apacibles, pacientes, divagando
    en pequeños rebaños
    por el recinto ajardinado,
    vedlos.
    O mejor, escuchadlos:

    mugen difusa ciencia,
    comen hojas de Plinio
    y de lechuga,
    devoran hamburguesas,
    textos griegos,
    diminutos textículos en sánscrito,
    y luego
    fertilizan la tierra
    con clásicos detritus:
    alma mater.

    Si eructan,
    un erudito dictum
    perfuma el campus de sabiduría.

    Si, silentes, meditan,
    raudos, indescifrables silogismos,
    iluminando un universo puro,
    recorren sus neuronas fatigadas.
    Buscan
    -la mirada perdida en el futuro-
    respuesta a los enigmas
    eternos:

    ¿Qué salario tendré dentro de un año?
    ¿Es jueves hoy?

    ¿Cuánto
    tardará en derretirse tanta nieve?

  31. “Los artesanos pasan a ser considerados artistas (…) cuando lo que hacen es novedoso o asombroso”.

    El dominio de una técnica sería entonces lo propio de un artesano. Y la incorporación de algo novedoso o asombroso le convertiría en artista. Fuera cual fuera la concepción que de sí misma tuviera la persona. Pero entonces habría que acordar que Chesley “Sully” Sullenberger, el piloto que amerizó en el Hudson hace cuatro años, era un artista. O Steve Jobs, por poner otro ejemplo. Porque no sé qué diferencia esencial hay en ese caso entre el arte y la innovación técnica, o el uso de una técnica conocida para realizar una hazaña asombrosa (me refiero a Sullenberger; Jobs me parece un singing-mornings).

    No, debe de haber algo más que el mero dominio (que nos dejaría con un simple artesano) o la mera novedad (que nos dejaría con una tablet o, en un caso aún peor, una lata de mierda –literalmente- envasada al vacío). Podría ser su combinación, pero entonces habría que bautizar a todos los pioneros de artistas. Y, sin embargo, no siempre el primero en hacer las cosas de otra forma es el mejor artista, ni siquiera artista a secas.

    Pero, en fin, no soy amigo de teorizar (aunque haya podido parecer lo contrario), y lo único que me queda claro es lo que digo en la entrada de mañana.

    ***

    Tareixa, si ve el documental de Herzog, se dará cuenta de que no era ésa la intención de quien pintó las figuras.

    ***

    Adaptaciones, le daría detallada información al respecto. Pero a mi nick le vence el pudor. Otro día, cuando ya hayamos pasado a convertir esto en putichat.

  32. ¡Ah, bueno!, ¡hasta ahí podíamos llegar!
    Si esto no es un putichat a todos los efectos, ya podemos darnos por estrellados.
    Desde que el marqués, mohíno y narizfruncido indicó su disgusto porque su resurrección requería nuevo estilo, esto se ha puesto imposible.
    Menos miramientos señoras/es/os, que seguimos siendo anónimos aquellos que hemos querido seguir siéndolo. Y si no, registren un segundo Nick, no es imposible.

  33. Por otro lado, sí anhelo conocer la respuesta a mi pregunta…, cuantas más mejor.

  34. Otro motivo por el que en España no se está tan mal:
    http://www.es.amnesty.org/noticias/noticias/articulo/se-debe-poner-en-libertad-a-los-periodistas-detenidos-en-redadas-en-oficinas-de-varios-diarios/?pk_campaign=rs&pk_kwd=fbk

    Claro que muchos de los que son periodistas aquí, no lo serían si tuviesen que trabajar en esas condiciones. Y en cambio, otros muchos que no lo son, o al menos no pueden ejercer, sí lo serían.
    Dicho esto, lo de Irán no tiene nombre. No. No lo tiene.
    Bueno va, ¿Régimen de terror?

  35. Tan decorativa como la monarquía parlamentaria es la presidencia de una república parlamentaria. Su trabajo podría hacerlo la máxima autoridad del poder legislativo. También, tratándose de una institución simbólica, podría usarse, cada vez que quede vacante la plaza de presidente, el venerable sorteo de la antigüedad griega, como símbolo radicalmente democrático de que arriba está cualquiera.

  36. Pirata, por alusiones y decepciones. Si el Estado hiciera lo que reclamo podríamos hablar de otras gollerías. El problema es que la “carta magna” a los reyes es tan amplia que se da por hecho que no se cumplirá. Usted que es persona con fundamentos seguro que habrá comparado nuestra Constitución con las de corte “anglosajón”.

  37. Gengis. Sí. Y puede ser hasta peor, como la presidencia vitalicia de la república o, como en el invento norcoreano, la presidencia hereditaria.

  38. No tengo nada contra un presidente vitalico inútil si es elegido, directa o indirectamente, por todos

  39. “mujeres de menos de treinta se depilan el potorro seguro, las de menos de cuarenta no lo sé. Sólo tengo claro que las de mas de cincuenta lo consideran como yo, algo extraño y antinatura”

    Mi querido Adaptaciones. Si quiere interactuar con coñocimento, ni se pregunte tanto ni el por qué. Vaya a sección de interlengua y allí le derivan a zona neurología: primer punto A, sección. 34.569 (caso sin resolver punto G.: El clítoris y el misterio de las mujeres que no tienen nada que depilar)

    Resumen: a cierta edad, nos depilamos para que el bosque no distraiga al árbol. Después nos volvemos a depilar, más que nada para ponerlo fácil y que encuentren la llave del tesoro para pazguatos distraídos. A los cincuenta, cerramos y no damos más pistas que tampoco hay mucho que poblar por el desafecto a la progesterona que ni tenemos nada que ocultar. No entiendo sus dudas.

    La señorita francistareixa encantada de recibir y contestar cualquier duda ¡faltaría más!

  40. procurofijarme dice:|
    29 enero, 2013 en 15:48
    Félix de Azúa dedica un capítulo de su “Autobiografía sin vida” (Barcelona: Mondadori, 2010) a las cuatro cabezas de caballos de la cueva de Chauvet. El capítulo se titula “Inicuo paso primitivo”.
    Gracias por la referencia. Aunque ahora se ha puesto de moda entre el esnobismo criticarle porque, diciendo tanto como dice, a veces generaliza de más, Azúa me sigue pareciendo el tuerto. Sumo su Autobiografía a la lista de pedidos.

  41. ¡Cómo no me había acordado! Nuestra banda sonora oracular no puede ser otra que ésta (aunque mejor en la versión de Dinah Washington y la Orquesta de Quincy Jones).

  42. Tareixa, si ve el documental de Herzog, se dará cuenta de que no era ésa la intención de quien pintó las figuras.

    **
    ¿ Y quien sabe la intención, pirata? Ellos, los expertos divagan, sacan conjeturas y yo las mias. Para mi son mensajes que dejaban a otros posibles habitantes cuando marchaban. Explicar su mundo y sus experiencias. Dejar constancia de lo que vieron.

  43. Bella Tare, ¡¡si no fuera por ti!!
    Despoblado desde la menopausia no quiere decir depilado, hasta ahí bien, mi duda era en que momento histórico (no interior y personal) y porqué decidisteis depilaros.
    Yo lo vinculo con muchos otros males actuales por los que desprecio a la gente, como ocultar la muerte, maquillar la enfermedad o que en los anuncios televisivos todo dios este contento, y en más de la mitad de ellos aparezcan bailando, para venderte cualquier cosa menos una academia de baile.
    En esencia una sociedad enferma y amariconada que no solo utiliza la neo-lengua, sino la neo-verdad, que es su consecuencia lógica.


Los comentarios están cerrados.