Tan gran desvarío

«Camul es una gran tierra en la provincia de Tanguth, que está sometida al Gran Kan, poblada de ciudades y muchas villas. Está situada Camul entre dos desiertos, a saber, el gran desierto antedicho y otro que tiene de longitud tres jornadas. Hay en esta comarca alimentos en abundancia, tanto para sus habitantes como para todos los viajeros. Los hombres de aquella región tienen su propia lengua y son muy regocijados, pues parece que no hacen otra cosa sino divertirse y solazarse. Son idólatras, y están tan trastornados desde antiguo por sus ídolos que, cuando un viajero de paso por allí se hospeda en casa de alguien de Camul, éste lo recibe con júbilo y ordena a su mujer y a toda su familia que le obedezcan sin rechistar todo el tiempo que quiera alojarse en su mansión. Dicho lo cual, se va el señor de la casa para no volver mientras el huésped quiera morar en su domicilio, y la desdichada esposa de aquel hombre debe acatarlo en todo como a su marido. Las mujeres de aquella comarca son hermosas en extremo, pero todos sus maridos están cegados por sus dioses con la locura de considerar un honor y un provecho que sus cónyuges se prostituyan a los viandantes. En el tiempo en que reinó Monghu, el Gran Kan universal de todos los tártaros, al oír tan gran desvarío de los hombres de Camul, les ordenó que en adelante no se atreviesen a consentir cosa tan detestable, sino que velasen más bien por el honor de sus mujeres y proveyesen a todos los viandantes de posadas públicas, para que en el futuro el pueblo de aquella región no quedase mancillado por tamaña deshonra. Los hombres de la provincia de Camul, enterados del mandato del monarca, se entristecieron sobremanera y le enviaron embajadores de nota con dineros, pidiéndole acuciantemente que revocase ese edicto tan grave, ya que habían recibido de sus antepasados la tradición de que, mientras dispensasen semejantes mercedes a sus huéspedes, obtendrían el favor de sus dioses y la tierra produciría siempre abundosos frutos. El rey Monghu, cediendo a su insistencia, revocó la orden diciendo: “Procuré mandaros lo que me cumple; pero desde el momento que tan vitando y execrable oprobio lo recibís como un honor, quedaos con esa deshonra que deseáis”. Los enviados, al regresar con la carta de revocación, devolvieron la alegría a todo el pueblo, que se había sumido en la tristeza. Así pues, guardan hasta el día de hoy esa costumbre detestable.»

El libro de Marco Polo. Capítulo 46.


  1. Leyendo en LV sobre el bicentenario de los hermanos Grimm (Blancanieves…) me entero que eran colegas de Herder, que con sus cuentos quisieron contribuir a recoger la tradición oral alemana y así contribuir a la creación de la nueva nación.
    Lo cierto es que estos cuentos que nacieron con vocación localista se han convertido en un universal. Sin embargo dada la violencia explícita y la crueldad de sus protagonistas (padres que abandonan a sus hijos en el bosque, padres que matan a un hijo para tocar a mas comida) no creo que superen por mucho tiempo el imperativo de la corrección política.

  2. Herder es el primer pensador que se dedica a recoger lo que luego se llamaría folklore con la intención de revelar el genio del pueblo. Aunque los cuentos y leyendas se han universalizado, lo cierto es que, en cierta manera, ya lo eran. Una de las grandes sorpresas de los estudios científicos del folklore fue descubrir que existían universales narrativos, que los cuentos tradicionales tenían estructuras fijas (Vladímir Propp) y que existían leyendas y baladas paneuropeas, por lo que se puede decir que fueron universales que luego se localizaron.

  3. Estoy intentando cambiar la foto de mi perfil y nombre y solo consigo que mi comentario esté pendiente de moderación. Pues bueno.

  4. Ah! ahora lo veo. Y esto va por mi querido Julio, que ya tenía yo ganas de cambiar. Para pasaporte nuevo y seguir en la nave con nueva identidad y nuevos bríos… tampoco hay que hacer mucho papeleo. Y la pregunta que hice antes ¿de verdad eso lo escribió Marco Polo?

  5. La tríada infausta está enterrada en un mismo cementerio en Berlín.

    Acabo de comprarme un libro de I. Berlin sobre la mentalidad comunista. Me hacéis gastar la pasta que no tengo. Entre esto y el poco nivel del blog (nadie se descojonó de aquella chorrada de la cuadriga no uncida de caballos salvajes) no me veréis mucho por aquí.

    Quedan 20 días.

  6. Bonito avatar.
    Yo creo que Rustichello de Pisa, que fue quien transcribió las conversaciones con Marco Polo no lo escribió tan bonito, pues he consultado una edición que tiene por ahí el Centro Virtual Cervantes y la descripción es bastante más basta. La edición que he utilizado es el llamado ‘Libro de Marco Polo anotado por Cristobal Colón’, que fue traducido de la lengua vulgar al latín por Francisco de Pepuris de Bolonia. No tengo ni la más remota idea de quién lo tradujo luego a su vez al hermoso castellano de esta versión, y ahora no puedo mirar.

    Y sí, claro, es el capítulo 46 del Libro de Marco Polo. ¿Por qué iba a engañarles?

  7. Lo pregunto porque siempre pone libro, editorial y tal. Y no sé, de vez en cuando también se puede colar en la entrada un fake y a ver quien entra a destajo. Soy tan descreida….

    También le digo a Brema que si no encuentra el nivel a su gusto, que lo suba él unos peldaños con su sapiencia. Una entrada o algo.

  8. Perro, en la versión que yo tengo de El Libro de las Maravillas (Ediciones B, 1997, traducción de Mauro Armiño) el capítulo referido (LIX) concuerda en gran medida con el texto que usted ha copiado, si bien con el añadido de algunas descripciones geográficas y, sobre todo, de la reacción del Gran Can al recibir a los emisarios de Camul.

    Con todo, también hay algunas omisiones (o tal vez adiciones de la versión que poseo), como la puntualización de que existe un pago a cambio de las atenciones recibidas por el extranjero o, por ejemplo, la siguiente explicación: “Y las mujeres son alegres, bonitas, juguetonas, y muy obedientes a todo lo que su marido les ordena, y les gusta mucho esta costumbre.”

  9. Ejem… decía que da la impresión, Gómez, de que los traductores se regodearon en la historia.

    Es cierto, Tageisha, suelo poner la información… cuando la tengo. Pero ando fuera de mi biblioteca y tuve que recurrir a una edición electrónica. No es exactamente la misma que usted pone, pero el texto sí.

  10. Bremaneur se limita, patético, a contar el número de días que faltan para que publiquen a AE. No pida usted peras al olmo, Tageisha, que no puede darlas.

    ***
    Muchos de ustedes no distinguirían un párrafo de Berlin de uno de Marx. O tal vez sí, pero sólo por el inconfundible estilo de Marx, soberbio escritor.

  11. El libro que esperamos de AE lo juzgo soberbio, entre otras cosas por el relevante papel que ha tenido Brema en la investigación realizada. Téngase, Pirata.
    Por otra parte hay quiero enfatizar el estilo de escritura de Berlin, bien reconocido por sus lectores mas críticos. Precisamente su ensayo sobre Marx es una excelente muestra.

  12. Estuve hace unos días en el Liceo viendo los Cuentos de Hoffmann. Ya había visto otro montaje de la obra en el Maestranza, pero me siguió sorprendiendo la calidad musical y literaria de esta ópera. Sin duda ETA Hoffmann es uno de los grandes escritores del romanticismo, con una gran influencia en su entorno. No solo Offenbach gustó de musicar sus cuentos, sino que hasta el propio Wagner se inspiró en él para sus Maestros cantores de Nuremberg. Fue además el primer surrealista con sus ancianas que se convertían en picaportes de bronce, sus consejeros de Estado que penetran en copas de cognac para luego esfumarse en vapores alcohólicos, flotar sobre la tierra y recoagularse para regresar a sus sillones y sus batas.

  13. Venga Pirata, estoy seguro que usted distingue la investigación en archivos con la escritura. Cada uno en su papel.

  14. La razón por la cual Berlin estaba obsesionado con ETA Hoffmann era porque era muy buen escritor, tan bueno que contribuyó decisivamente al apogeo del romanticismo y su consecuente empuje al nacionalismo. La conexión romanticismo-nacionalismo ya ha sido comentada aquí y en todo caso hay literatura profusa sobre el tema.
    Siendo lector apasionado del letón y seguidor de sus ideas hasta el extremo de catalogar a mis amigos en la categoría de erizo o zorro, no puedo evitar hacerle algunas críticas (me gustan especialmente las que le hace Assaf Inbari). Este ensayista resalta la contradicción que supone ser “liberal y pluralista”, como se autoproclama Berlin. O una cosa o la otra, reclama Inbari. Ilustrados-monistas, contrailustrados-pluralistas, fue el eje de la discusión sobre el romanticismo. Pero el amigo Berlin se apuntó a lo mejor de los dos mundos: ilustrados-pluralistas.

  15. Berlin reflexionaba sobre otros pensadores, por lo que podría decirse que carece de pensamiento original. Mas bien fue un original polemista al que no hay que tomar lo que decía al pie de la letra, como quizás he hecho yo en los primeros post de esta serie que ahora llega a su fin.
    Baste un ejemplo para ilustrar su esquematismo. Decía Calaza aquello de Jabois de día, Manolita de noche. Todos somos un poco así, racionales de día, románticos de noche. Y ello no significa que al ponerse el sol entonemos soflamas nacionalistas. La vida es un poco mas complicada que todo eso.

  16. Distingo, distingo, aunque envuelto en brumas. Demasiadas veces he visto cómo se llevaba la palma él solito quien se limitaba a poner por escrito, con más o menos sal, lo que alguien había rebuscado en oscuros cartapacios o bases de datos. Claro que AE es muy saleroso, y a lo mejor ha hecho bien en no dejar a Bremaneur meterle mano a su ocurrente prosa.

    ***

    Efectivamente, el estilo de Berlin y el de Marx son reconocibles. Por eso decía, Marqués que, a no ser por el estilo, apuesto a que muchas personas no sabrían a quién de ellos atribuir algunos párrafos. Marx, no se olvide, fue también un gran liberal, mal que a algunos les pese.

  17. Que los mejores cuentos, los mas importantes, son universales, es algo que enseguida descubrieron los folkloristas. Y no solo paneuropeos sino multiculturales. Los chinos tienen a Mulán y nosotros a Marquitos y la doncella guerrera, los indios escribían Calila y Dimma y aquí el conde Lucanor daba sanos consejos . En todas partes hay relatos sobre infanticidios y niños perdidos, madres terribles o animales ejerciendo de guías o de pillastres que nunca sabes si es mejor que estén de tu parte o bien lejos (el rey Mono, el Coyote…). Para Robert Holdstock (bosque Mitago), todos los cuentos son EL cuento. Lo malo es que desde que disney se dedicó a descafeinarlos, las caperucitas salen al bosque en porretas (sorry, no woodcutters), que uno piensa si no es una estrategia de los lobos para poder comérselas sin sobresaltos

  18. No sé si se han dado cuenta, pero la selección de textos de los blogs del día de hoy (abajo de la página) es extraordinaria. Lean, lean, que hay grandes sorpresas. Que no se ofendan los demás, pero los textos de Gómez, Tallón Olmos, Crítico Constante y Pirata Jenny son notables. Y mención especial, a los sorprendentes Belaborda y GaChó, por motivos tan distintos.

  19. Acabáramos, un blog con solo 26 comentarios a estas horas del día siendo la mitad de la misma persona es para pensarselo un par de veces. El asno tiene la culpa.

  20. Para los que gustan de la maledicencia y para quienes se las dan de blogueros avezados pero -pobres- apuntan maneras de barbiponientes: este blog me parece magnífico y eso se desprendía de mi comentario. La azagaya a la Pirata Eugenia era una muestra de mi gusto por tocar los cojones. Quisiera participar aquí, pero me lo impiden ciertas fobias y mis ataduras a otros trabajos. Eso sí, les leo a todos excepto a los nicks menores. Marqués, Perroan, un abrazo.

  21. Tageisha |
    19 febrero, 2013 en 13:03
    Ah! ahora lo veo. Y esto va por mi querido Julio, que ya tenía yo ganas de cambiar. Para pasaporte nuevo y seguir en la nave con nueva identidad y nuevos bríos…

    Jajaajajajaja. Touché, señora Tareixa. A sus pies siempre.

  22. Yo también quiero mucho a Bremaneur. La pulla era una muestra de lo poco que me gustaba la pareja formada por el Maestro Po y el pequeño saltamontes.

  23. Siguiendo la recomendación del Gran Timonel, he leído la peculiar felicitación de San Valentín de Gacho, y los besos digo versos de Bela a Calaza, también por San Valentín, supongo.

  24. Oiga Gómez, ¿la del perro ya se la había leído o es que he dado un salto en el tiempo?
    O siendo un poco malvado ¿escribe usted también diálogos para humoristas norteamericanos?

    Sea como sea me he reído de nuevo.

  25. ¡Así que era usted el que entraba en mi blog, Adapt!

    Es posible que leyera una entrada algo parecida en mi blog, cuando lo abrí, y que después fue borrada junto con varias de sus compañeras.

    Lo de los humoristas se responde solo.

    Un saludo.

  26. ¿Es su hija pues la que le filtra listas de buenos músicos Juli0?
    Le agradezco que vaya compartiéndolo.
    He oído algo más de Gomez y me están gustando.

  27. Adapts, el papá, aunque sólo sea por motivos de edad, tiene más música oída y gustos más variados que la niña, pero no sé si mejor criterio. Ella sabe tocar la guitarra; yo, ni las palmas. Ella me recomienda oír cosas, yo le recomiendo otras. Los Gómez los descubrí yo; ella me filtró, por ejemplo, éstos.

  28. ¿Y mi Gengis? Hace días que no le leo y me gustaría discutir, hablar sobre el ocasionalismo de Malebranche. Deberes que le pongo para cuando regrese, si tiene a bien.

    Buenas noches

  29. Tage, ahora no, porque tengo que madrugar mañana; pero tomo nota de su propuesta. Buenas noches.

  30. Me disculpo Gómez.
    Mis problemas de memoria (reales) han hecho que confunda el recuerdo de su relato ya leído con otro de un cómico norteamericano que también va sobre un perro y lo que se zampa, aunque no tienen nada que ver.
    En lugar de dudar sólo de mi memoria ,también dejé caer una insinuación fuera de lugar, además de falsa.


Los comentarios están cerrados.