Nunca discutas con un estúpido

allegro«Esencialmente, los estúpidos son peligrosos y funestos porque a las personas razonables les resulta difícil imaginar y entender un comportamiento estúpido. Una persona inteligente puede entender la lógica de un malvado. Las acciones de un malvado siguen un modelo de racionalidad: racionalidad perversa, si se quiere, pero al fin y al cabo racionalidad. El malvado quiere añadir un «más» a su cuenta. Puesto que no es suficientemente inteligente como para imaginar métodos con que obtener un «más» para sí, procurando también al mismo tiempo un «más» para los demás, deberá obtener su «más» causando un «menos» a su prójimo. Desde luego, esto no es justo, pero es racional, si uno es racional puede preverlo. En definitiva, se pueden prever las acciones de un malvado, sus sucias maniobras y sus deplorables aspiraciones, y muchas veces se pueden preparar las oportunas defensas. Con una persona estúpida todo esto es absolutamente imposible. Tal como está implícito en la Tercera Ley Fundamental*, una criatura estúpida os perseguirá sin razón, sin un plan preciso, en los momentos y lugares más improbables y más impensables. No existe modo alguno racional de prever si, cuándo, cómo y por qué, una criatura estúpida llevará a cabo su ataque. Frente a un individuo estúpido, uno está completamente desarmado. Puesto que las acciones de una persona estúpida no se ajustan a las reglas de la racionalidad, de ello se deriva que:

a) generalmente el ataque nos coge por sorpresa;

b) incluso cuando se tiene conocimiento del ataque, no es posible organizar una defensa racional, porque el ataque, en sí mismo, carece de cualquier tipo de estructura racional.

El hecho de que la actividad y los movimientos de una criatura estúpida sean absolutamente erráticos e irracionales, no sólo hace problemática la defensa, Sino que hace extremadamente difícil cualquier contraataque —como intentar disparar sobre un objeto capaz de los más improbables e inimaginables movimientos. Esto es lo que tenían en la mente Dickens y Schiller al afirmar el uno que «con la estupidez y la buena digestión el hombre es capaz de hacer frente a muchas cosas», y el otro que «contra la estupidez hasta los mismos dioses luchan en vano».

Hay que tener en cuenta también otra circunstancia. La persona inteligente sabe que es inteligente. El malvado es consciente de que es un malvado. El incauto está penosamente imbuido del sentido de su propia candidez. Al contrario que todos estos personajes, el estúpido no sabe que es estúpido. Esto contribuye poderosamente a dar mayor fuerza, incidencia y eficacia a su acción devastadora. El estúpido no está inhibido por aquel sentimiento que los anglosajones llaman self-consciousness. Con la sonrisa en los labios, como si hiciese la cosa más natural del mundo, el estúpido aparecerá de improviso para echar a perder tus planes, destruir tu paz, complicarte la vida y el trabajo, hacerte perder dinero, tiempo, buen humor, apetito, productividad, y todo esto sin malicia, sin remordimientos y sin razón. Estúpidamente.»

*NOTA. La Tercera Ley Fundamental de la Estupidez dice: «Una persona estúpida es una persona que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio.»

Las leyes fundamentales de la estupidez humana, en Carlo Maria Cipolla. “Allegro ma non troppo”. Crítica, 2001
Casa del Libro | Fnac | Amazon


  1. Han florecido estas dos ultimas semanas los magnolios chinos, sobre las ramas desnudas de hojas aún; con sus flores rosa púrpura en forma de tulipán alegran la calle y hacen de la tristeza del invierno un remanso que bordea la lujuria.

    Es un explendor efímero. Pronto el aire frío de marzo las tirará en tapiz sobre las aceras. Y vendrán los brotes verdes de sus hojas a salir…

  2. olokenzo | 21 febrero, 2013 en 10:56 (Editar)
    Robot, y aquello de matar al padre…

    Lo intento, pero no se deja.

  3. No se puede florecer sobre hojas de ramas desnudas. Que no, Kenzo, que no nació usted para poeta 😐

  4. Un estúpido haciendo el mal es terrorífico, entre otras cosas porque si procede, cual sansón cegado, tirará abajo el templo sobre los filisteos y sobre sí mismo sin importarle un pito las consecuencias. Pero un estúpido creyendo hacer el bien es aun mas deletéreo, porque encima se sentirá animado por su supuesto altruísmo, y aunque sienta que se daña a sí mismo seguirá arreando contra las columnas. Y encima, como a veces (de forma aleatoria) no llega a hacer tanto daño como para que se note mucho (incluso puede pasar por haber arreglado el problema, ay) se envalentona y aspira a mas, crece su ambición y aspiraciones, y ahí se jodió el Perú
    Poniendo cara de santitos y mártires de la causa… manda cojones…

  5. Que sí, Tageisha, y es un prodigio más de la naturaleza. Además, que sepas que florecen dos veces, ahora en esta época y en septiembre.

  6. Perdona, Kenzo, esta bien escrito lo suyo, era por hacerme la estúpida a hilo de la entrada y romper la magia de lo bonito de su comentario, que me gustó mucho. Robotiño ya me puso en mi lugar. Bonita foto.

  7. ESTUPIDEZ Y ADOLESCENCIA

    1.- Se concluye pues que nuestros políticos son estúpidos. Si se fijan, todos adolcen de self-consciousness: no son concscientes de sí mismos. Y están logrando “echar a perder tus planes, destruir tu paz, complicarte la vida y el trabajo, hacerte perder dinero, tiempo, buen humor, apetito, productividad…”.

    2.- Mi definición de adolescencia preferida: estapa de la vida en que crees que cuando seas mayor dejarás de hacerte pajas.

  8. Sería interesante hacer una reflexión sobre la relación entre la estupidez y la belleza. Como antropólogo empírico he observado una asociación cuya R se acerca a 1.

  9. Solo los feos buscan relaciones empíricas entre la belleza y la inteligencia. Pero nunca discutaís con un estúpido. Por entrar a trapo, claro

  10. Por eso lo mejor sigue siendo hacer caso del consejo de Schopenhauer en su célebre tratado sobre la Dialéctica erística de que “en toda disputa, y en toda argumentación en general, es necesario que los contendientes estén de acuerdo en alguna cosa que se toma como punto de partida para resolver la cuestión de que se se trata”.

    Contra negantem principia non est disputandum (no hay que discutir con el que niega los principios) , que decía el bueno de Arthur.

    Si el estúpido nos ataca por sorpresa, recordemos lo que decía Sun Tzu acerca del Shih:

    “La Serpiente Alada retoza entre la niebla,
    el Dragón Volante cabalga sobre las nubes,
    la Patada en los Cojones atraviesa la bruma”.

  11. SALVADOR SOSTRES
    No os debemos nada
    NO ENTIENDO por qué motivo los actores y directores del cine español se creen merecedores de subvenciones pero con sus onerosas exigencias, y su demagogia panfletaria, demuestran ser personajes tan grotescos como las películas que hacen. La cultura tiene que ser competitiva y resultar un negocio: éste es el único y verdadero modo de protegerla, y no saqueando las arcas públicas, especialmente si están vacías. Lo deficitario es siempre indicativo de mediocridad. El cine español tiene pendiente su emancipación moral.
    Que directores y actores y productores hagan el cine que puedan pagarse. Que hagan su película y ya decidiremos si vamos a verla. Más allá de este pacto justo, higiénico y fundamental, ni yo ni nadie os debemos nada, ni es presentable que os paséis medio discurso hablando de solidaridad, criticando los recortes en colegios y hospitales, y luego reclaméis qué hay de lo vuestro sin el menor rubor y con unas maneras más propias de un hijo yonki que de alguien consciente de la época y del país que compartimos.
    Veo en el cine español más reclamación que calidad, más arrogancia que talento, más dinero mío que suyo, con el fraude que ello constituye a mi libertad y a la de mis conciudadanos, que obligatoriamente pagamos por un producto estemos o no estemos interesados en él. Creación y subvención es oxímoron. Subvención y libertad, también. Salvo en cosas que por su propia naturaleza están situadas al margen del mercado, pero de cuya existencia dependemos, lo que no puede mantenerse por sí mismo no tiene ningún sentido que permanezca.
    Si a estas alturas el cine español no puede vivir de lo que genera es que los españoles no lo necesitamos, y es un ataque al pueblo soberano que decide ir a ver otras películas, o gastar sus euros en otro tipo de entretenimiento, que nuestros impuestos se malgasten en conceptos que expresa y libremente hemos rechazado, en lugar de reducir la presión fiscal o de, cómo mínimo, tratar nuestro dinero -tan difícil de ganar- con un poco más de respeto.
    Podrían directores y actorcillos empezar por pagarse de su bolsillo la próxima gala de sus auto premios demenciales -si es que realmente quieren insistir en el espantoso ridículo que hacen.

  12. ¿Tiene remedio este país?

    Rosa María Artal

    20/02/2013 – 19:06h

    Hay un debate imprescindible y urgente a hacer cuando se pertenece a un país comandado por alguien que vive en la más absoluta irrealidad –como hemos visto en el Congreso– y que, por añadidura, se siente completa y exultantemente orgulloso de su nefasta gestión. ¿Existe una solución a esta debacle? Son serios nuestros condicionantes.

    Toda persona madura y equilibrada prioriza la consecución de sus intereses a lo que le dictan sus pasiones. Por muy fuertes que éstas sean, sabe lidiar con ellas, convertirlas incluso en sus aliadas. A las sociedades les ocurre lo mismo: buscan lo que conviene a la mayoría. Comencemos con una anécdota… muy significativa: lo sucedido con Beatriz Talegón. Una joven socialista que obró con impericia al ignorar que España siente una profunda afición a cortar las cabezas de quienes destacan… entre sus iguales. Los franceses sacaron las guillotinas para acabar con la tiranía y en busca de otro sistema social más justo, aquí se gritó: “Vivan las caenas, muera la libertad”, mientras se bajaba la cerviz de nuevo ante el eterno enemigo.

    Esta España que se cae a pedazos, con el mayor incremento de la deuda pública en la historia –completamente imputable a las políticas del PP–, que cercena derechos, que nos vende desde la sanidad pública a los montes, se distrae con encendidos ataques hacia alguien que no tiene la menor relevancia política. Es muy revelador el hecho, sin embargo. Todo sigue igual. El viejo camino inalterable. Aquí se piden líderes solo para tener a quién darle un tajo y derribarle, siempre que sean de tamaño accesible para el golpe. De poderosos, ni hablamos. Lo supo el 15M. Huyó de cabezas visibles como de la peste. Solo que el espíritu disgregador, cicatero, envidioso y cainita de buena parte de los españoles logró desanimar a muchas personas valiosas que terminaron por decir: Ahí os quedáis.

    Esa misma mezquindad también se apunta a acribillar a aquellos de sus iguales –repito que se permiten “ser de izquierdas” contando con medios para vivir. La derecha ha inducido que sea necesario estar prácticamente inmerso en la indigencia para mostrar un pensamiento crítico y de lucha por un mundo más justo. Los actores que osaron abrir la boca en la gala de los Goya –pese a la censura preventiva de su presidente– lo saben bien. Se les está linchando. Comprado sin pestañear por gran parte de la sociedad, el discurso tiene un objetivo claro: si no te mueres de hambre, has de ser “de derechas”. Y votar derechas, claro. Quienes especulan y se lucran del dolor ajeno, quedan fuera de la apreciación. Igualdad, igualdad, gritaba el jorobado de Notre Dame desde lo alto de una torre y le respondieron desde abajo ¿qué quieres? ¿Jorobarnos a todos? Evidentemente, no iba por ahí su justa petición. Lo paradójico es que esos mismos luego se asustan si piensan que alguien quiere quitarles “lo suyo”. Aunque lo estén haciendo ahora impunemente desde arriba.

    Nos detallan los informes que los niños actuales no entienden lo que leen. Viene de atrás. Y no es cosa ni del sur, ni del sol. Son cinco siglos de hegemonía conservadora, mojigata y fullera en los que jamás han pagado sus culpas. Dedicados a disuadir el pensamiento crítico, a educar en la sumisión, a destruir la dignidad. Una y otra vez tan solo les basta sentarse a esperar que sus víctimas se peleen entre sí y se destruyan. Mareadas, dan tumbos cobrando piezas del propio bando.

    La derecha de la trampa y la caspa, la que impunemente sigue pagando sueldos a los corruptos, comparte discurso con ciertos sectores de la izquierda. Obcecados, como un toro con el trapo, no ven cuando les llega el descabello. Protestando, eso sí. Se diría que el objetivo último es protestar. Es cierto que los partidos tienen muchos cadáveres en sus armarios. Todos. Al menos, los que llevan largo tiempo funcionando. IU no está recogiendo el descontento con el PP y el PSOE, lo hace mucho más el populismo de UPyD. Todo el centro izquierda debería hacérselo mirar. Igual el problema está dentro. El PSOE sigue en su limbo e IU, a pesar de muchos intentos regeneradores que se advierten, no es la Syriza moderna y abierta que logró ilusionar a muchos votantes griegos. No los suficientes.

    Ahí está el problema. Grecia terminó votando a los causantes de sus males. Y les nació el peligroso cáncer del fascismo que tan a gusto germina en las sociedades inmaduras y desequilibradas. Máxime cuando la crisis económica aprieta y, reiteradamente, no se tiene la claridad de distinguir las amenazas reales. Nosotros vamos por el mismo camino. Los errores no pueden acarrear pena de cadena perpetua, si hay voluntad de cambio. Esto es una emergencia y cada uno parece ir a lo suyo. Con violencia incluso, signo de un malestar real y preocupante que no sabe o quiere discernir quiénes le atenazan.

    El cambio –si llega– vendrá fundamentalmente por la sociedad civil, menos contaminada. Lo peor es que vivimos en un bucle. Siglos de deseducación, infantilismo, sumisión, peleas callejeras a la sombra de los palacios de los poderosos. ¿Quién lo cambia? Se necesitarán generaciones y no vamos precisamente por ese camino.

    Yo vi esa sociedad capaz, sin embargo, muchos la vimos. La que salió a las plazas el 15M y construyó. En un proyecto mucho más amplio del que se agrupaba en las siglas. La que trazó fines y medios. La que pensaba en el bien común, no en parcelas únicamente. La que aún se ve en la encomiable tarea de la PAH. Nos va la vida y el futuro en ello, pero aún la siguen espantando ¿Cuántos más dirán “ahí te quedas”? La peculiar derecha española seguirá frotándose, entretanto, las manos mientras conduce implacable la apisonadora. No son tantos. De alguien debe ser la culpa. ¿Tiene remedio España? Por este camino, no. ¿Volvemos al comienzo?… Toda persona madura y equilibrada prioriza la consecución de sus intereses a lo que le dictan sus pasiones. A las sociedades les ocurre lo mismo: buscan lo que conviene a la mayoría. No es imposible, sí difícil, pero hay que hacerlo.

  13. Entiendo bastante de “guapas” y constato que la estupidez es una de sus principales armas. Debe hacerse notar que una característica patonogmónica de la estupidez como enfermedad es hacer daño al portador de la patología. Sin ir mas lejos hemos tenido por aquí una guapa (que recién nos ha abandonado) que es el enésimo ejemplo de lo que describo. La fisiopatología es como sigue: al facilitar la belleza un fácil control de las voluntades ajenas, por enajenamiento, se produce una pérdida de contacto con la realidad cotidiana que deviene en transtorno del comportamiento.

  14. En cambio, sucede exactamente lo contrario con los hombres muy guapos. Su seguridad en sí mismos les hace encantadores, si las cosas no se tuercen porque además tienen y/o ambicionan dinero y poder. Al carecer de complejos físicos, no tienen particular interés en seducir a mujeres guapas. No tienen nada que demostrar, porque a la vista está que tendrían cuantas pretendientes quisiesen. Si son torpes, aprecian la inteligencia, la chispa o el carácter atractivo personal sobre otros rasgos. Si son listos, también. Tengo comprobado que es mucho más fácil ligar con un guapo que con cualquier otra especie de hombre.

  15. Hay que ponerse muy espléndido para decir eso de “entender de guapas”. Y ser muy gilipollas para denostar a una conocida y que encima no está.

    Yo diría aquello que escuché una vez: a mí con las guapas me pasa como con el arte abstracto, que me gusta aunque no lo entienda.

    O como diría un buen amigo, también apodado marqués -éste de Avilés- todas las mujeres estan buenas, menos unas pocas… que están buenísimas.

    Pues eso.

  16. Como le tengo por persona inteligente aunque no precisamente bello, seguro sabe rodearse de bellezas femeninas a las que usted gusta de entretener, marqués. Es una dicha que no terminemos de entendernos.

  17. Por una vez y sin que sirva de precedente estoy de acuerdo con Sostres. Cuando dejen de subvencionar ciertas bazofias y se tomen en serio eso del cine, a lo mejor hacen buenas peliculas que llenan salas y dejan de llorar

  18. Oh, se me calientan los circuitos de emoción. He encontrado unas extraordinarias fotos en alta resolución de mi primo Robby con Leslie Nielssen, que ya aterrizaba como podía.

    Veán aquí a Robby, qué galán, con la bella Altaira, con un discreto y elegante conjunto en el que destacan las chiripitifláuticas sandalias.

    O aquí, abanicando a la chica con un práctico abanico de metacrilato.

    Más fotos y pósters, en esta página.

    Y muchas más fotos (el menú a la izquierda) en esta otra.

  19. A finales de 1983, en un congreso celebrado en Sitges (eran los tiempos en que estaba uno de tan buen ver que compañeras de profesión y de congreso lo invitaban a compartir su mesa en los almuerzos o su cama en los recesos, ay), me acerqué a saludar al profesor Castilla del Pino, que había presentado una ponencia titulada “Teoría de la comunicación humana. Nuevas aportaciones” (conservo el programa). La cosa iba sobre la comunicación interpersonal y nos pareció muy interesante a todos. En el posterior descanso, en la terraza del hotel donde el congreso se celebraba, Castillo del Pino, conversando con algunos de los que participábamos, soltó una de esas frases a las que se pueden poner muchos objecciones pero que te dejan cavilando: “En cualquier conversación, el nivel siempre lo pone el más tonto”.

    ¡La de veces que hablando con alguien me he acordado de esa frase y no siempre con complacencia! 🙂

  20. Creo sinceramente que mientras existan personas como la tal Artal, muy lejos está el remedio para estepaís

  21. Supongo que ha utilizado un servicio de acortamiento de URL de Apple, porque sólo logro abrirlo con Safari. Corregido.

  22. Pues yo creo que peor está el remedio para este país mientras existan ¿personas? como el tal Sostres.
    Ya ve, cuestión de creencias.

  23. (A Sostres le debo no haber metido en Factual: ni un duro para Sostres, me dije y no puse los 50 pavos)

  24. Y ayer no lo dije, pero *concuerdo” con asteriscos y me asegundo asaz : mola Gómez.
    El cantante, no el nuestro.
    Bueno, nuestro Gómez también mola.
    Escribiendo.
    El nuestro.
    Cantando, no lo sé
    El nuestro.

  25. Discrepo radicalmente de la enananieve y de Kenzo (pero esto último no es noticia). Inteligente, divertido, rumboso, nada presuntuoso y con tipazo que ya querrían algunos treintañeros. .

  26. ¡Cómo son las esposas, auténticas expertas en hacerle sentir a uno como un gusano!

    Me dice mi mujer:
    – Tienes que ir YA a pedir un aumento, no podemos seguir así.
    – Pero cariño, ya te he dicho que mi jefe esta semana no está, se fue a un congreso en…
    – A tu jefe, no. A Boston Medical.

    (O sea, que igual no entendí bien de qué se me queja)

  27. ¿Para qué decir más? No necesito argumentar. Se descalificó solo.

    Que discrepas… pues vale.

    Sobre los adjetivos: dos son mentira, con seguridad. Y con el resto, no están reñidos con ser un perfecto gilipollas.

    Y lo digo con pesar. Hay otros aspectos que son loables.Ése no.

  28. Y no pienso discutir yenni, que pienso seguir el mantra que perroantonio ha puesto arriba.

  29. El tema de la estupidez crei que iba a dar mas juego, los políticos y eso

    ***

    El libro más caro del mundo tiene un precio de 153 millones de euros y sólo consta de 13 páginas escritas. Su autor, Tomas Alexander Hartmann, presentó al público su obra por última vez en el Art Dubai de marzo de 2009. El precio es tan elevado porque, según Hartmann, ha resuelto las tres cuestiones más importantes de la humanidad en menos de 300 frases.

    ¿De dónde venimos?, ¿a dónde vamos? ¿cuál es la misión real que todavía está por realizar? Son algunas de las dudas que en tan sólo 13 páginas resuelve Hartmann. Por eso, según él, se justifica un precio tan elevado que ha situado su obra como la más cara de la historia.

    A pesar del excesivo precio, el libro tiene una apariencia muy sencilla. Hartmann argumentó que el precio de 153 millones de euros se basa en el valor del contenido del libro.

    El texto se traducirá finalmente a 150 idiomas y, utilizando una técnica especial, su cubierta se realizará con oro fino. Además, todos los derechos de licencia se asignarán al comprador de la ‘joya’.

    Sin embargo es otro el libro que ocupa un puesto de honor como el más caro de la historia, ya que este sí fue vendido, y su comprador pagó más de 7 millones de US$. Se trata de una rara primera edición del libro ilustrado The birds of America (Los pájaros de América) de John James Audubon, formado por cuatro monumentales tomos con representaciones de 400 ejemplares, y que fue recientemente subastado en Nueva York.

    Los expertos calculan que se han conservado 120 de las 200 copias completas de esta primera edición, que en diciembre de 2010 se convirtió en el libro impreso más caro del mundo al subastarse en Londres por 11,5 millones de dólares.

    Considerada una obra maestra del arte de la ornitología, los tomos de The birds of America cuentan con grandes ilustraciones a mano todas las especies conocidas por Audubon a principios de siglo XIX. El libro se produjo entre los años 1.827 y 1838.

    Audubon insistió en crear el libro a gran formato -se imprimió en las hojas más grandes disponibles en el momento- por su deseo de retratar a los pájaros en su tamaño real y en su hábitat natural.

  30. Cuando cocina mi mujer, yo friego. Por el contrario, cuando cocino yo, también friego yo. Siempre pone de excusa que si se moja las manos luego tiene que darse crema, y vale, pero ya estoy un poco harto y la he dicho:

    – ¿Y qué si te tienes que dar crema veinte veces? ¡Pues te las das las que haga falta! ¡O no te la das, a mi me da igual, pero friegas o ahí se queda todo eso! – casi la he gritado, aunque, para asegurarme de que me oía, he cerrado el grifo.

    Cuando ha dicho la última palabra, he proseguido aclarando la vaijlla y poniéndola a escurrir.

  31. – Olvídame, yo no discuto con estúpidos…
    – Yo sí, y por ello insisto en que no tienes razón

  32. En un zapping, al pasar por la mtv: sale Eminem haciendo una peineta… ¡¡y la pixelan!!

    Acojonante.

  33. Salía, referido al póquer, en la película “Quiz Show”, pero supongo que puede extrapolarse a casi cualquier sitio. Más o menos venia a decir (la vi hace muchos años) que en todas las partidas hay un tonto, y si te sientas a jugar y no ves a ninguno, quiere decir que eres tú.

  34. Cómo le entiendo,Funes, cómo le entiendo. Ande, páseme el trapo que hoy no termino de secar la loza

  35. Me suena vagamente, Gómez.
    * * *
    Un grandísimo parque – con zoo incluido .- que nace en la preciosa St. Charles Avenue, en Nueva Orleans, lleva el nombre de Audubon

  36. Vaya Gómez, hubiera apostado y perdido a que esa frase era de “El Golpe”. Con dos guapos aparentemente inteligentes (en la pinícula)

  37. Llevo varios días tropezando sin querer cada vez que menciono a Gómez, que me cae de puta madre, sin saber muy bien por qué. Hasta que se ha hecho la luz dolorosamente:

    La Tercera Ley Fundamental de la Estupidez dice: «Una persona estúpida es una persona que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio.»

  38. Adapts, no sé si sale también en “El Golpe”. Pero tenga en cuenta que “Quiz Show” está dirigida por Robert Reford. Y ya que lo menciona, y lo digo sin un atisbo de ironía, usted también me cae de puta madre desde que empecé a entrar por barrios blogueros.

  39. ¿Sabían ustedes que una señorita le hizo una mamada a Boris Becker, guardó el semen en su boca, luego en un recipiente, se hizo inseminar con el y luego demandó y obtuvo una pensión?
    Yo no.

    Esta debía ser guapa, además de una hijaputa, ¿era inteligente o la maldad la excluye?

  40. Para el Gobierno del PP., hoy solamente hay una prioridad “el espionaje en Cataluña” ¿será porque el PP., tienen mucho que ocultar? Para el PP., el espionaje en Madrid, los 6 millones de parados, la sanidad, la educación, la dependencia, la justicia, los desahuciados, las preferentes y las muertes por los desahucios, así como los sobres con contenido, la presunta corrupción de dirigentes de PP y la presunta financiación ilegal del partido que gobierna España, NO TIENEN NINGUNA IMPORTANCIA… Como decía una diputada del PP, desde su escaño en el Congreso de los Diputados, dirigiéndose a sus señorías y a los parados, “QUE SE JODAN”

  41. Pues mire Adapts, si usted le tiene querencia a Gómez yo no digo nada, hacemos un trio y ya. Habrá que decidir quién es el bello, el inteligente y la deseable.

    Voime a matrimoniar, si me dejan, hasta mañana. Les quiero

  42. NOTA. Una cosa es que se cambien ustedes la imagen del avatar y otra que se cambien de nombre o de dirección de correo. Cada vez que lo hacen sus comentarios vuelven a entrar en moderación y a veces no me doy cuenta de que están a la espera. Me ha ocurrido con el condena2, que se ha quedado por ahí, a las 23:07. Qué manía de cambiarse el nombre. Pero si las monomanías respectivas ya nos las conocemos.

  43. “Pero si las monomanías respectivas ya nos las conocemos”.

    Ya, Robby, pero el pobre Aldeans dijo que se iba para siempre y luego le ha dado vergüenza volver con su nick de entonces u otro que siendo fijo lo haga más identificable. ¡Como si no conociéramos su monotemática monomanía!


Los comentarios están cerrados.