Credibilidad

Horas antes de recibir la camiseta firmada por la selección española de premios Nobel, el Pope Francisco afirmó que la incoherencia entre lo que dicen y lo que hacen los católicos mina la credibilidad de la Iglesia. Bueno, sí, aunque tampoco lo de los milagros, los ángeles o la Paloma ayudan mucho a fomentar la credibilidad. En todo caso, carissimo Padre, la incoherencia entre lo que se dice y lo que se hace no parece una actitud exclusivamente católica. Tenga en cuenta que las sociedades humanas son muy complejas y a veces hay que acomodarse al paisaje y al paisanaje para que no te fumiguen. No digo que esté siempre bien, que hay cosas que jamás deben tolerarse, pero en general la gente es hipócrita, para qué vamos a engañarnos.

http://www.eldiario.es/norte/menoslobos/


  1. “Las religiones y sus primas laicas, las ideologías…”
    ¡Bufff! Me quito el sombrero.
    Si la religión era el opio del pueblo, la ideología que podría ser ¿el tinto de verano?

  2. No, Gengis, en mi opinión el matón está perfectamente identificado y el problema es a) convencer a los otros de que es en efecto un matón y no el primo protector de Zumosol y b) encontrar una fórmula más sensata de organizar los partidos en la cancha y los turnos de los jugadores.

    Por cierto, interesante entrevista a Augé en El Cultural:

    “- ¿Entonces está abierta de nuevo la lucha de clases? ¿Volvemos al origen de la Revolución Industrial?
    – Desde luego el conflicto es de nuevo evidente. La crisis le ha quitado la máscara al capitalismo liberal que pretendía hacernos creer que existían cauces pacíficos para resolver los intereses encontrados. Y que el final de los enfrentamientos suponía también el fin de la historia, como vaticinó Fukuyama. Pero vemos que no es así. Es muy llamativo que las acciones suban cuando aumenta el desempleo. Está claro que los intereses de unos y de otros están en contraposición”.

  3. Lo que más miedo da de los jesuitas es que ellos fueron los maestros de Felipe, Aznar, Zapatero, Rajoy… solo por eso deberíamos volver a echarlos de España.

  4. Que en la vida existen conflictos de intereses y de deseos lo sabía hace tiempo. Lo que me pilla de nuevo es descubrir que no existan cauces pacíficos para resolverlos.

  5. – Hola buenas, ¿está abierta la lucha de clases?
    – Pues hoy tenemos cerrado. Estamos acumulando descontento.
    – Ya, ¿y abrirán pronto?
    – Pues vaya usted a saber. Es que todo depende de las condiciones objetivas.
    – Ah, bueno.

  6. Hablando de JD, he notado un bajón tremendo en las últimas semanas. Lástima, era un regalo cotidiano.

  7. Ayer, mi esposa y yo coincidimos con doña Leticia en el Auditorio.

    -Mira, – le dije a mi santa – hoy hay dos princesas en el concierto

  8. Perro, y a usted, ¿qué coño le importa que los curas se casen o no? – es sólo una pregunta.

  9. Interesante artículo, Albert. Ya me jode, pero siempre hay alguien que lo ha dicho antes y lo ha dicho mejor.

  10. La verdad, Funes, es que me gustaría que los curas se casaran para que dejaran de sobar a los niños en las catequesis. Y para que hubiera matrimonios de curas gays. Y para que me cayeran algo mas simpáticos y no me dieran grima, como ahora. Y por joder; básicamente, por joder.

  11. Perro, hace muchos años que soy atero. También es cierto que tengo varios familiares que son frailes y curas, y ninguno pederasta. Esto de asociar a un colectivo los vicios de una parte es peligroso. Curas y pederastas, gays y pederastas… en realidad, la cruda realidad es que donde hay un niño hay cerca un pederasta en potencia, ya sea cura, entrenador de judo o monitor de scouts. Todos hemos vivido casos de esos. El que tenga un hijo joven que no se fíe ni de su sombra.

  12. Apreciado Perroantonio, al leer su artículo, cuyo mensaje comparto (“… a estas alturas de la película es preferible un buen sistema jurídico y normativo que regule estrictamente los derechos y obligaciones de los congéneres y los ponga escrupulosamente en práctica”), no he podido dejar de sentir la amarga sensación de que se servía del Papa y los católicos como gracioso pimpampún, para hacerse con la simpatía de su hipócrita lector, su semblable y su frère, el lector de Diario.es, que habrá entendido que con él y con su laica conciencia no va nada, que los beatos de la ideología son los otros, el Otro. Y que yo prefiero que les hostie a ellos directamente, se lo digo desde la simpatía e incluso desde dentro del rebaño de ellos, ateos y socialdemócratas, más necesitados de unas buenas hostias que nadie, hoy por hoy, yo creo.

  13. Albert, el espléndido artículo de jotdown que citaba me ha reconciliado, mientras lo leía, con la revista hasta que he visto la fecha. Evoco con nostalgia artículos como el de Enric González en la serie El libro y la película.

  14. 1. Kenzo. Respondo a la pregunta de por qué quiero que los curas se casen. Es pertinente la pregunta de Funes. Realmente quiero que se casen para que, conociendo el mundo, dejen de ser tan… (a ver cómo lo digo sin ofender demasiado a nadie) ¿medievales? Funes supone que los curas no deberían influir en mi vida, pero realmente lo hacen. Tolero su presencia, como tolero a los tertulianos y a los psicólogos. Pero estoy harto del ruido que provocan y de la tontería que alimentan.
    2. ProcuroFijarme. Radicalmente NO. Aún no he perdido ni un segundo de mi existencia en pensar en esos términos. Yo no escribo pensando en un tipo de lector, sino pensando en lo que quiero decir (si bien no con demasiada soltura en este formato; todo se andará). Mi anticlericalismo (por otra parte, muy moderado) no es impostado. Lo siento por los católicos (que también los hay muy de izquierdas, no se crea) pero es lo que hay. El señor Pope me aburre y empieza a ser tan cansino como el Dalai Lama.


Los comentarios están cerrados.