Atónito (una pequeña infección optimista)

Al tema. El mantenimiento diario de un blog me aproxima con crudeza a la condición de tertuliano, de individuo que tiene opiniones propias para todo lo que ocurre en el mundo y puede que hasta respuestas para los principales enigmas de la condición humana. Es esperable, al menos, que tenga opiniones fundadas sobre algún campo específico del conocimiento. Pues bien, por si no se habían dado cuenta hasta ahora, no es así.

Sé muy poco de todo y nada de mucho y si tuviera que elegir una palabra para describirme diría que soy un individuo atónito. Contemplo con estupefacción como al personal le parece absolutamente normal que vuelen los aviones y floten los trasatlánticos, que sea posible hablar con alguien que se encuentra a diez mil kilómetros utilizando un adminículo que llevamos en el bolsillo, que se pueda modificar el código genético de un ratón o estudiar la composición química de un planeta extra solar.

Pero si me asombran cotidianamente los logros técnicos y científicos, la complejidad de las relaciones humanas o la trama intrincada de las sociedades y de la política, me fascina. Observando cotidianamente la estupidez rampante me resulta casi increíble que 7.000 millones de personas convivan en el planeta de forma más o menos ordenada. Que funcionen las sociedades y las naciones, que haya valores universales respetados y que, bien o mal, la vida humana vaya haciéndose, en general, cada vez más confortable. (A los aguafiestas les aconsejo que, antes de hablar, comprueben como se las gastan entre sí el resto de los animales).

Por todo ello, y teniendo en cuenta que hoy, 24 de abril, no es el día internacional de nada (que yo sepa), aprovecho para agradecer a todos los que trabajan en las empresas e industrias humanas y a los casi odiados servidores públicos (estadistas, políticos, diplomáticos, legisladores, juristas, fuerzas del orden, informadores, médicos, funcionarios…) que todo este enorme entramado que llamamos sociedad funcione, a veces peor y a veces mejor, pero que funcione. Nadie parece sorprenderse por ello, pero sólo hace falta haber vivido un poco y haber leído algo de historia para asistir atónito a que cada amanecer diario todo siga en marcha.

Y conste que digo atónito, no pasmado. Ya saben, una cuestión de actitud.

Escrito por Perroantonio

  1. holmesss | 24 abril, 2013 en 11:18
    En mi último curso universitario un profesor al que todavía admiro me habló de El azar y la necesidad, del Nobel Jacques Monod, que Dawkins y otros deberían citar inequívocamente. Estamos en 1977, pero apenas se nota. Entre otras cosas uno entiende el porqué de ese inexplicable odio a la industria farmacéutica, que se muestra sobre todo en épocas de bonanza económica.

    “Si es cierto que la necesidad de una explicación completa es innata, que su ausencia es fuente de profunda angustia; si la única forma de explicación que puede aplacar la angustia, es la de una historia total que revele la significación del Hombre asignándole un lugar necesario en los planes de la naturaleza; si para parecer verdadera, significante, apaciguante, la «explicación» debe fundarse en la larga tradición animista’, se comprende entonces por qué han sido precisos tantos milenios para que aparezca en el reino de las ideas la del conocimiento objetivo como única fuente de verdad auténtica.

    Esta idea austera y fría, que no propone ninguna explicación pero impone un ascético renunciamiento a cualquier otro sustento espiritual, no podía calmar la angustia innata; al contrario, la exasperaba. Pretendía, de un trazo, borrar una tradición cien veces milenaria, asimilada a la misma naturaleza humana; denunciaba la antigua alianza animista del Hombre con la naturaleza, dejando sólo en lugar de este precioso nexo una búsqueda ansiosa en un universo transido de soledad. ¿Cómo una idea así, que sólo tenía a su favor una puritana arrogancia, podía ser aceptada? No lo ha sido: no lo es aún. Y si a pesar de todo se ha impuesto, es sólo en razón de su prodigioso poder de performance.

    En tres siglos, la ciencia, fundamentada en el postulado de objetividad, ha conquistado su lugar en la sociedad: en la práctica, mas no en las almas. Las sociedades modernas están construidas sobre la ciencia. Le deben su riqueza, su poderío y la certeza de que riquezas y poderes mucho mayores aún serán mañana, si así lo quiere, accesibles al Hombre. Pero también, al igual que una «elección» inicial en la evolución biológica de una especie puede comprometer el porvenir de toda su descendencia, así también la elección, inconsciente en el origen, de una práctica científica ha lanzado la evolución de la cultura por una vía de sentido único; trayecto que el progresismo cientificista del siglo xix veía desembocar infaliblemente en una expansión prodigiosa de la humanidad, en tanto que hoy vemos abrirse delante nuestro un abismo de tinieblas.

    Las sociedades modernas, han aceptado las riquezas y los poderes que la ciencia les descubría. Pero no han aceptado, apenas han escuchado, el más profundo mensaje de la ciencia: la definición de una nueva y única fuente de verdad, la exigencia de una revisión total de los fundamentos de la ética, de una ruptura radical con la tradición animista, el abandono definitivo de la «antigua alianza», la necesidad de forjar una nueva. Armadas con todos los poderes, disfrutando de todas las riquezas que deben a la Ciencia, nuestras sociedades intentan aún vivir y enseñar sistemas de valores arruinados ya, en su raíz, por esta misma ciencia.

    Ninguna sociedad, antes que la nuestra, ha conocido un desgarramiento parecido. En las culturas primitivas así como en las clásicas, las fuentes del conocimiento y las de los valores eran confundidas por la tradición animista. Por primera vez en la historia, una civilización intenta edificarse siguiendo desesperadamente vinculada, para justificar sus valores, a la tradición animista, al tiempo que la abandona como fuente de conocimiento, de verdad. Las sociedades «liberales» de Occidente enseñan aún, de labios afuera, como base de su moral, una repugnante mezcla de religiosidad judeocristiana, de progresismo cientificista, de creencia en los derechos «naturales» del hombre y de pragmatismo utilitarista. Las sociedades marxistas siguen profesando la religión materialista y dialéctica de la historia; cuadro moral más sólido en apariencia que el de las sociedades liberales, pero más vulnerable quizás en razón de la misma rigidez que hasta ahora constituía su fuerza. En cualquier caso, todos estos sistemas enraizados en el animismo están fuera del conocimiento objetivo, fuera de la verdad, extraños y en definitiva hostiles a la ciencia, que quieren utilizar, mas no respetar y servir. El divorcio es tan grande, la mentira tan flagrante, que obsesiona y desgarra la conciencia de todo hombre provisto de alguna cultura, dotado de alguna inteligencia y habitado por esa ansiedad moral que es la fuente de toda creación. Es decir, de todos aquellos, entre los hombres, que tienen o tendrán las responsabilidades en la evolución de la sociedad y de la cultura.

    El mal del alma moderna es esta mentira, en la raíz del ser moral y social. Es este mal, más o menos confusamente diagnosticado, el que provoca el sentimiento de temor, si no de odio, pero en cualquier caso de alienación, que experimentan hoy tantos hombres respecto a la cultura científica. A menudo se expresa abiertamente la aversión hacia los subproductos tecnológicos de la ciencia: la bomba, la destrucción de la Naturaleza, la amenazadora demografía. Es fácil, desde luego, replicar que la tecnología no es la ciencia y que además el empleo de la energía atómica será, pronto, indispensable para la supervivencia de la humanidad; que la destrucción de la naturaleza denuncia una tecnología insuficiente, y no precisamente demasiada tecnología; que la explosión demográfica es debida a que millones de niños son salvados de la muerte cada año: ¿de nuevo es preciso dejarlos morir?

    Discurso superficial, que confunde los síntomas con las causas profundas del mal. El rechazo se dirige claramente al mensaje esencial de la ciencia. El miedo es el del sacrilegio: el atentado a los valores. Miedo enteramente justificado. Es muy cierto que la ciencia atenta contra los valores. No directamente, ya que no es su juez y debe ignorarlos; pero arruina todas las ontogenias míticas o filosóficas en las que la tradición animista, desde los aborígenes australianos a los dialécticos materialistas, basaban los valores, la moral, los deberes, los derechos, las prohibiciones.

    Si acepta este mensaje en su entera significación, le es muy necesario al Hombre despertar de su sueño milenario para descubrir su soledad total, su radical foraneidad. Sabe ahora que, como un Zíngaro, está al margen del universo en que debe vivir. Universo sordo a su música, indiferente a sus esperanzas, tanto como a sus sufrimientos o a sus crímenes.”

    marquesdecubaslibres | 24 abril, 2013 en 11:51
    Muy interesante Holmess, ese libro cambió mi vida. Corría 1982 cuando haciendo el curso de doctorado “El método científico” que impartía Alberto Sols nos lo sugirió como lectura. Debido a que me marchaba a Frankfurt con una beca le solicité que me examinara antes de irme. Muy bien , me dijo, pero puede examinarse en su casa, tráigame mañana un resumen de cinco folios de “El azar y a necesidad”. Menos mal que ya lo había leído.
    En lo que nos cita se describe admirablemente lo que ayer vimos aquí: un rechazo espontáneo no ya a los logros de la farmacología, sino una resistencia al cambio de paradigma moral que se nos avecina y que está siendo inducido por los hallazgos científicos.
    Ayer se dijeron aquí grandes disparates, por ejemplo el comentario de Reinserto e las 20.45. No podemos estar siempre partiendo de cero.

  2. Ayer se presentó en Madrid el libro de AE. También ayer padecí el sant Jordi, epílogo futbolero incluido.

  3. Lo malo, marqués, está en la angustia no resuelta por el amigo Monod. Un día llegué a pedir cita a Raimon Panikkar y pasé unas horas con él en su refugio de Tavertet, empezando por leerle el ladrillo que he colgado. Naturalmente me fue imposible hacer una síntesis con su filosofía, que en aquel momento me atraía. Recuerdo regresar por la bella carretera con la sensación de haberme asomado al horror.
    Luego he sabido que la verdad es polifacética, fragmentaria, y que también está en Shakespeare, Lennon y sobre todo en las pupilas de una mujer.

  4. Sí,sí, lo que tú digas…
    La realidad es que mientras unos nos dedicamos a la labor asistencial viendo la realidad de la enfermedad, otros trabajan para la industria farmaceútica privada.
    Ustedes juzguen!
    Y, marqués, no tiene por qué enfadarse con este comentario porque es la verdad: yo veo pacientes y usted está en un despacho de una empresa privada.

  5. Huyo de la palabra “verdad” a secas, ésa se la dejo a Lennon si usted quiere. Prefiero centrarme en la “verdad científica”, mucho mas modesta pues nunca es definitiva, pero muy firme en sus anclajes. Por ello me irrita que se cuestionen “verdades científicas” que no son opinables. Aquí la opinión sobra.

  6. Y dale molino Reinserto! Veo que usted no entiende nada de lo que estamos hablando. Usted verá pacientes, pero en su ignorancia supina interpreta torcidamente lo que ve. En fin , hay que leer mas y reflexionar. Le exijo formalmente que se retracte en público de lo que dijo ayer mediante un ridículo argumento de autoridad de un tal Lalonde.

  7. Entérese y lea el informe Lalonde, que parece u indocumentado. No sabe quién es Lalonde porque en vez de estudiar como yo a diario para ser un buen clínico se dedica a organizar eventos folklorico-festivos con compañeros míos que han perdido el norte, si es que alguna vez lo han tenido.
    Un farmacólogo que no sabe qué es la quetiapina no tiene ni puta idea. Al igual que un ex-funcionario de sanidad que no conoce el informe Lalonde.

  8. reinserto |
    24 abril, 2013 en 12:52

    Sí,sí, lo que tú digas…
    La realidad es que mientras unos nos dedicamos a la labor asistencial hi ho hi ho hi ho hi ho hi ho hi ho hi ho…..

    _______________________

    Y esto es lo que acojona: ir a caer, por uno de esos macabros caprichos del azar, en un hospital -o consulta- y que te toque el reinserto éste como médico, es decir, darte cuenta de que el ciego Destino ha puesto tu salud en manos de un cretino, de un bobo, de un pollino tan notable -y diligente a la la hora de evidenciarlo- como éste. Es sencillo concebir el sudor frío que empapará la espalda del pobre paciente al escuchar el primer chiste sin gracia del Benny Hill del blog, las sonrisas forzadas ante los comentarios inanes con que ametralla sin piedad a cualquiera que lo escucha (o lee) y las excusas atropelladas que musitará el enfermo antes de salir corriendo de allí para no regresar. Si tenemos en cuenta que sería galardonado con el título de “tonto del mes” hasta en un foro para tontos, asusta pensar lo que será de capaz de hacer en una consulta médica un bufón e inundador profesional al que en cualquier país civilizado no le permitirían ni afeitarle los cojones a un anestesiado.

  9. Robby, genial su aporte de la wikipedia de alta calidad estadísticamente significativa y contrastada!.
    Seamos serios, coño.
    Esté contento, marqués, le apoya la wikipedia.
    Me descojono.

  10. El informe Lalonde es de 1974. Pueden leerlo en la web. Está por todas partes, hasta en los temarios de oposiciones.

  11. Gómez, lo siento, nunca caerá en mis manos. Usted pertenece a otra especialidad.
    Seré un gilipollas, o no. Eso que lo diga otro. Como profesional soy de lo mejor.
    Mis pacientes quieren de mí mi profesionalidad, no salir de copas conmigo.

  12. Robby, por supuesto si lo escribe en google sale, pero lo interesante es conocer el abstract. Otro día busque en el medline y por dios deje la wikipedia.
    Pero en el medline no encontrará nada de hiperactividad. Si quiere ahorrarse el tiempo hágame caso. Sé de lo que hablo.

  13. Cierto, Reinserto, porque el informe de Lalonde no habla de la hiperactividad. Tampoco sé a dónde quiere ir usted a parar. ¿A una impugnación de la farmacología?

  14. El texto de Monod, al menos este fragmento, es decididamente literario y vago, dicho sea desde un enorme respeto por Monod, y sobre todo por la literatura y por la vaguedad, características sin embargo anticientíficas por excelencia.
    Me gustaría saber qué significa esto:

    “Las sociedades modernas, han aceptado las riquezas y los poderes que la ciencia les descubría. Pero no han aceptado, apenas han escuchado, el más profundo mensaje de la ciencia: la definición de una nueva y única fuente de verdad, la exigencia de una revisión total de los fundamentos de la ética, de una ruptura radical con la tradición animista, el abandono definitivo de la «antigua alianza», la necesidad de forjar una nueva. Armadas con todos los poderes, disfrutando de todas las riquezas que deben a la Ciencia, nuestras sociedades intentan aún vivir y enseñar sistemas de valores arruinados ya, en su raíz, por esta misma ciencia.”

    Veo en el exceso de la personificación (LA Sociedad que Escucha, LA Ciencia que Emite Mensajes unívocos y por lo visto clarísimos sobre sistemas de valores, -vaya, al menos aquí había pluralidad-) cierta religiosidad irracional.

    A mí me han gustado los comentarios de Reinserto, no me parecen peor fundados que otros, al contrario.

  15. reinserto | 24 abril, 2013 en 13:22
    Robby, genial su aporte de la wikipedia de alta calidad estadísticamente significativa y contrastada!.
    Seamos serios, coño.
    ********
    Reconozco que frente al Informe Lalonde, en donde no se habla de la hiperactividad, la seriedad de la información que ofrece la Wikipedia sobre la hiperactividad se quede corta. Lo siento, pero sólo soy un robot y no sé pensar por mí mismo.

    Notas
    ↑ a b Zametkin AJ, et al: “Cerebral glucose metabolism in adults with hyperactivity of childhood onset”. N Engl J Med. 15 nov 1990;323(20):1361-6. PMID 2233902
    ↑ a b c d e Michanie, Claudio: “Diferencias del trastorno por déficit de atención en el niño y el adulto: consideraciones diagnósticas y terapéuticas”. En Moizeszowicz, Julio (ed.): Psicofarmacología Psicodinámica IV – Actualizaciones 2004. Buenos Aires: el autor, 2004. 59-82. ISBN 987-43-8089-6 | Texto completo (PDF)
    ↑ a b OMIM 143465
    ↑ Anderson JC, et al: “DSM-III disorders in preadolescent children. Prevalence in a large sample from the general population”. Arch Gen Psychiatry. Enero de 1987;44(1):69-76. PMID 2432848
    ↑ Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos: “Hoja informativa sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDA/H)”. Disponible en línea
    ↑ Biederman J, et al: “The age-dependent decline of attention deficit hyperactivity disorder: a meta-analysis of follow-up studies”. Psychol Med. Feb 2006;36(2):159-65. PMID 16420712
    ↑ a b Barkley, Russell A. Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder: Nature, Course, Outcomes, and Comorbidity. el transtorno MOLL Y FUENTES, ContinuinedEdCourse.Net. Consultado en octubre de 2007.
    ↑ Presentación de Barkley SchwabLearning.org.
    ↑ OMIM 608903
    ↑ OMIM 608904
    ↑ OMIM 608905
    ↑ OMIM 608906
    ↑ Kooij JS, et al: “Response to methylphenidate in adults with ADHD is associated with a polymorphism in SLC6A3 (DAT1)”. Am J Med Genet B Neuropsychiatr Genet. 2007 oct 22. PMID 17955457
    ↑ Gene Tests: Attention Deficit-Hyperactivity Disorder, Susceptibility to
    ↑ Bush G, et al: “Anterior cingulate cortex dysfunction in attention-deficit/hyperactivity disorder revealed by fMRI and the Counting Stroop”. Biol Psychiatry. 15 jun 1999;45(12):1542-52. PMID 10376114
    ↑ Castellanos FX, et al: “Developmental trajectories of brain volume abnormalities in children and adolescents with ADHD”. JAMA. 9 oct 2002;288(14):1740-8. PMID 12365958 | Texto completo (PDF)
    ↑ Cabe recordar que en los trastornos funcionales no se requiere la presencia de hallazgos anátomo o histopatológicos (tales como modificaciones morfológicas o lesiones; pero, ↑ a b c d e Michanie, Claudio: “Diferencias del trastorno por déficit de atención en el niño y el adulto: consideraciones diagnósticas y terapéuticas”. En Moizeszowicz, Julio (ed.): Psicofarmacología Psicodinámica IV – Actualizaciones 2004. Buenos Aires: el autor, 2004. 59-82. ISBN 987-43-8089-6 | Texto completo (PDF)
    ↑ a b OMIM 143465
    ↑ Anderson JC, et al: “DSM-III disorders in preadolescent children. Prevalence in a large sample from the general population”. Arch Gen Psychiatry. Enero de 1987;44(1):69-76. PMID 2432848
    ↑ Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos: “Hoja informativa sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDA/H)”. Disponible en línea
    ↑ Biederman J, et al: “The age-dependent decline of attention deficit hyperactivity disorder: a meta-analysis of follow-up studies”. Psychol Med. Feb 2006;36(2):159-65. PMID 16420712
    ↑ a b Barkley, Russell A. Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder: Nature, Course, Outcomes, and Comorbidity. el transtorno MOLL Y FUENTES, ContinuinedEdCourse.Net. Consultado en octubre de 2007.
    ↑ Presentación de Barkley SchwabLearning.org.
    ↑ OMIM 608903
    ↑ OMIM 608904
    ↑ OMIM 608905
    ↑ OMIM 608906
    ↑ Kooij JS, et al: “Response to methylphenidate in adults with ADHD is associated with a polymorphism in SLC6A3 (DAT1)”. Am J Med Genet B Neuropsychiatr Genet. 2007 oct 22. PMID 17955457
    ↑ Gene Tests: Attention Deficit-Hyperactivity Disorder, Susceptibility to
    ↑ Bush G, et al: “Anterior cingulate cortex dysfunction in attention-deficit/hyperactivity disorder revealed by fMRI and the Counting Stroop”. Biol Psychiatry. 15 jun 1999;45(12):1542-52. PMID 10376114
    ↑ Castellanos FX, et al: “Developmental trajectories of brain volume abnormalities in children and adolescents with ADHD”. JAMA. 9 oct 2002;288(14):1740-8. PMID 12365958 | Texto completo (PDF)
    ↑ Cabe recordar que en los trastornos funcionales no se requiere la presencia de hallazgos anátomo o histopatológicos (tales como modificaciones morfológicas o lesiones; pero, paradójicamente, se afirma que existe una base orgánica) para instituir diagnóstico y tratamiento (desde esta perspectiva biologicista, reduccionista y tautológica, eminentemente psicofarmacológico). Este principio se estableció hace ya varias décadas en obras clásicas sobre patología. Por ejemplo, el patólogo alemán Herwig Hamperl (1899-1976) escribió en alusión a las modificaciones morfológicas que “no debemos sobreestimar su importancia”, y añadió:

    “No toda actividad patológica ha de ir forzosamente unida a modificaciones de la estructura, o al menos a modificaciones que nosotros seamos capaces de captar con nuestras técnicas modernas (desde su época hasta ahora las técnicas de neuroimagen han avanzado tanto que permitirían demostrar una supuesta causa orgánica subyacente). Hablamos entonces de trastornos funcionales o de patología funcional.”
    (Hamperl, Herwig y Sánchez Lucas, Julio G. (trad.): Tratado de patología general y anatomía patológica. Barcelona: Labor, 1946, 4.a edición, pág. 3.)
    ↑ Campbell-McBride: El síndrome del intestino y la psicología GAPS. Cambridge. 2011. ISBN: 978-0954852030
    ↑ “Cephalon receives approvable letter for Sparlon(TM) for the treatment of ADHD in children and adolescents”, Cephalon, Inc., News Releases, 21 de octubre de 2005. Disponible en línea
    ↑ “Cephalon receives non-approvable letter on Sparlon(TM)”, Cephalon, Inc., News Releases, 9 de agosto de 2006. Disponible en línea
    ↑ Mesa dentro del X Congreso Nacional de Psiquiatría que lleva por título “TDAH en el adulto: del escepticismo a las evidencias biológicas”
    ↑ Consecuencias de TDAH
    ↑ “Un 20 % de los adultos que sufren adicciones a la cocaína, cannabis y otras sustancias, padecen TDAH”
    ↑ Ding YC, et al: “Evidence of positive selection acting at the human dopamine receptor D4 gene locus”. Proc Natl Acad Sci U S A. 8 en 2002;99(1):309-14. PMID 11756666 | Texto completo (PDF)
    ↑ “El lucrativo mito de los niños hiperactivos”. (El abuso de psicofármacos en niños con déficit de atención, por Juan Carlos Ruiz Franco).
    ↑ Morell Sixto ME, Martínez González C, Quintana Gómez JL. Disease mongering, el lucrativo negocio de la promoción de enfermedades. Rev Pediatr Aten Primaria. 2009; 11(43):491-512.
    [editar]
    Bibliografía general
    Barkley, Russell A.: Taking charge of ADHD: the complete, authoritative guide for parents. Nueva York: Guilford Press, 2000. ISBN 1-57230-560-6
    Bradley, C. (1937): “Behavior of children receiving Benzedrine”. Am J Psychiatry; 94: 577-585.
    Castellanos FX, Acosta MT: “Syndrome of attention deficit with hyperactivity as the expression of an organic functional disorder”. Rev Neurol. 1-15 jul 2002;35(1):1-11. PMID 12389185
    Cook EH, et al: “Association of Attention Deficit Disorder and the dopamine transporter gene”. Am J Hum Genet. Abr 1995;56(4):993-8. PMID 7717410 | Texto completo (PDF)
    Faraone S, et al: “Genetic influences on attention deficit hyperactivity disorder”. Curr Psychiatry Rep. Abr 2000;2(2):143-6. PMID 11122947
    First, Michael; Frances, Allen; Pincus, Harold; Asociación Americana de Psiquiatría (ed.); Flórez i Formenti, Tomàs de (trad.): DSM-IV-TR, manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona: Masson, 2003. ISBN 84-458-1087-1
    García Pérez, E.M.[10](2008): “Adaptaciones Curriculares metodológicas para Escolares con Déficit de Atención”. Bilbao: COHS Consultores. ISBN: 84-95180-10-0
    García Pérez, E.M.[11](2006): “S.O.S. en el Aula. Ayudas para profesores de Niños Hiperactivos e Inatentos”. Bilbao: COHS Consultores. ISBN: 84-95180-33-2
    García Pérez, E.M.[12](reedición 2004): “Rubén el Niño Hiperactivo”. Bilbao: COHS Consultores. ISBN: 84-95180-50-2
    García Pérez, E. y Magaz, A. (2003): “Mitos, Errores y Realidades sobre la Hiperactividad”. Bilbao: COHS Consultores. ISBN: 84-95180-85-5
    García Pérez, E.M.[13](1997): “¡Soy Hiperactivo-a! ¿Qué Puedo Hacer?. Bilbao: COHS Consultores. ISBN: 84-95180-50-2
    Green, Christopher y Chee, Kit (1994): Understanding ADD. Doubleday. ISBN 0-86824-587-9
    Kelly, Kate y Ramundo, Peggy (1993): You mean I’m not lazy, stupid, or crazy?! A self-help book for adults with attention deficit disorder. ISBN 0-684-81531-1
    Organización Mundial de la Salud (ed.); López-Ibor Aliño, Juan José (tr.): CIE-10: trastornos mentales y del comportamiento. Madrid: Meditor, ISBN 84-87548-13-X
    Organización Mundial de la Salud; Secretaría General de Asuntos Sociales de España; Organización Panamericana de la Salud (eds.): Clasificación internacional del funcionamiento, de la discapacidad y de la salud (CIF). Ginebra: Organización Mundial de la Salud, 2001. ISBN 92-4-354542-6 | OCLC 49036441
    Wilens, Timothy E.: Straight talk about psychiatric medications for kids. Edición revisada, 2004. ISBN 1-57230-945-8
    [editar]
    Lecturas adicionales
    Déficit de atención con hiperactividad.
    Organización Internacional de las Dificultades Específicas de Aprendizaje
    Achenbach, Thomas M.: Empirically based taxonomy. Burlington: Universidad de Vermont, 1993. ISBN 0-938565-25-7
    Kandel, Eric; Jessell, Thomas; Schwartz, James: Neurociencia y conducta. Madrid: Pearson Alhambra, 1996. ISBN 978-84-89660-05-2
    López-Ibor, Juan José; Gaebel, Wolfgang; Maj, Mario; Sartorius, Norman (eds.): Psychiatry as a neuroscience. Chichester: Wiley, 2002. ISBN 0-471-49656-1
    The History of ADHD: 1798, Alexander Crichton, with pictures of the original works and sources. ADHD och ADD Uppmärksammas Koncentrerat Digest
    The History of ADHD: 1902 with some original pictures of Sir George Frederick Still and his work. ADHD och ADD Uppmärksammas Koncentrerat Digest
    Información general sobre Hiperactividad y Deficit de Atención
    Información, eventos y charlas sobre una interesante iniciativa para niños con TDAH

  16. Me apuesto una oreja a que hay otras tantas referencias bibliográficas tan tapabocas como las de la wikipedia y con contenidos y conclusiones diferentes, pero yo no las puedo traer, y Robby se las ha encontrado de un golpe. Sospeche, Robby.

  17. procurofijarme, si el marqués nos ofrece su resumen en cinco folios quizás pueda ahorrarse leer todo el libro, por otro lado no demasiado largo. Por mi parte encontré el último y esencial capítulo de donde extraje el fragmento aquí: http://www.sisabianovenia.com/LoLeido/NoFiccion/MonodElReino.htm
    Quizás sea suficiente para ponerlo en contexto.
    No sea demasiado exigente con Monod, es francés y en 1977 todavía molaban los textos oscuros. Bueno, en 2013 también.

  18. No sé por qué no interviene el Perro en el debate sobre la hiperactividad. Tal vez su timidez le impida reconocer que trabajó durante un lustro en un centro educativo con adolescentes con déficit de atención, entre otros problemas.

  19. Jamás estaré en contra de la farmacología. Sería incongruente con mi formación.
    Sólo intento mostrar quién es aquí el que dice disparates.
    Si ustedes vieran a diario las consecuencias de medicar a niños con anfetaminas me darían la razón. Un hijo supone una dura tarea en la que el día a día desde que estàn en el vientre materno es fundamental. Y ello pasa por tener que castigarles y enseñarles las diferencias entre el bien y el mal. Son niños de nivel socioeconómico alto cuyos padres creen que por darles lo mejor, un buen colegio, idiomas… Está todo hecho. Y ellos necesitan orden y pautas, castigos y frustraciones diarias. Jamás he visto un niño “hiperactivo” hijo de una familia humilde de trabajadores.
    Mandarin , a lo que te referías ayer es el autismo, que no tiene nada que ver. Los trastornos del espectro autista son reales temas serios.

  20. Las referencias de la Wikipedia están contrastadas por el profesorado universitario que se dedica a estos asuntos. No tienen vocación de polémica. No sostienen, por ejemplo, como nuestro amigo Reinserto que «no hay niños hiperactivos sino padres subnormales. Es un trastorno que sólo existe en la medicina privada». Sospeche, Procu.

  21. Robby, esos datos y nada son lo mismo. De verdad.
    Les animo a contactar conmigo y pasar un sólo día la consulta a mi lado. Previa autorización de mi centro y de mi director-gerente, claro. Si alguno sois periodistas será más fácil.

  22. Reinserto. ¿Se ha tomado al menos la molestia de leer la entrada de la Wikipedia? ¿Sufre usted del trastorno por déficit de atención con hiperactividad? Conteste primero a la segunda pregunta.

  23. (Ah sí, Monod… el que tuvo que tragarse con patatas la existencia de la Transcriptasa Inversa y el que le hizo la vida imposible a Mirko Beljanski… Monod, el premio nobel, sí)

  24. Robby | 24 abril, 2013 en 14:02
    “el profesorado universitario que se dedica a estos asuntos”.
    Qué alegría más anticientífica con los determinantes y las generalizaciones. Pues si en la niversidad no hay polémica, apaga Ciencia.
    Holmesss, el último epígrafe se titula “La ética del conocimiento y el ideal socialista”. Él mismo reconoce que es utópico. Y yo no quería decirle que era oscuro, sino que no era ciencia, que me parecía todo una alegre paradoja.

  25. No entiendo lo que he dicho. Quería decir que donde Robby ha dicho “el profesorado universitario” debería decir “profesorado universitario”, “unos profesores”; o sea, como en el anuncio: “Dentistas recomiendan”.

  26. No. El determinante no es «el», sino el «que se dedica a estos asuntos». Y los asuntos son la Wikipedia.

    Advierto cierto déficit en la atención lectora. Y en la comprensión.

  27. “El profesorado universitario que se dedica a estos asuntos” es TODO el profesorado universitario que se dedica a estos asuntos. ¿Es eso cierto? ¿De verdad?

  28. Verá Robby, el determinante es “el”, y la oración de relativo es una especificación. Tengo entendido que hay casi unanimidad en “el profesorado universitario que se dedica a esos asuntos”.

  29. Siento no poder seguir la apasionante derivación lingüística del asunto principal Procuro. Debo proceder a la ingestión diaria de ácido sulfúrico. Quizá alguien sea piadoso conmigo y me proporcione unas gotas de lisérgico. Me lo he merecido. Ciao.

  30. Mi dulce Perro, con todo esto se me olvidó decirte que hoy tu entrada, no sé, no me ha gustado. Le falta displicencia.

  31. ” Jamás he visto un niño “hiperactivo” hijo de una familia humilde de trabajadores.”

    Reinserto eres patética, no te da vergüenza ser tan tonta?
    Por qué encima lo proclamas a los cuatro vientos?

  32. Ejemplo de comentario bien fundado:”Y no hay niños hiperactivos sino padres subnormales”.

    Orejas, eres aún más boba que él, que ya es decir.

  33. Lista de disparates escupidos por Reinserto y que deben ser debidamente depurados:

    1. Cuestionar la existencia de una enfermedad como el ADHD
    2. Decir que en medline no se encuentra nada sobre ella.
    3. Afirmar que la genética no tiene nada que ver con su etiología.
    4. Culpar de su espuria existencia a padres y profesores.
    5. Afirmar que no existe en hijos de familia humilde de trabajadores.
    6. Decir que el tratamiento consiste en “atiborrar” a los niños de anfetaminas.

    Todo esto se delirante. A pesar de ello, Procurofijarme dice que no le parecen mal sus argumentos.
    Pero hasta dónde vamos a llegar?

  34. Pues para mi lo que dice la wiki va a misa, que ya tuve hoy que ir a consulta tropecientas veces. Que hay días que no hay quien les siga.

    Y el TDAH es otra consecuencia de la hiperactividad que no implica necesariamente esos cuadros de niños que parece tienen el baile de san Vito Que lo sabré yo, que tengo un hijo ya mayor de edad diagnosticado desde los diez años con el síndrome de falta de atención que sigue en tratamiento de vez en cuando. Y nunca ha estado apastillado ni lelo, al contrario, bastante mejor centrado y atento.

    Y claro que hay niños con una energia muy mal canalizada, culpa de padres y profesores, ( no subnormales, sino descuidados) en un cierto porcentaje. Digamos por falta de tiempo o ganas. Pero el síndrome existe. Y menos mal que hoy se trata y se corrige con mejor o peor suerte

  35. Hablando de la wiki, ¿han visto esta entrada?

    Walker, Texas Ranger

    Walker, Texas Ranger es una serie de televisión norteamericana de 203 episodios de 45 minutos, creada por Christopher Canaan, Leslie Greif, Paul Haggis y Albert S. Ruddy y emitida entre el 21 de abril de 1993 y el 19 de mayo de 2001 en la cadena CBS.

    Argumento

    El ranger Cordell Walker (Chuck Norris) cree en los valores americanos y los defiende, generalmente, con su patada giratoria (a pesar de llevar escopetas, pistolas y demás armas de fuego). Le acompañan, inicialmente, el antiguo futbolista americano de Baltimore Jimmy Trivette (Clarence Gilyard), el antiguo ranger C.D. Parker (Noble Willingham) y la asistente del fiscal Alex Cahill (Sheree J. Wilson) y obviamente, su fiel asistente y mejor amigo, Stephen Hawking, con el que antes mantenía una gran enemistad, pero luego de matarlo, el todopoderoso Chuck, decidió devolverle la vida, sólo que en estado vegetativo, convirtiéndolos en los mejores amigos del mundo.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Walker,_Texas_Ranger

  36. Conviene enviar un informe de error, Gómez. Como en todos los proyectos colaborativos siempre aparecen los gilipollas.

  37. Procurofijarme: “Holmesss, el último epígrafe se titula “La ética del conocimiento y el ideal socialista”. Él mismo reconoce que es utópico. Y yo no quería decirle que era oscuro, sino que no era ciencia, que me parecía todo una alegre paradoja.”
    Ahí lo ha clavado, hay una paradoja. Al fin y al cabo el subtítulo del libro es “Ensayo sobre la filosofía natural de la biología moderna”

  38. He leído hace unos minutos un artículo más de Don M.
    Cuando nos acogía bajo su ala, creo recordar que ya le dije algo parecido intentando no morder su mano.
    Hoy proclamo que en mi opinión ya alcanzó el nivel necesario para arrebatar a RDP la última del Mundo.

    Al igual que con el fallecido Umbral, cada vez que acabo un artículo suyo sólo dos preguntas quedan atornilladas a mi frente:
    ¿Y?
    ¿Algo que decir?
    El mensaje es el estilo y el humor. Maestría Umbraliana.

    Desde la humildaT que caracteriza al que esto escribe, único de los presentes que de vez en cuando chafa mierda de ganado y aprecia su olor.
    Haciendo amigos. Me cae bien pero eso apenas tiene importancia.

  39. Què se puede esperar de un tipo que, con 60 añazos se hace la cirugía estética?. Pues que tenga un hijo hiperactivo rondando los 40.
    Lo dicho: padres subnormales.

  40. Fernando, qué tal tu cirugía estética de ayer? Pena que en vez de estirarte no te hubieras operado la nariz.
    Eres una fuente de diversión.

  41. Ya ven, Reinserto es Depresora, y está en pleno ataque maniaco.
    Hablaremos de la enfermedad bipolar estos días, una vez Depresora entre en fase depresiva y nos/me deje en paz. Es una cicladora rápida, no tardará mucho. Me despido hasta entonces.

  42. Es genial. Está tan obsesionado con esta chica que la ve en todas partes.
    Cuídese las suturas no le vaya a quedar cicatriz y tenga que pasar de nuevo por quirófano.

  43. Conozco a un tipo de 60 años que se ha hecho una operación de cirugía que no detallaré. El resultado, me dicen, ha sido patético, porque la pérdida de más de quince kilos le han convertido en menos de seis meses en un viejo pellejo. Pero me temo, Reinserto, que no es el caso del Marqués. Ni ha cumplido 60 años ni tiene, hasta donde yo he visto,problemas de peso.

    Por otro lado, he leído sus argumentos sobre la inexistencia de la hiperactividad y la inutilidad de los fármacos. Se nota que usted no ha conocido nunca a un zagal hiperactivo, y que tampoco ha visto la diferencia que existe entre un depresivo mayor antes y después de un tratamiento con inhibidores de la recaptación de la serotonina, o entre una bipolar antes y después de un tratamiento con litio. Por desgracia, yo sí, y bendigo a la psiquiatría.

  44. Pirata, una cosa es que el marquès haya colocado a tu hermana en un trabajillo basura y otra que fabule. Para usted el tipo puede estar como un pan, pero no puede decir que nunca he visto un hiperactivo porque me dedico a ello. Hable de lo que sabe, que es mucho. Por cierto, si no me cree le animo a quedar hoy con él pa verle el patético careto.
    Ahora insúlteme, pero no diga que no conozco mi trabajo.
    Por cierto: el 13 de abril cumplió 59 primaceras.
    Ahora habla de lo que sabes, que poco favor le haces con tus defensas.
    Cuando quieras te digo lo que él opina de ti.

  45. Francamente, Reinserto, me está empezando a tocar un poco las narices el rollo de hembra despechada y chismosa. ¿Qué tal si dejamos ya estos asuntos definitivamente? Y definitivamente significa eso, definitivamente.

  46. ¿Reinserto es chica? ¿El marqués se ha hecho un lifting? ¿Pero cuanto tiempo estuve invernando en el dormitrón?

  47. Bueno para hablar de chismosos, el que cotillea los perfiles de los demás…
    Ya que estoy aquí te lo digo, perro: escribes como una vieja. Careces de “punch” y de sentido del humor. Tus artículos son previsibles. Vamos, que tienes menos gracia que Manuel Hidalgo, que ya es decir.

  48. Perdón: antes de que me riñan, donde dije invernar, quise decir hibernar, que no es lo mismo. Cómo tampoco es lo mismo estar átonito que pasmado aunque se le parecen. Sigamos.

    Ena, ¿que cotillea Perro? Que me entere ahorita mismo, venga, suelta

  49. Reinserto, no es necesario que use otro perfil para criticarme. Ya soy mayorcito como para asumir mis limitaciones. Por otra parte, y aunque no lo crea, agradezco su sinceridad. ¿Algo más?

  50. Qué mal os está sentando la primavera.

    Perro, callado estabas mal, pero recriminando a una de las partes estas peor. Ya habría querido yo verte mandando callar al noviete despechado en su día, que fue el primer bocazas que la cagó. Pero entonces callaste. Mira que aquí hay pocos tontos y van a pensar lo que estoy pensando yo.

    Qué pena. Esto empieza a parecer un putichat por culpa de dos mortadelos y un carpanta.

  51. Kenzo, este asunto tiene una trastienda que a ustedes no les llega, pero a mí sí. Probablemente me habré equivocado al manejarlo, ahora me doy cuenta, pero no tiene usted razón al acusarme de parcialidad.

  52. El germen de la autodestrucción del NJ3 ha comenzado hoy su andadura. El NJ4 se vislumbra en la lejanía. Pero seremos los mismos.

  53. Miren, ni me entero ni me quiero enterar o sí. Pero me retiro a mis aposentos. Que al final parezco el personaje de la tia solterona de una novela decimonónica en busca de un final feliz.

    Si pudiéramos ser jóvenes dos veces y dos veces viejos, corregiríamos todos nuestros errores. Eurípides

    Buenas noches Gengis

  54. Oye putogordo, no has podido resistir la tentación de meter la pata otra vez. No te enteras, pero sigues dando por el culo.

  55. Reinserto, querid@, el juego al que me invita no me va. Las razones de las que me advierte las tengo descontadas desde antes de salir al campo. Y contestar punto por punto tampoco es mi estilo, salvo cuando me va algo en ello. No es el caso; me preocupa demasiado la velocidad de rotación de la Cessna en terreno blando y las posibilidades de mi equipo en la final de la Copa del Ejem.


Los comentarios están cerrados.