Ocho ingenios que jamás volveré a comprar

1. Un ordenador Vaio. Grandes programas invasivos preinstalados para que el arranque de tu ordenador sea aún más entretenido.
2. Un electrodoméstico Solac. ¿Obsolescencia programada? No, electrodomésticos fungibles.
3. Una cafetera Nespresso. Antes consumía café; ahora consumo también aluminio y reciclaje.
4. Una cámara Fujifilm. Para ir tirando fotos. Literalmente.
5. Un coche Wolkswagen. Gracias a las simples revisiones de mantenimiento usted podrá pagar las vacaciones en Cádiz a varias familias de operarios de Wolfsburgo.
6. Un frigorífico Edesa. Tengo entendido que ACME fabrica modelos más ruidosos.
7. Un teléfono Nokia. Si hay maneras más difíciles de hacerlo, no se preocupe, Nokia conseguirá descubrirlas.
8. Un navegador Garmin. O cómo conocer a fondo todos los caminos forestales de Francia.


  1. Objeto la siete:
    Nokia con Windows Phone 8 va solo y sin estudiar.
    Y la ocho:
    Estoooo…. ¿Sabía usted que todos los navegadores traen una opción que viene a decir: evitar caminos no asfaltados?

  2. Ostras, Goslum, se me olvidó el puto cepillo.

    Jajajá, Adps, ¿todos? Recuerdo un viaje, hace un par de años, por la Dordoña como lo más surrealista que me ha ocurrido jamás. Tenía bien configurado el aparato, ejem, y activada la opción de usar siempre carreteras principales, etc. Pues nada, imposible. Incluso tuve la suerte de circular en bucle por las colinas de los alrededores de Sarlat. Eso sí, todo muy bonito y el confit, excelente.

  3. Discrepo en la 5 y en la 7. Siempre repetiría con Wolkswagen y Nokia.
    No tengo ninguno que no vovería a comprar, pero sí añado algunos que querría tener:
    – Un centro de planchado Bosch
    – Una tablet Apple
    – Un aspirador robot Roomba

  4. Y la yogurtera ¿que me dicen? ¿no es acaso el trasto más inútil que aun existe por alguna que otra cocina?

  5. Perroantonio, he decidido no escribir sobre eso del twitter. Lo quería haber llamado «Diálogo para besugos», que es un título aparente y claro. Creo que ya moví bastante el avispero, salieron los tontos a zumbar, molesté a algún amigo y quienes me insultaron con más furia han borrado sus comentarios ofensivos, sabedores quizá de que soy un hombre bonachón, esponjoso, simpático. No como ellos, que son un poco atravesados y malignos y un poco lerdos.

    Surgió en twitter la posibilidad de un experimento, y quisiera que se considerara la palabra en su sentido más amplio. Apenas conozco los rudimentos más básicos del método científico, soy ignaro en sociología y antropología; de neurociencia, psicología, psiquiatría y veterinaria no sé nada y fundamento mi exposición en la observación, la intuición y la experiencia (siento la cascada metrónoma, gramáticos míos, pero no voy a dinamitar las barranqueras del galacho para que el río fluya en línea recta cuando su belleza la forman los meandros). Considero, en fin, que un experimento es aquél que acarrea probetas, pipetas, matraces, microscopios o mecheros bunsen; pero también meterle un petardo por el culo a un sapo y decirse: “a ver qué pasa”. Algo de ambos hay en esta historia.

    Para quien no la conozca, le remito a unos escritos que colgué en googledocs y publicité en el twitter: Acerca del artículo de Cristian Campos, Toc, toc y Fotos para Jot Down.

    Se armó algo de revuelo y hubo algunas reacciones de gran calado intelectual. Hay más y las he ido recopilando, pero me da una gran pereza enlazarlas todas. Esto hubiera parecido una guardería llena de niños borrachos de biberón fermentado. En definitiva, demostraba la conclusión fundamental que esboza Cristian Campos en su artículo parodiando el principio de Arquímedes. Podría haberlo relacionado con cierto comportamiento que he observado tras diez años de experiencias en blogs: está muy bien que insultemos a X., que nos riamos con ello y que nos consideremos parte de una tribu unida por esa gracia, pero jamás que insultemos a Z., porque es que resulta quequeque es mi amigo. Como si los otros fueran áridos eremitas de pelos rebujados y hosca mirada, reacios al contacto con otros seres humanos. Es todo muy simple, muy baratito, muy mezquino. Ahora, eso sí, me lo he pasado de puta madre dando mandobles: y pim pam, pim pam, pim pam y pim pam. Con los escrotos de mis enemigos me he hecho una bandera que tiene por escudo un chumino luminoso. Ahhhhhhh…

  6. Bremaneur |
    30 mayo, 2013 en 21:59

    Perroantonio, se me quedó un comentario en el tintero, imagino que por los links.

    No jodas…¿otro?

  7. [0] No lo compraré
    10 Un cinturón de esos para sacar abdominales sin esfuerzo, via teletienda

  8. Anoche soñé con la tía buena del trabajo en bañador.
    Mierda.
    Pudiendo haberla soñado desnuda!

  9. Llevo toda la tarde ciscándome en mi maldita suerte. El caso es que hoy, por razones que no vienen al caso,me he visto obligado a utilizar un pequeño ordenador auxiliar que tengo por ahí. No sé en qué momento, supongo que para instalar alguna tontería, desactivé el antivirus. Pues bien, ha sido conectarme a una página chorra e instalarse un troyano que me ha fastidiado el día.
    Se ha abierto una ventana del navegador con un banner de la Policía Nacional y la Guardia Civil en donde se veía mi cara (me ha puesto en marcha la cámara web) con mucha preocupación, la identificación de mi equipo, y un párrafo legal abstruso en el que se me indicaba que acababa de violar no sé qué ley de descargas. A continuación me informaban de que mi ordenador quedaba bloqueado (efectivamente así era), que me ponían una multa de 100 euros y me indicaban cómo pagarla ipso facto introduciendo los dígitos no sé si de mi cuenta o de mi VISA (ni lo he mirado), con la garantía de que en uno o varios días mi ordenador sería desbloqueado.
    Naturalmente me he cagado en Satanás, he realizado diversos e infructuosos intentos de desbloquear el sistema (no funcionaba en modo pruebas y no me dejaba arrancar desde DOS) y al final he tenido que recurrir a la recuperación de todo el disco duro (con pérdida de mi trabajo del día). Ahora estoy reinstalando drivers e intentando que se conecte a la red (naturalmente, ahora estoy escribiendo desde mi ordenador principal).
    Moraleja: mantener activos vuestros sistemas antivirus y cuidado con las páginas chorras. Snif, vuelvo al tajo.

  10. El famoso “virus de la Policía”. Está logradísimo. Son muchos los que han pagado los 100€.

    Como media de seguridad secundaria, créese una segunda cuenta con privilegios de adminsitrador, y en caso de infección, si consigue abrir sesión con esta segunda cuenta, podrá realizar algunas tareas de recuperación y pasar el antivirus.

  11. Soy experta en virus de esos, debo tener una cierta querencia en abrir páginas con troyanos.
    ::::::

    Menos mal que llegó Bremaneur animar el cotarro ¡qué fiera!

  12. No ha colado, Funes. También estaba bloqueada la cuenta de administrador. Se lo han currado estos cabrones.
    Ya, Brema, pero es un ordenata auxiliar. No suelo tener problemas de este tipo, pero al parecer bajé la guardia.

  13. Jaja Holmesss, el Vaio lo tengo en otro lugar. Voy a tener que formatearlo un día de estos porque ya no lo aguanto.

  14. Eso, eso, a formatear todo lo que no aguantamos. Voy a priorizar, que se me acumulan tareas.

  15. Mi experiencia en twitter es, en general, positiva. No lo uso mucho (hace ya algún mes que me desinstalé, incluso, la aplicación para el teléfono) ni sé muy bien cuál es el uso que le doy, si lúdico o romántico. Quizás por no haber tenido expectativas pueda decir que me ha dado más de lo que pensaba recibir.

  16. Perro, en otra ocasión pida ayuda. Un ejemplo -por ejemplo- para cuando formatée el Vaio y quiera deshacerse de toda la mierda que graciosamente le suministra Sony: utilice un programita que bajará de aquí: http://pcdecrapifier.com/
    Es portable (no altera los regitros), gratuito y muy sencillo de utilizar.

  17. Don Bremaneur, de acuerdo en todo y oiga, no se puede ser más claro. Hasta estoy de acuerdo en lo de pasarse al lado oscuro: Yo también recomiendo Mac: Una decisión posiblemente equivocada pero de la que no se arrepentirá en la vida.

  18. Gracias, Ximeno. El martes, cuando vuelva a la perrera desde donde uso el Vaio, lo probaré. Ya le contaré.

  19. Leo en el Fast Bike la prueba de la MV 800 Brutale. Dicen que es la moto mas ingobernable que nunca han probado, que negociar una curva con ella es como equivocarte de nombre con tu novia mientras estás follando, que salvo frenar todo lo hace mal y tarde. Esto es una excelente publicidad, no todos los clientes quieren buenos productos. A mi se me hace irresistible el no comprarla.

  20. Ciertamente, twitter y los blogs pueden convertirse en un pozo de inmundicia en el que salpicar y hacer aguadillas fecales al primero que ose asomarse, independientemente de cuál sea el motivo de dicha visita.
    Existen personas que albergan un sadismo latente, dormido, que tal vez en las relaciones vis a vis nunca habrían aflorado (permítaseme la transitividad de la acepción intransitiva) pero que se despierta en estos foros de internet como cuando se nos escapa un pedo. Aunque no se ven sus caras, uno los imagina, también, «con un brillo en [los ojos] de excitación y una media sonrisa, cuando alguien te humilla en público» o cuando, directamente, son ellos quienes pretenden humillarte. Twitter y los blogs sirven, entonces, a estas personas para satisfacer ese deseo novedoso que han descubierto en sí mismos y que les gusta como quien descubre de pequeño el orgasmo por primera vez. Internet —twitter, los blogs— es, también, la vida.

    Quienes hacemos un uso mayoritariamente lúdico de estas herramientas intentamos no perjudicar a aquellas otras para las que tanto twitter como un blog pueden suponer una parte importante de su sustento, y si entramos en algún debate, procuramos ser constructivos, guardándonos mucho de arrojar mierda sobre el trabajo de otros, de la misma manera que cuando paseábamos lúdicamente cerca de una obra —cuando había obras— no se nos ocurría poner en duda el trabajo del peón o del albañil con escarnio público o ante sus jefes, pues era, al cabo, lo que le daba de comer. No hemos venido al mundo para dar gratuitamente (por el culo).

    Hay, por tanto, muy diferentes formas de estar en twitter y en los blogs, como hay muy diferentes formas de estar en el mundo y en la vida. A mí, que soy más pasivo que activo y un poco voyeur, me llama la atención ver cómo hay gente que pincha con el cursor en el botón «Twittear» o «Enviar comentario» como si se tratase de la cisterna de un retrete por donde, en segundos, se va el merecido prestigio que le había costado años labrarse. Digo que no me escandaliza ni me apena (cada uno se administra como le da la gana), sino que me llama la atención.


Los comentarios están cerrados.