Handful of Soul

Llevo varios meses escuchando con asiduidad el disco ‘Handful of Soul’ de Mario Biondi, un jazzman italiano de voz musculosa al que descubrí en esa benemérita institución llamada FNAC. Me gustan todos los temas, pero les pido que escuchen, para empezar, ‘A Slow Hot Wind’.

Como suelo hacer habitualmente, grabé varias canciones y las mezclé con otras muchas, para oír en el coche. Pues bien, tardé varios meses en darme cuenta de que en el mismo disco había otra versión de ese ‘A Slow Hot Wind’ que acaban de oir, concretamente el tema original, el ‘Lujon’ de Henry Mancini. Ya ven, descubriendo el Mediterráneo.

Bueno, siendo sinceros, en realidad ni siquiera lo descubrí yo, sino que lo hizo L, que no presume precisamente de tener buen oído.

Lo cual que les dejo el disco completo, que alguien ha tenido la gentileza de compartir en YouTube. Todo el disco rezuma alegría de vivir, pero atentos al tercer tema, “This is what you are”.

Y si no les funciona, aquí tienen el enlace al disco en Spotify. Gocen.


  1. Chof, chof, chof.
    “Todo el disco rezuma alegría de vivir,” Sí: empastillao.
    Mejor Mancini. Al Biondi que alguien lo meta a 45 revoluciones, per favore.
    ——————-
    Guten Morgen.

  2. Eres una ansiosa. Escucha el resto o, al menos, “This is what you are”. Que te va a gustar. Que lo sé.

  3. Aluego a la tarde escucharé, ahora no puedo.

    ¡Se acerca la revolusión!! A ver si llega que se me va a pasar el arroz ¡conio!:

    La salida de la crisis pasa, según SYRIZA, por la nacionalización de los bancos, incautar edificios de la Iglesia, Gobierno y banca para alojar a personas sin hogar, subir el IRPF al 75% para todos aquellos que ganan más de medio millón de euros, nacionalizar los hospitales privados , despenalizar el consumo de drogas e , incluso, plantean referendums vinculantes para los tratados europeos. Estas propuestas, incluidas en su programa electoral, consiguieron el apoyo del 26,9% , sólo 1,8% menos que el ganador.
    Al acto, celebrado en el Congreso de los Diputados, han acudido los líderes de IU, UGT y CCOO, quienes han mostrado su respaldo a Tsipras y han coincidido en poner puntos en común para avanzar en su lucha contra “la troika”. “Hay otros camino” señalaron los asistentes.

    http://bit.ly/11e1g3N

  4. marquesdecubaslibres | 31 mayo, 2013 en 10:29
    Leo en el Fast Bike la prueba de la MV 800 Brutale. Dicen que es la moto mas ingobernable que nunca han probado, que negociar una curva con ella es como equivocarte de nombre con tu novia mientras estás follando, que salvo frenar todo lo hace mal y tarde. Esto es una excelente publicidad, no todos los clientes quieren buenos productos. A mi se me hace irresistible el no comprarla.

  5. Cierto, la he escuchado (de principio a fin) y la canción me gusta muchísimo. Es él el que no acabaaa… ¿Compone él las canciones? Chapeau! pero a la segunda que lleve (de cantar no de beber, aunque mira, lo mismo por ahí…) ya que cante otro.

  6. Cierto, muy revelador, y por eso también te preselecciona por ejemplo, el listado de vídeos de youtube de la derecha de la pantalla que te meten vídeos que no tienen nada que ver con tu búsqueda actual, pero sí con búsquedas pasadas.
    (Las charlas de TED son buenísimas, yo estoy suscrita por recomendación de mi profesor de inglés, y fueron una grata sorpresa.)

    Cambio y corto.

  7. Ciertamente, twitter y los blogs pueden convertirse en un pozo de inmundicia en el que salpicar y hacer aguadillas fecales al primero que ose asomarse, independientemente de cuál sea el motivo de dicha visita.
    Existen personas que albergan un sadismo latente, dormido, que tal vez en las relaciones vis a vis nunca habrían aflorado (permítaseme la transitividad de la acepción intransitiva) pero que se despierta en estos foros de internet como cuando se nos escapa un pedo. Aunque no se ven sus caras, uno los imagina, también, «con un brillo en [los ojos] de excitación y una media sonrisa, cuando alguien te humilla en público» o cuando, directamente, son ellos quienes pretenden humillarte. Twitter y los blogs sirven, entonces, a estas personas para satisfacer ese deseo novedoso que han descubierto en sí mismos y que les gusta como quien descubre de pequeño el orgasmo por primera vez. Internet —twitter, los blogs— es, también, la vida.

    Quienes hacemos un uso mayoritariamente lúdico de estas herramientas intentamos no perjudicar a aquellas otras para las que tanto twitter como un blog pueden suponer una parte importante de su sustento, y si entramos en algún debate, procuramos ser constructivos, guardándonos mucho de arrojar mierda sobre el trabajo de otros, de la misma manera que cuando paseábamos lúdicamente cerca de una obra —cuando había obras— no se nos ocurría poner en duda el trabajo del peón o del albañil con escarnio público o ante sus jefes, pues era, al cabo, lo que le daba de comer. No hemos venido al mundo para dar gratuitamente (por el culo).

    Hay, por tanto, muy diferentes formas de estar en twitter y en los blogs, como hay muy diferentes formas de estar en el mundo y en la vida. A mí, que soy más pasivo que activo y un poco voyeur, me llama la atención ver cómo hay gente que pincha con el cursor en el botón «Twittear» o «Enviar comentario» como si se tratase de la cisterna de un retrete por donde, en segundos, se va el merecido prestigio que le había costado años labrarse. Digo que no me escandaliza ni me apena (cada uno se administra como le da la gana), sino que me llama la atención.

  8. Alguna vez se me ha podido escapar en internet el mensaje de que ‘interacciono’ con nicks. Lo retiro: soy mayorcito para saber que detrás de dichos nicks hay personas (los nicks son personas) y que si mi comportamiento es injusto, no cometo injusticia contra el nick sino contra la persona.

  9. Para casarme fue conditio sine qua non que el baile se abriese, en lugar de con un vals, con este Mancini (el hilo musical durante la cena corrió, también, por mi cuenta. Después ya no me importó Paquito el chocolatero):

  10. Rock & Bolesco | 31 mayo, 2013 en 12:04
    Alguna vez se me ha podido escapar en internet el mensaje de que ‘interacciono’ con nicks. Lo retiro: soy mayorcito para saber que detrás de dichos nicks hay personas (los nicks son personas) y que si mi comportamiento es injusto, no cometo injusticia contra el nick sino contra la persona.
    ********
    Depende. Normalmente un nick es nick porque no quiere ser persona, con sus obligaciones y responsabilidades. Pepe Pérez (pongamos) quizá no se atreve a decirle Juan Juanes que no le aguanta, que no le gusta lo que dice o que, simplemente, su existencia le molesta. En el mundo real, la gente normalmente es consciente de lo que se juega porque ha tenido un laborioso aprendizaje de las consecuencias de sus actos y, en resumen, sabe lo que significa vivir y dejar vivir.

    Sin embargo, en internet todo es gratis, no hay responsabilidad y, por tanto, no hay culpa. ¿No le llama a usted la atención que un simple filtro de entrada (enséñeme el DNI digital, por favor) disminuya drásticamente el acoso?

    No, detrás de los nicks no hay personas, hay adolescentes en fase de aprendizaje. Por eso muchos aún necesitan sufrir para aprender. Lo que ocurre es que algunos nicks ya son simplemente pseudónimos (como es mi caso o el suyo) porque hacemos público quienes somos y qué nos jugamos (esto me lo dijo una vez Jordi Bernal y no quise entenderle; lo siento, tron). Contra esas personas sí puedes cometer injusticias. Los otros se pueden quitar tranquilamente el pijama de superhéroes del hiperespacio y la ‘injusticia’ se ha volatilizado en la nada. (Aunque una espinita de dolor se haya clavado en sus corazoncitos virtuales).

  11. Suscribo esas palabras, Perro, y me parece muy apropiada la distinción (necesaria) en la que no había caído, pues ahora me doy cuenta de que me refería más bien al pseudónimo cuando hablaba de nick, y no son lo mismo, efectivamente. Reconozco, entonces, que he tenido la suerte de no relacionarme mucho con los nicks, o que éstos se han relacionado conmigo como pseudónimos.
    Pero, vamos, es cierto que hay mucho cafre y mucha mala leche con el anonimato, que es un ‘poder’ para cuya administración hay que tener bastante autocontrol.

  12. A mí, para el autocontrol, ahora que lo pienso, igual me sirvió de mucho el taekwondo que practiqué en mis años jóvenes.

  13. La cuestión de los nicks también me ha dado mucho que pensar, y me ha llevado al silencio durante años. Siempre admiré al gran Montano, que desde el minuto casi cero salió al foro con nombre y apellido, mientras todo el mundo aparecía con nicks ocurrentes.
    Es una mala combinación el anonimato y el sadismo latente que tan bien describe R&B, y que llevo más allá: observo una agresividad sorprendente. Eso me confirma que es prudente mantenerse entre el silencio y el nick, administrando con cuidado la eventual selección a quien te desvelas.

  14. Al hilo de los velos, vaya este poema de Dickinson, para H Bloom el mejor:

    A charm invests a face
    Imperfectly beheld.
    The lady dare not lift her veil
    For fear it be dispelled.

    But peers beyond her mesh,
    And wishes, and denies,
    Lest interview annul a want
    That image satisfies.

  15. Un amigo mío, que tiene mucha gracia, cuando le conté mi afición a los blogs me miró asombrado. “¿Los blogs? ¿Esos donde dices ‘Me ha gustado la última película de Woddy Allen’ y enseguida te contesta alguien ‘Pero qué dices, hijoputa, ese tío es un puto judío burgués yanqui. Sólo a los fascistas os gusta su cine”?.

    Pues eso. Que, básicamente, tiene razón.

  16. Y de tuister_666, como dice Adapts, no opino, porque ( creo que afortunadamente ) no tengo ni idea de cómo funciona ni interés en conocerlo. Lo que me llega confirma todas mis prevenciones y mi decisión hace un par de años de regalar mi smartphone y recuperar mi viejo Nokia que va como un tiro.

  17. holmesss |
    31 mayo, 2013 en 13:58

    Al hilo de los velos, vaya este poema de Dickinson, para H Bloom el mejor:
    A charm invests a face
    Imperfectly beheld.
    The lady dare not lift her veil
    For fear it be dispelled.

    But peers beyond her mesh,
    And wishes, and denies,
    Lest interview annul a want
    That image satisfies.
    —————————-
    10/10 (Es que la Dickinson es mucha Dickinson.)
    ——————————-
    “¿Los blogs? ¿Esos donde dices ‘Me ha gustado la última película de Woddy Allen’ y enseguida te contesta alguien ‘Pero qué dices, hijoputa, ese tío es un puto judío burgués yanqui. Sólo a los fascistas os gusta su cine”?.

    ¡¡Sí, sí, sí: Me encantísima/10!! (puntazo pa tu amigo)

  18. Tengo ese disco. Hace tiempo que no lo oigo porque lo oí hasta que se me hizo insufrible, que es lo me hago con los discos que me gustan. Haga el favor de escucharlo, Gacho, le va a gustar fijo, con cantante incluido.
    Y suscribo “La Dickinson es mucha Dickinson”.

    No he pensado mucho en esto de los nicks / pseudónimos (¿tan clara está la diferencia?), solo sé ver una posibilidad de juego, participación, relación, expresión. Ser una siempre es muy cansado. No veo inconveniente en aceptar la adolescentez del asunto, tengo entendido que la inmadurez es un rasgo de la especie que puede resultar incluso beneficiosa y adaptativa.
    Lo que percibo es que los nicks (les sigo la corriente, a mí no me gusta) tienen por lo menos tanto ego, o mucho más, que los nombres propios que hacen la declaración del IRPF. En cuanto a la agresividad y los otros comportamientos sorprendentes se parecen a la desinhibición del alcohol, que siempre se da pero es diferente para cada uno. Los que siempre acaban desnudándose, los que mean en los floreros, los que se duermen enseguida y los que tienen eso que se llama mal vino y que suelen acabar en una comisaría.

  19. En cuanto a lo que hablan, yo me autoimpuse un límite en internet desde el primer día, y lo he seguido siempre al pie de la letra: nunca le he dicho ni una sola palabra a ningún nick que no le hubiera dicho también si lo tuviera delante en ese momento. Excepto, claro está, cuando me he confundido de género.

  20. De acuerdo con todo y todos, excepto la música que por mucho que lo intenté no me llega y sus canciones suenan todas igual que la anterior. Nada que no, que no puedo con Biondi

    Y muy bien por Gómez yo tampoco escribiría nada que no pueda decir en la cara. Y lo que menos me gusta es meterme en debates profundos sin mirar a los ojitos a mi interlocutor. Todavía soy un pececillo en este proceloso mar internaútico y enseguida me asusto.

  21. También pueda suceder que un nick, seudónimo o llamen como quiera pueda ser encantador/a en la vida real o más gilipollas si cabe.

    Conocí a mi dulce Keni (que no le da la gana de venir por aquí) y es exactamente como me lo imaginaba, Bueno en realidad pensaba que era más joven…. pero igualmente adorable.

  22. Para las chicas, mejor un crooner clásico aunque no viejuno, guaperas y sobre todo con su Big Band detrás, como Dios manda.
    Seguro que lo conocen pero remiren esos ojitos ladys:

  23. La milf que aparecía en uno de los de Mario Biondi fingiendo que cantaba…¡ÑAM!

  24. Adapts, usted si que sabe, no sé si el muchacho canta bien o qué pero el video empieza de lujo, ¡con lo que me erotiza el agua! ¡Y que boca tan llena de lujuria! ¡qué ojos, qué mirada!

    Muchos ¡ÑAM! ¡Ayssss!

  25. Todo este discurso buenista da un poco de vergüenza ajena. Hasta ha habido una autoproclamación kantiana: “no diría nada en internet que no dijera a la cara”. Les ahorro mi credo en internet, porque no veo diferencia alguna con la vida real. Aquí habitamos de todo un poco, unos mas espabilados que otros y con nuestra cuota correspondiente de bipolares. Sí les diré que habiendo conocido en persona a un centenar de nicks desde que empezó aquello de Arcadi hace 9 años, todos me han parecido mejor en directo que en internet.

  26. Marqués, ya que ha aparecido: ¿Qué mega corporación fabrica ahora las míticas MV Augusta usurpando su santo y mítico nombre?

  27. Nunca he tenido un carácter afable; pero, por regla general, no me gusta tocarle los cojones a la gente. Aun así y para mi desgracia, este jodido carácter -sumado a mis propias circunstancias vitales- me ha abocado a verme envuelto en numerosas peleas a lo largo de mi vida, de suerte que llegó un punto en el que me producía mucho más miedo la posibilidad de ganar una pelea que la de perderla, punto en el que afortunadamente sigo anclado. En todo el tiempo que llevo en internet sólo una vez he estado a punto de ir a buscar a un nick para decirle dos cositas en vivo. Fue en el blog de Jabois, con uno de los habituales. Jamás había mencionado a este señor, ni por activa ni por pasiva, del mismo modo que tampoco había comentado ninguno de sus posts, principalmente porque solía saltármelos; y de pronto, con un nick que jamás había utilizado antes, se descolgó -sin citarme directamente pero refiriéndose a mí- con uno de los comentarios más viles, rastreros y cobardes que me han dedicado jamás en ninguna parte, aludiendo en él a la situación con mis hijos, unos presuntos hijos que, por supuesto, yo jamás había mencionado en ese blog. Cada uno tiene sus territorios sagrados; el mío es éste. Jamás le habría permitido a nadie decirme algo semejante sin tener que pasar (yo) cinco minutos más tarde por la sala de urgencias de un hospital o por una comisaría, y vaya por delante que no porque hubiera dado en el clavo con el comentario -por suerte para ambos no era, ni por asomo, el caso-, sino por la intención de hacer daño, la gratuidad y -repito- la infinita cobardía con que había sido escrito.

    El plan era simple: aprovechando que reside en mi ciudad, abordar al nick en plena calle, darle los buenos días y, acto seguido, propinarle un sonoro tortazo en la oreja derecha, lo que allá por los ochenta se conocía popularmente como “hostias de mil duros” porque la multa que te caía en el correspondiente juicio de faltas solía rondar en torno a esta cantidad.

    Tardé tres clicks en saber quién era. Me costó algo más encontrar dónde podía localizarlo, pero lo hice. El problema vino cuando busqué su foto, más que nada para no confundirlo en el momento de la verdad con algún honrado ciudadano ajeno a nuestras cuitas interneteras. Al ver la notable diferencia física y de edad que guardábamos, comprendí que, además de los problemas judiciales que pudiera acarrearme el asunto (problemas que sí estaba dispuesto a asumir), sin duda me condenaría al fuego eterno de continuar en esa dirección.

    Y lo dejé correr.

  28. El conde Corrado Agusta pude descansar tranquilo, su mítica marca vuelve a estar en las manos italianas después de múltiples vicisitudes. Pero diseñando birrias como la actual tricilíndrica no llegarán muy lejos. Solo unos pocos mantenemos ya la antorcha, me muevo por Barcelona con una F4, con dos cojones. The Economist ( sección Britain) hacía referencia a la desaparición de los moteros auténticos en la isla, sustituidos por una suerte de “conmuters” a bordo de scooters. En Barcelona es aún peor, habitan hordas, legiones de scooters que todo lo invaden, aceras incluidas. Da asco, la verdad.

  29. Joder, he indagado y hasta perteneció a Harley, conocido fabricante de armarios.

  30. [0] La música que canta Mario Boindi, que me gusta, Perroantonio, me recuerda mucho a la de otro jazzmen italiano, Nicola Conte, también muy influido por la bossa, del que ya pegué tiempísimo atrás dos videos en el NJ2 (ambos con el marqués como protagonista, por cierto).

    Italia es buena cantera de jazzistas. A mí me gustan, en especial, dos pianistas, ambos de formación clásica: Stefano Bollani, que además es un tipo divertidísimo cuando actúa en vivo, y Enrico Pieranunzi, que tiene un disco, As Never Before, grabado junto a Marc Johnson, Joey Baron y Kenny Wheeler, que es uno de los que más he disfrutado en los últimos años. Tampoco es malo el que grabó con Jim Hall, Duologues, rememorando el famoso dúo que Hall formó con el semidiós Bill Evans. En mi próxima visita a Italia quiero hacerme, si aún queda alguno, con otro de Pieranunzi en el que interpreta música de Scarlatti. Es por la tontería de comprarlo allí, porque en Amazon está.

  31. Aprovecho para decir, si a jazz vocal estamos, que mi cantante masculino actual preferido es Mr. Steve Tyrell, del que, a modo de salutación mañanera y dedicado a Tareixa, pincho esto.

  32. Ah, Juliocero, esto ya es otra cosa. Para salir a la calle con sonrisa tonta, despues de haber fregado la salita, mejilla contra palo de fregona dando gráciles pasitos de baile

    🙂

  33. Observo con preocupación como el otoño de mi vida va dando paso al frio. No sé me ocurre mejor remedio que el recomendado en su dìa por don Camilo: “Si quieres quitarte 20 años de encima, póntelos debajo”

  34. Al contrario que otros excéntricos, yo circulo por Barcelona con una scooter añeja, no vintage. Una o dos veces al año alquilo una BMW GS1200 y sus sugestivos dos cilindros me llevan donde quieren una o dos jornadas. Un año llegué a apuntarme a un tour de una semana recorriendo junto a siete pirados todas las curvas del pirineo español y francés, desde la Cerdaña hasta Roncesvalles. Todos ellos venían desde América salvo un australiano, cruzaban océanos para que les recogiera un guía que nos llevaba de parador en parador tras largas jornadas de conducción. Mi natural instinto antropológico tuvo que tener paciencia hasta que se agotaran las conversaciones sobre las diferencias entre las versiones 2009 y 2010 del nuestras motos, y empezar a saber lo que llevaba a aquellos tipos a recorrer kilómetros sin interesarse demasiado en el paisaje y nada en el paisanaje locales. Mi tesis es que durante las horas que conduces casi la totalidad de las neuronas están dedicadas a seguir la línea de la carretera, olvidando otros asuntos que pueden agobiarte. Y todos ellos, salvo un exmarine que había estado en Vietnam, lucían heridas de la única guerra que los hombres jamás ganan, ya saben. El exmarine era el tipo de persona que te mira mal cuando le preguntas por su paso por “the Army” , puntualizando las diferencias entre “the Army” y “the Marines”, y que cuando un miembro del grupo suelta una seguramente involuntaria pequeña ventosidad en una terraza de verano le avergüenza gratuitamente diciendo “he oído eso”.

  35. Hace unos meses adquirí una Triumph Bonneville para matar el gusanillo. Quería una moto tranquila, de aspecto diferente a esos torpedos ninja que silban por las carreteras.
    La utilizo para ir a ver como crecen los maizales. Por cierto como esto está atestado de maíces transgénicos hay que tener mucho cuidado para que no se contaminen los dedicados a consumo humano, porque el precio que paga Matutano (Pepsico) depende del grado de contaminación.

    A lo que iba, que para desplazamientos por autovía, la Bonnie se defiende y para las carreteras de los regadíos, estrechas y llenas de curvas, es muy divertida. Se mueve bien, no hace cosas raras, anda lo suficiente e incluso puede con pequeños trayectos por caminos de tierra. Tiene un problema: cuando la aparcas es raro no encontrarse con alguien mirándola como si fuera un platillo volante, gente que te dicen que esa era la moto que habían querido tener toda la vida y cosas de esas…

    Esto… si pueden péguenle un vistazo a estos amigos míos: http://www.youtube.com/watch?v=hkCFH5Ifay4
    Sepan que la producción del vídeo ha costado 300€ mas una cena a base de tapitas y cervezas.

  36. PLAGAS. Al acabar la guerra civil no habían ni maricones ni scooters. Con el desarrollismo aparecieron los scooters y con la Transición los maricones. Hoy ambos son perniciosa plaga.

  37. HOJA DE SERVICIOS. En los 70 llegué a tener Pursangs MK 7 y 8, Ossa y Montesa Enduro, incluso una Sherpa. Pero en el 76 la crisis y, porqué no decirlo, cierta flojera, me llevaron a cambiar todo por una Vespa. No sería hasta el 87 que adquirí una GPZ 600. Aquella salvaje Ninja me hizo volver a una senda en la que todavía sigo. Cabalgar Fast Bikes y poderosas hembras, es el cielo.

  38. Oiga, Don Ximeno, un millón de gracias por traernos ese video. Qué derroche de talento el de todos los intervinientes, incluidos hasta los que han diseñado los rótulos. Y qué descubrimiento para mí esa enormísima big band extremeña y los dos cantantes, el reverendo Gene García y ese primor que atiende al nombre de Mili Vizcaíno. Todos ellos, juntos o por separado, ya tienen un nuevo fan.
    Ahora, usted perdone pero que la producción de ese video, de factura entre impecable y sobresaliente, haya costado sólo 300 euros no me lo creo ni habiéndome bebido yo solo todas las cervezas de la cena con la que dice que se completó el pago.

  39. Por cierto, ¿me podría decir el nombre del realizador del video? Es para una cosa.

  40. Bueeeno… en realidad la factura era de 300€ pero al final se quedó en 350€ mas la cena. Por otra parte los músicos son todos profesores del Conservatorio excepto Gene (un auténtico monstruo) y Mili (un bicho). La producción de audio es amateur 100%, el truco está en que suenan así de bien. Por cierto buscan quien les contrate para bolos y eso. No son baratos, mucha gente y muy profesionales.

    Tengo que pedir autorización para publicar el email o el teléfono del productor de vídeo. En cuanto esté autorizado lo pondré por aquí.

  41. Cachis, mi lenta conexión al mundo no me ha dejado ver ni escuchar ni un video desde ayer, que tampoco tuve ocasión. Hablando de scooters, habrá que pedir cuentas al yerno del que ganó la guerra: el marqués de villavespa se ha comprado una moto verde.

  42. [0]
    Joder, Perro.
    A cualquiera lo etiquetamos como jazz y hala, ‘palante’!


Los comentarios están cerrados.