Capaz de gracia (y III)

monsterY veamos, siempre de la mano de don Inocencio María, si deben ser bautizados los monstruos.

«Concluiremos este párrafo examinando los casos que pueden ocurrir en el bautismo de los monstruos. Hemos dicho en la primera parte que los monstruos pueden reducirse a tres clases. Primera: monstruos que tienen su origen en la mezcla de la naturaleza humana, con la de las bestias; los cuales según nuestra opinión no pueden existir. Segunda: monstruos por exceso, como cuando tienen dos cabezas cuatro brazos, &c. Tercera: monstruos por defecto como cuando nacen sin cabeza, brazos, &c.

El Ritual Romano, cuya doctrina seguimos en esta parte, encarga que se tenga una extremada cautela en el bautismo de los monstruos, y que se consulte en casos extraordinarios, al ordinario del lugar, y a personas inteligentes. Cuando el monstruo no tiene figura humana ordena que no se bautice, y en caso de hacerlo sea con esta condición, Si eres hombre, yo te bautizo. &c. Cuando se duda si hay muchas, o una sola persona en un monstruo, no deben bautizarse hasta examinarlo perfectamente; en ambos casos si hay peligro de muerte deben bautizarse condicionalmente.

Cuando el monstruo, por confesión de la misma madre es resultado de un acto de bestialidad, y presentase todas las formas del animal generador, sin que se distinga el más leve vestigio humano, no debe bautizarse, pero de ninguna manera debe quitársele la vida, sino criarte con sumo cuidado, puesto que si el omnipotente ha permitido aquella generación híbrida, lo que nosotros dudamos que llegue a suceder; podrá tal vez encerrarse un alma inteligente, que pasado el tiempo se manifieste exteriormente por sus actos. Repetimos, que no creemos en estas generaciones.

Si el monstruo que la mujer confiesa ha concebido del comercio con un irracional, presentase algunas formas humanas, debe bautizarse bajo condición, si eres hombre, &c. Se dirá que el monstruo que procede del comercio de la mujer con el bruto, no es descendiente de Adán, y de consiguiente, que no ha contraído el pecado original porque el principio generador constituye la especie; esto es muy cierto, pero nosotros ponemos en duda que a una mujer que lleva su desenfreno hasta prostituirse a un irracional deba creérsela que sea muy recatada con los hombres; por esta razón nos parece que debe bautizarse bajo la condición de si eres hombre.

Cuando los monstruos son por exceso, esto es cuando tienen dos cabezas, o dos cuerpos se deben bautizar sucesivamente al uno y al otro en la cabeza, y en caso de no poder hacer llegar el agua bautismal hasta las dos cabezas, se bautizarán en dos partes distintas, como si fuesen de niños separados. En el caso en que el monstruo por exceso tuviese dos cabezas, y un solo cuerpo, o dos cuellos y una sola cabeza, deben darse también dos bautismos diciendo en el primero: Si eres hombre y si vives yo te bautizo, &c. y al segundo: Si eres otro hombre y si vives yo te bautizo &c.»

Cortesía de Gengis Kant.

Diccionario para entender a los humanos (resumen semanal 13-19 de mayo de 2013)

Perroantonio

disparate. Acto que, por falta de inteligencia, información, formación, ambición o riesgo somos incapaces de comprender. Por ejemplo, la construcción de estaciones espaciales en Marte, de megaciudades de la cultura, de ultrapuertos y superpalacios de congresos. Individuos tan cortos como yo habrían visto con malos ojos la erección de las pirámides de Egipto, de la Gran Muralla China o del edificio Burj Khalifa. Pido humildemente, por el progreso de la humanidad,  que las autoridades públicas no me consulten, como hasta ahora.

tránsfuga. Pirata rencoroso que cambia de barco llevándose consigo parte del botín y la superioridad numérica. Su pata de madera es la peor cuña del propio palo. Es despellejable, aunque para ello conviene arrebatarle primero el libro de contabilidad y arrancarle la lengua.

genealogía. Estudio de las líneas de ancestros y progenie de un humano, en cuyo origen siempre aparece un mono y en cuyo transcurso es frecuente encontrar a muchos animales. La representación gráfica de una genealogía se conoce como árbol genealógico.

cronógrafo. Reloj de altísima precisión con minutero, segundero, calendario, mareómetro, rueda de fases lunares, brújula y multitud de manecillas y coronas que utilizan submarinistas, paracaidistas y pilotos acrobáticos para entretener la vista en el instante previo al desastre.

museo. Peaje en monedas que hay que pagar al barquero de la laguna Cultura para alcanzar los infiernos de la Pedantería y la Afectación. Solo es posible regresar tapándose los oídos con cera y no mirando jamás hacia atrás. Y apartando a golpes a las hordas que circulan en dirección contraria.

depilación. 1. Intento (fallido) de ocultar el parentesco primate. 2. Técnica (exitosa) de rejuvenecimiento sexual que hace que una mujer se parezca a su hija impúber y un hombre a la amante lesbiana de su esposa.

castrato. Cantante infantil a quien para preservar su voz de alto se le extirpaban los bajos.

Capaz de gracia (II)

agnodicecomadronaAprendamos ahora las siguientes verdades sobre el tratamiento bautismal que deben recibir los que tienen dificultades para salir del vientre materno, otro caso indudable de urgencia sacramental:

«Un niño puede considerarse en tres estados; o enteramente en el seno de la madre; o parte nacido y parte en el seno de la madre, o enteramente fuera del seno materno. En los dos primeros casos somos de opinión que el bautismo lo haga el comadrón, o matrona, aun cuando el párroco, se halle en la misma casa, así lo exige el decoro: en el tercero debe bautizarle el párroco, si se halla presente, y su vida peligra. Téngase cuidado, porque hemos observado en algunos pueblos, una mala costumbre de administrar el bautismo de socorro, sin necesidad alguna.

[…] En el caso de que el niño no presente ningún órgano, o parte, fuera, se introduce un dedo en la vagina, para separar todo lo que pueda impedir que el agua bautismal llegue hasta la criatura, y este dedo debe ser el conductor, o guía del instrumento, que debe llevarla sobre los órganos del infante. Sobre todo debe asegurarse, de que las membranas fetales están enteramente destruidas, o separadas.

Para bautizar la criatura puede servirse de una pequeña jeringa, cargada de agua natural. Si no la hubiese a mano, puede servirse también de una esponja, o un pequeño lienzo empapado en agua, que se llevará hasta el infante por medio de los dedos, o de unas pinzas de curar, con las cuales puede fácilmente llevar de una a otra parte la esponja o lienzo, sobre la parte que se presenta mientras se dice la forma del bautismo, teniendo entendido que es necesario que se verifique ablución, como dejamos dicho hablando de la materia.»

Cortesía de Gengis Kant.

Capaz de gracia (I)

RiescoDon Inocencio María Riesco Le-Grand, en su Tratado de Embriología Sagrada (Madrid, 1848), aborda un tema fundamental de la Bioética de hoy y de siempre, cual es el del sujeto del bautismo, o dicho de otro modo: ¿quién puede ser bautizado?

«Sujeto del bautismo [enseña don Inocencio María] es todo hombre, porque así como por el pecado del primer padre quedó la naturaleza humana viciada y manchada con el pecado original, así del mismo modo por los méritos de Jesucristo, se nos borra la mancha del pecado por las aguas del bautismo. El sujeto del bautismo puede hallarse en las circunstancias siguientes:

Primero: Puede ser un feto abortado en cualquiera época de la gestación. Segundo: Puede ser una criatura en un parto dificultoso que presenta una parte de su cuerpo al orificio uterino. Tercero: Puede ser un monstruo [recia expresión de la embriología decimonónica referida a quien nacido de vientre humano, o carece de alguno de los miembros que adornan la figura humana oficial —dedo, oreja, brazo, riñón…— o anda sobrado de ellos]».

De lo que dice nuestro autor sobre el bautismo de los fetos, un caso a nuestro juicio de urgencia bautismal, retengamos esta sublime doctrina:

«Cuando sucede un aborto de poco tiempo de embarazo, arroja la mujer cuajarones de sangre que es necesario examinar con cuidado para descubrir el producto de la concepción. Ordinariamente se encuentra en la circunferencia de uno de estos pedazos de sangre, una membrana blanca, más o menos extensa, esta es el envoltorio fetal, a través del cual debe darse el bautismo diciendo: Si eres capaz de bautismo yo te bautizo, &c. Después se abre esta membrana con una lanceta, o bisturí con precaución; se derrama un poco de serosidad, y se deja percibir un embrión que se bautiza con la doble condición que hemos dicho, Si vives, y no estás bautizado, yo te bautizo, &c.

Cuando la preñez está más avanzada, y las membranas del envoltorio fetal no se desgarran durante el aborto o antes de él, se observa después de verificado el aborto una masa más o menos voluminosa, rojiza, y carnosa en una parte de su circunferencia que es la placenta: blanca, membranosa, y semitransparente en el resto de su ostensión que son las membranas que contienen al feto, y el líquido en que nada. En este último caso, debe apresurarse el profesor a abrir esta masa, y sacar el feto para bautizarle. Tengan esto presente los facultativos, matronas y demás personas que se hallen al lado de una mujer que ha abortado para no echar sin examen, los pedazos de sangre, porque en ellos va confundido un ser racional capaz de la gracia bautismal.»

Cortesía de Gengis Kant.

Perra suerte

Una amiga me llamó por teléfono para invitarme a un concierto: por lo visto le sobraban dos entradas. El músico anunciado era un saxofonista americano de quien no recordaba haber escuchado nada por lo que, venciendo una ligera aprensión, asumí que no me desagradaría, y acepté. El día señalado me presenté con mi acompañante tras haber realizado una reserva en un simpático restaurante cercano para una cena tardía, que fijé a las 22:30 después de un cálculo aproximado de hora y media de concierto.

Nos ubicamos todos en nuestras localidades, situadas en la primera fila de un lateral del primer piso y, por tanto, con una visión oblicua del escenario. Un par de minutos después de comenzar, con evitable retraso, el concierto, supe que había cometido un error. Fue entonces cuando recordé haber escuchado esa música, ese grupo que lideraba el saxofonista. Había sido el verano anterior, con ocasión de uno de los festivales que organiza la sin par localidad costera que frecuento. Desde la terraza donde cenaba se escuchaba el cercano concierto, y agradecí entonces a los dioses haber declinado la propuesta de acudir al mismo.

El caso es que ahora me encontraba en mi silla, maldiciendo mi imprudencia, sin poder escapar de la trampa en la que me había metido. No me quedó más remedio que desplegar todos los recursos mentales disponibles para combatir la ansiedad que genera la espera, los mismos que usaba cuando me tocaba pasar dos horas en una garita, en pleno agosto, frente al cigarral de Toledo. Pero dejémonos de batallitas: al menos en Toledo había silencio, mientras que en la sala sonaba una música que no facilitaba las tareas de evasión mental.

Opté por cuidar mis cervicales, castigadas por una contractura a la que no ayudaban ni mi posición oblicua frente al escenario ni el sistema de climatización (benditos abanicos los de nuestras abuelas, que durante décadas funcionaron de maravilla en aquel local). Me demoré, una vez más, en reflexionar sobre la curiosa compatibilidad entre la belleza de la sala y lo espantoso y recargado de los elementos arquitectónicos que la constituyen. Observar a la parroquia gozando con el concierto tampoco me distrajo demasiado. Algunos y algunas se movían rítmicamente en sus localidades y aparentaban pasarlo de maravilla.

En el colmo del voluntarismo, ensayé algo parecido a intentar dejar la mente en blanco, concentrarme en la respiración y tal y tal, práctica que había empezado unas semanas atrás en la tranquilidad de la primera hora del día. Todo fue inútil. Quizás no debía haber dejado el móvil en silencio: cuando noté la vibración supe que era el restaurante, pero hubiera podido haber invocado una comunicación urgente de mis negocios en Sudáfrica, qué sé yo, para escapar.

Entonces me pregunté por qué no me gustaba lo que oía. Al fin y al cabo eran unos profesionales irreprochables que técnicamente funcionaban a la perfección, con una sincronización que no alcanza cualquiera. Cuando una miembra (sic) del coro tomaba la palabra también hacía alardes vocales, pareciendo ofrecer a la concurrencia, con sus gritos y evoluciones desde registros bajísimos a los propios de una soprano, algo parecido al sacrificio de sus cuerdas vocales, que no podrán durar muchos años.

La respuesta creo que tiene que ver con algo que leí hace tiempo. Parece ser que, para que una música resulte agradable, se tiene que producir un equilibrio entre repetición y cambio, entre previsibilidad y sorpresa. Seguramente cada uno tiene el punto de equilibrio en un lugar distinto, pero el mío, cuya ubicación geográfica exacta desconozco, no soporta cosas tan repetitivas como ésta:

Habían pasado más de dos horas cuando conseguí salir de la trampa, mientras algunos todavía pedían un bis adicional. Llamé al restaurante para excusar nuestro retraso, cancelé la cena por estar en horarios imposibles, y acordamos la retirada. Mi anfitriona se ofreció a acompañarnos cuando yo ya buscaba un taxi. Adivinen, ay, a cuántas manzanas se encontraba el parking.

Escrito por Holmesss

Sin categoría

Este blog tiene una media de 135 visitantes humanos diarios y 4,5 visitas por persona. Más o menos. Pero la estadística, ya saben, es esa disciplina que cuando retuerces los datos acaba de confesarte lo que quieres. La mayor parte de los visitantes sólo se pasan por aquí una o dos veces, mientras que unos pocos lo visitan muchas veces al día. 17 personas están suscritas. Los que lo visitan muchas veces son también los que más comentan.

Mi impresión es que hace ya tiempo se acabó la conversación entre los visitantes. Cada cual pega sus cosas, pero rara vez consigue feedback, lo que nos aproxima a un perfil de Facebook. Hay interacción (y aumento notable de visitas) cuando hay bronca. No tengo ninguna duda de que si no hubiera moderación de comentarios, en esos momentos el jolgorio sería espectacular. Y si hubiera botón con descargas eléctricas, fundiríamos la central nuclear, como en aquel episodio de los Simpson.

En fin, como presentación es suficiente. Este blog, recuerden, fue abierto para continuar una conversación interrumpida; no por ninguna otra razón. Les pido opinión y consejo. ¿Merece la pena que siga abierto?

Diccionario para entender a los humanos (resumen semanal 6-12 de mayo de 2013), por Perroantonio

clssicballetleotardo. Prenda afrancesante, ligera y muy ceñida, que de cintura para abajo se ajustan los bailarines de ballet con el fin de exhibir el volumen de sus genitales.

fauna. Conjunto de especies animales que decoran un espacio natural sin molestar en exceso. Cuando molestan, dejan de ser decorativas y se convierten en exterminables, como las hormigas, los estorninos o los lobos. Añaden cierto interés —junto con la flora, las granjas y los viaductos— a los despoblados conocidos como paisaje.

cleptómano. Ladrón que siguiendo los consejos de su abogado ha conseguido sobornar a un médico.

subvención. Pago de una deuda, compra de un favor.

principios. Normas fundamentales a las que los humanos sujetan su comportamiento, excepto en momentos decisivos en los que involuntariamente los olvidan.

fundación. Organización sin ánimo de ganancia y provecho explícito que suelen usar las organizaciones políticas para ocupar y entretener a sus grandes quemados. Funcionan con dinero público. Por sus funciones más habituales pueden clasificarse en diversos tipos:

A. Pensantes (productoras o contratistas de rancho ideológico y relato justificativo).
B. Investigadoras (usualmente dedicadas a ordenar, clasificar e investigar sus propios archivos).
C. Dialogantes (que intercambian dialogadores con otras fundaciones dialogantes).
D. Premiantes (que distribuyen galardones, gratificaciones y distinciones a los colaboradores de los grupos A, B y C y a escritores, artistas o actores que se hayan distinguido en la firma de manifiestos y adhesiones).

contemplación. Estado de silencio espiritual, obtenido mediante la renuncia al pensamiento y a las sensaciones, similar al que experimentan el loto y las lechugas. La contemplación es el fin auténtico de las religiones orientales, dedicadas a fomentar la obediencia y el amodorramiento.

—ooOoo—

Rico en fibra (moral)

Desde el advenimiento del último barómetro del CIS, en donde el personal confiesa que sus principales preocupaciones son el paro (80,7 %), la economía (35,5 %) y los políticos y sus partidos (29,4 %), se ha producido una eclosión primaveral de artículos con propuestas de regeneración democrática para recuperar la credibilidad de la política. Bien. Me parece muy buena señal que dejemos lo del paro y la crisis económica a los profesionales alemanes y nos dediquemos a lo que verdaderamente está en nuestras manos, o sea, a barrer el chiringuito. A cada cual lo suyo. Si no podemos arreglar el mundo, al menos arreglemos lo nuestro, corazón.

Como he nacido con afán de servicio a las masas resumiré las propuestas en una, que tampoco es cuestión de abrumar. Todas las medidas organizativas, económicas y éticas propuestas se resumen en una idea: el afecto y confianza de la población sólo puede recuperarse con transparencia en el funcionamiento, financiación y toma de decisiones de los partidos, organizaciones sociales y administraciones públicas.  >> SEGUIR LEYENDO

¿Lo femenino?

No sé de ninguna cualidad grata en el hombre que no lo sea igualmente en la mujer, sin exceptuar siquiera la modestia y la delicadeza de carácter. Tampoco conozco un vicio o una necedad que no sea igualmente detestable en ambos, aunque, en realidad, hay una flaqueza que parece aceptarse de forma general en la mujer. Me refiero a la cobardía. Y, sin embargo, parece muy incongruente que, cuando una mujer declara su admiración por un coronel o un capitán debido a su valor, pensemos que tener miedo de su propia sombra, dar gritos en una barcaza cuando reina la calma o yendo en coche por un paseo londinense, echarse a correr al ver una vaca a cien metros de distancia y desmayarse al ver una araña, una tijereta o una rana constituye en ellas una cualidad apropiada y encantadora. En cualquier caso, aunque la cobardía fuera un signo de crueldad (como suele suponerse en general), me cuesta imaginar que sea un logro tan deseable como para pensar que merece la pena mejorarlo mediante el fingimiento.

Jonathan Swift

Holocausto musical

Me gustan las antologías básicamente porque me ahorran trabajo. Me las fabrico (como todos). Mi discografía favorita se compone de los cedés en donde fui colocando las canciones que me gustaron aquel año. Llevo ahora en el coche una selección de unas 300 canciones en mp3 que oigo de manera recurrente, para desesperación de quienes me acompañan. No tengo prejuicios y mezclo soul, flamenco, jazz, canción francesa, rock, baladas italianas… En fin, no presumo de conocedor y tengo más lagunas que Finlandia.

Hoy, al levantarme, he mirado a mis discos originales (quitando las antologías) y me he preguntado cuáles son, por muy diversas razones, mis favoritos. Me he puesto un límite de 10, pero al final he tenido que aumentar hasta 15. Los he seleccionado casi automáticamente y me ha salido una selección curiosa, rara y profundamente anormal. Lo sorprendente es que se han quedado fuera la mayoría de las canciones que más escucho y casi todos los tipos que admiro, adoro y reverencio: Aretha Franklin, Bill Evans, Bob Dylan, Duke Ellington, Ella Fitzgerald, Elvis Costello, Herbie Hancock, Louis Armstrong, Nina Simone, Marvin Gaye, Neil Young, Prince, Ray Charles, Ry Cooder, Siniestro Total, The Beatles, The Crusaders, The Rolling Stones, Van Morrison, toda la música brasileña, toda la música italiana, toda la música clásica, casi todas las mujeres… en fin, un auténtico holocausto.

No creo que se pueda deducir mucho del experimento (salvo que mi cabeza está aún más desordenada que mi discoteca), pero sí he aprendido una lección: jamás voy a repetir este experimento con mi biblioteca; tengo un inmerecido prestigio que mantener.

Les dejo las portadas de los discos. La música, si les apetece, se la ponen ustedes.

oasis

silver
jamiroamyjovanottipatanegrafreakpowerkikomacygreyDavisbarrylyndonloslobosKeithJarrett sabina

Oasis – (What’s the Story) Morning Glory? * Horace Silver – The Hardbop Grandpop * Jamiroquai . Emergency On Planet Earth * Amy Winehouse – Back To Black * Lorenzo Jiovanotti – Capo Horn * Pata Negra – Blues De La Frontera * Freak Power – Drive Thru Booty * Kiko Veneno – Echate Un Cantecito * Macy Gray – On How Life Is * Miles Davis – Porgy And Bess * Leonard Rosenman, Georg Friedrich Händel, The Chieftains – Barry Lyndon BSO * Los Lobos – La Pistola Y El Corazón * Keith Jarrett – The Köln Concert * Joaquín Sabina – 19 Días Y 500 Noches.

Saul Bass, elegante pero informal

Imagen03Hoy, coincidiendo con el aniversario de su nacimiento el 8 de mayo de 1920, Google homenajea a Saul Bass, el tipo que convirtió los títulos de crédito y los carteles de las películas en obras de arte.  Hagan clic en el enlace para ver el homenaje de Google.

En el artículo dedicado a Saul Bass en la versión inglesa de la Wikipedia, encontrarán algunos magníficos enlaces, como The Saul Bass Poster Archive o Title sequences from Saul Bass, the master of film title design, con vídeos de algunos de los títulos de crédito más conocidos de su carrera.

Y para los amantes del diseño flash, Saul Bass on the web, un pequeño programa al estilo Bass con enlaces a su trabajo. Disfruten y aprendan.

Bass02