Un informe de género (tonto)

Una opinión no vale nada si no viene refrendada por un juicio experto. Usted, en su inconsciencia, pensará que es normal que haya mujeres que trabajen su jornada completa, que algunas opten voluntariamente por una jornada laboral reducida y que otras prefieran dedicar su tiempo a la casa y a la familia. Pues no, usted se equivoca. Dice un informe que no es normal que haya mujeres que no prefieran realizarse, no sé, sexando pollos en una granja o dirigiendo un banco de inversiones y que hay que empezar a dinamitar esa falta de emancipación eliminando las causas que consolidan la división sexual del trabajo que, para empezar, va a ser la deducción en el IRPF por hacer la declaración conjunta.

No, no se frote los ojos. Esto es así y si usted no esta de acuerdo tenga en cuenta, y perdone que se lo diga, que lo suyo es sólo una opinión. Una opinión del montón, para ser exactos. Y aquí lo importante no son las opiniones, sino los juicios, y esos sólo los pueden emitir los expertos. O expertas.

En la vida cotidiana, cuando se obstruye el lavabo, empuñamos el desatascador y, tras los correspondientes juramentos, solucionamos el problema. Sólo si el asunto se pone difícil llamamos al lampista para que nos de su opinión, desmonte el desagüe y nos aligere de billetes el bolsillo. Sin embargo, en el ámbito político la cosa suele ser más complicada. Con una mayoría absoluta pueden funcionar las opiniones y es posible decidir si se construye un palacio de congresos o una refinería, que ya se justificará luego si es preciso. Pero si los electores, con su providencial sabiduría, han decidido que no hay nada mejor que las minorías, antes de que se pueda tomar cualquier decisión es preciso convencer a la oposición con argumentos o, en su defecto, con un buen informe redactado por expertos.

SEGUIR LEYENDO >>


  1. Me ha gustado, Perro.
    Ah, hipocrisie (papelardise, sournoiserie, pharisaïsme, pantalonnade, etc.), tienes nombre de informe de género.

  2. Pero también quiero decir una cosa sobre mujeres, vivir en pareja y aportar el trabajo doméstico y de amorosos cuidados y tal. Tengo cincuenta años y creía que por lo menos las chicas de mi edad y hacia adelante sabíamos ya todas que para vivir hay que trabajar y ganarse un sueldo, aunque fuera fregando escaleras. Pero eso es porque vivo en un tubo, me parece, porque hace dieciséis años tuve un hijo y tuve que salir del tubo para llevarle al parque y a la escuela, y entonces me di cuenta de había la tira de madres muy jóvenes que no se planteaban tener un salario propio y me sorprendió mucho. (Como a usted, Perro, el asesino del kunfú, que a mí sin embargo me dejó tan fresca).

  3. Lo que yo planteo es muy sencillo, el Papa, el Rey, Messi o Pirate tienen que dar ejemplo, ser excelentes. El que tiene mucho por dignidad, herencia o mérito propio, tiene que devolver algo a la sociedad. Todas las culturas, ideologIas y religiones aceptan esto. Si se corrompe el mejor , se hace mucho mas daño. Alberto Magno dixit.

  4. La prensa y el ministro de las declaraciones ponen el grito en el cielo por el caso Messi, mientras siguen acumulándose los intereses por la deuda de los clubes con la hacienda española.

  5. El que mas debe es el Atlético, sin duda el club mas corrupto de la Liga.

  6. gachoinlowercase |
    16 junio, 2013 en 7:54

    Oigan,oigan, no se hagan la picha un lío: si los mejores se corrompen… es que no eran los mejores.
    Esta especie nuestra siempre ha adolecido de un buen uso de la adjetivación y/o etiquetaje. En eso, las moscas por ejemplo, siempre nos han llevado una gran ventaja. Cuando ellas se posan encima de una mierda, por muy de seda que vaya, ellas siempre saben que es mierda.

    Guten Morgen per lo matí.

    (Ya está bien, ¡coño! de pasarme la apisonadora)

  7. El término griego “kakia” no hacía en absoluto referencia a una degeneración física. Es lo que tiene tener una cultureta de wiki, que se terminan diciendo estupideces con el mayor de los aplomos. Solía visitar esta casa alguien que conocía bien el griego clásico. Hubiera puesto el grito en el cielo.

  8. Lean el artículo del profesor Diego Gracia que le he pedido a Arcadi que linke hoy en su blog. De él he aprendido mucho, como podrán comprobar, no en vano he estado trabajando muchos años con él. Diego habla latín desde muy joven, fue jesuíta, aunque no sabe tanto como Pirata, la cual no sabe latín ni griego pero se permite groseras descalificaciones del tipo “no tienes ni puta idea” o “tienes cultura wiki”. Me pregunto que le lleva a una mujer inteligente a comportarse como una tertuliana del Gato al agua.

  9. No me cabe la menor duda de que su amigo jesuita sabe mucho más latín que yo. Probablemente, también griego. Y que hará usted bien en preguntarle si lo que los griegos llamaron “kakìa” y los romanos “vitium” era “una degeneración física, que tras la edad Media se consideró una degeneración moral” para que le saque de su error, confirmando de este modo que usted, salvo de motos, habla de oídas y encima está sordo.

  10. Ha estado brillante, Perro. Recuerde que también Homer Simpson se pone de los nervios en esta temporada fiscal, y aquel padre de Aquellos maravillosos años, también.

  11. No sea vulgar Pirata y deje de soltar bilis. Traducir kakìa por vicio, como hacían los clásicos, es la mas simple de las interpretaciones. Vicio, defecto (la puerta està viciada, tiene un defecto físico), es una sutileza y en ningun caso un disparate. Otra cosa es que su trabajo como traductora de sórdidos textos técnicos la haya secado el magín y se refugie en la literalidad.

  12. He cumplido una de mis ilusiones pendientes en esta vida pegándole unos buenos meneos al Porsche Boxster del novio de mi hija. Sólo era el 2.5 y desde luego no era el 911 Carrera ni el GT3, pero por dioh, ¡como suena el cabrón!

  13. marquesdecubaslibres |

    15 junio, 2013 en 20:34

    Los griegos lo llamaron “kakìa” y los latinos “vitium”. Era una degeneración física, que tras la edad Media se consideró una degeneración moral.

    ***

    Hombre, Marqués, a ver si si nos aclaramos. En veinticuatro horas ha pasado usted de decir que se consideró una “degeneración física” hasta la Edad Media a decir que “traducir kakìa por vicio, como hacían los clásicos, es la mas simple de las interpretaciones”.

    Y no, no es cuestión de literalidad, sino de precisión. El término en cuestión, lo lea usted donde lo lea, evoca una cualidad moral, nunca física. Y estirar su sentido no es muestra ninguna creatividad, sino si acaso de un recurso excesivo al Rincón de los vagos. Pero allá usted con sus fuentes. Por mí como si se inventa nuevas acepciones del término areté y le enmienda también la plana a Aristóteles.

    ***

    En otro orden, y con permiso del webmaster, http://piratajenny.blogspot.com.es/2013/06/chacal.html

  14. La virtud fue cualidad física en su origen propia de los hombres (vir, viris), para pasar a ser una cualidad moral. Igual podría decirse del vicio. No es tan difícil de aceptar, cierto que para ello hace falta cierta “phronesis” de la que usted parece ayuna.

  15. Marqués, me pregunto en que medida subyace a sus palabras (que, por lo que he leído, extractan partes del texto de Diego Gracia enlazado por A. Espada) un pequeño equívoco, como si dijéramos que la nuez pasó a ser avellana (o Nux de la bonita ciudad de Avella).

  16. Para eso pedI a Arcadi que enlazara el texto, para mayor claridad. Pero consultado el insigna latinista se reafirma en su interpretación, no pretendiendo desde luego que sea prescriptiva.

  17. Perro, quiero que sepas que no paro de recibir comentarios entusiastas de agradecimento sobre el corto de “Pipas” que nos enlazaste. Lo envié a mis contactos y estos no paran de reenviárselo a todo quisqui, con la consiguiente explosión de estados de júbilo y posteriores envíos. Así pues, ese vídeo está propagándose de forma geométrica por muchos hogares y oficinas españoles, europeos y allende los mares. Gracias de todas nuestras partes. (Menda lo ha visto varias veces, y cada vez descubro más detalles)

  18. Proc, a mí me llama la atención la cantidad de parejas de mi generación y de generaciones más jóvenes que siguen reproduciendo con exactitud los comportamientos más tradicionales: mujeres amas de casa y hombres en el fútbol y en el bar. Y son gente post universitaria.


Los comentarios están cerrados.