El hombre lobo, Manuel Mandianes en El Mundo

Los políticos se creen los poseedores exclusivos de la verdad. A quien no piensa como ellos lo condenan a las tinieblas exteriores. Les importa un rábano la verdad expresada por Ortega: «La vida pública no es sólo política, sino, a la par y aún antes, intelectual, moral, económica, religiosa; comprende los usos de todos los colectivos e incluye el modo de vestir y el modo de gozar». Además de no querer gente que piense diferente de ellos, los políticos no quieren a nadie que pueda hacerles sombra; pueden nombrar consejeros a intelectuales de su partido, o afines, quienes, aunque piensen de manera diferente a los políticos, se callarán por miedo a perder las migajas que les pueden caer de aquí y de allí. A estos intelectuales se les señala con el calificativo peyorativo de apesebrados, y con el institucional de orgánicos. Tanto los políticos como los intelectuales orgánicos condenan desde la oposición lo que decretarían y defenderían si estuvieran en el poder.

El hombre lobo, de Manuel Mandianes en El Mundo


  1. Y que la mujer del César disimule que por ello es la mujer del Cesár y en el paraninfo aplaudimos.

    Pues sí

  2. Me gusta la conclusión, claro, pero el artículo no. No me parece claro, demasiadas vaguedades de esas que despiertan la simpatía y el aplauso general. Hay cosas que incluso me han molestado un buevo, por ejemplo, la forma de defender que el “castellano” va a servir a los niños gallegos, vascos y catalanes para recorrer el mundo. Yo creía que en el mundo el “castellano” no se habla, que lo que se habla es el “español”. Pero es que además pensaba que el castellano o español es tan lengua propia de las comunidades citadas como esos Patrimonios de la Humanidad que hay que conservar.

  3. Bueno va … que todo hay que explicarlo:

    La expresión “la mujer del César” se emplea cuando se exige a una persona pública una rectitud moral excesiva y escrupulosa.

    La expresión proviene de una frase de Julio César recogida por Plutarco (VP 50.125). Julio César dijo: “Yo no quiero que mi mujer sea supuesta ni de la menor sospecha”. Otros traducen: “Sobre la mujer del César no debe caer ninguna sospecha”.

    Cuenta Plutarco que un patricio romano, Publio Clodio Pulcro, estaba enamorado de Pompeya, la esposa de César y que, aprovechando una fiesta, entró en la casa de César, vestido de tañedora de lira, pero fue descubierto y castigado por ello. Sin embargo, Plutarco dice que César, aunque estaba seguro de que no había ocurrido nada deshonroso y de que su mujer le había sido fiel, repudió a Pompeya.

    El hecho parece ser cierto y dio lugar a la frase completa la mujer del César no le basta con ser honrada, debe parecería. También es cierto que César era realmente, no sólo lo parecía, un adúltero.

  4. Gracias, Tareixa.
    Es que por un momento había pensado que igual era usted la mujer de Mandianes. Se lo juro. Y sí, ya lo sé.

  5. (O sea, que lo que sé es eso que se le ha ocurrido pensar de mí, no lo del traje. Gracias de nuevo).

  6. El tal Mandianes es antropólogo del CSIC, menuda mamandurria! Y vaya texto pedante e insustancial, mil veces regurgitado.

  7. Un texto plagado de citas, name dropped, sin una sola idea original. Y vive del erario público. Uno mas , qué importa.

  8. Los valores no son objetivos como pensaba Platón, ni subjetivos como pretendían los románticos. Son intersubjetivos y hay que construirlos en un proceso deliberativo. Pero este proceso debe hacerse en condiciones tales que no pueda darse la “racionalidad instrumental” (afortunada expresión acuñada por la Escuela de Frankfurt). La deliberación en los consejos de las Cajas de Ahorros es ejemplo extremo de ello: teóricamente representaban los intereses de todos, pero sus decisiones eran instrumentales en favor suyo y de sus amigos y correligionarios. Esta es una clave importante del problema polItico actual y no hace falta ser del CSIC para exponerlo con claridad, mesura y sin citar a Ortega.

  9. El otro día una viajera leyendo a Jung; hoy, en el metro, un hombre estudiando un ajado Método Montecarlo de Matemáticas. (Un hombre cuyo aspecto era exactamente el que cualquiera imaginaría para un hombre que lee libros de matemáticas en el metro).

    Bien es cierto que son excepciones. Frente a él y frente a mí, una china manipula una bolsa verde fosforito. Parece contener albóndigas para gato, pero como quiera que al cabo de un instante la abre y extrae una y se la come, deduzco que son albóndigas DE gato. O quizá de abuelo, por seguir con los tópicos.

    Testigo de esa escena que presencio con desagrado, pensaba yo que cada día soy más gruñón, por ejemplo porque odio a la gente que come en el metro; mas pronto constato que me he juzgado con demasiada severidad, pues un par de estaciones después sube una joven casi adolescente, con un pantalón deshilachado, mínimo, tan escueto que un poco más corto dejaría ver el cordoncito del tampón; y una camiseta sin mangas enseñando un sujetador de esos que se llevan precisamente para enseñarlos bajo camisetas sin mangas. Toda ella lozanía y naturalidad (¿escribir “Toda ella lozanía y naturalidad” queda muy gay?) El caso es que se sienta a mi lado (donde iba el matemático) y saca un cucurucho de no se qué y se pasa todo el trayecto comiendo, y yo, desde luego, no la odio en absoluto. ¿Ves – me digo -, que no eres un ascarrabias?

    Ya. Bueno.
    Tan solo un viejo verde

  10. (Estoy en casa Antuán cuando debería terminar un informe para mañana. He salido dos horas más tarde del trabajo, no lo he acabao y ahora debo seguir.
    Me siento un mierda porque no me van a pagar estas horas, claro.
    Pero sobre todo porque han echado a 4 personas de mi departamento – 75 despedidos en total – y el trabajo es el mismo de antes si no más, y lo que yo debería hacer es seguir trabajando mis 8 horas como siempre y que se note que somos 4 menos, coño, si quieren más trabajo que contraten más trabajadores)

  11. Gran entrada la de ayer.

    La de hoy, me apunto al comentario de Procu.
    (¿No será eManuel Mandianes alguno de ustedes, no?)

  12. Adaptaciones metabólicas hepáticas en vacas de alta producción durante el periodo periparto dice:|

    Agradecido Funes, de una pieza. Tan solo socarrat tono guiri cangrejo.
    Solárium móvil de diez millones de pesetas, sonido sensorround y disfrute curvero absoluto

    ¿Capasao? ¿Se han jubilado todos?

  13. Interesante artículo, Adapts: cargado de sabiduría.
    La mención que hace a la pregunta del tendero me ha evocado un día que entré en una boutique de Paris junto al Palais Royal. La elegante princesa que regentaba el lugar se dirigía al cliente diciendo “¿qu’est-ce que c’est que je peux faire pour vôtre bonnheur?”
    Ya cerró.

  14. La conversación de las damas me ha dejado desconcertado. Si me preguntaran dónde me he perdido apenas podría responder Y.

  15. Adaptaciones metabólicas hepáticas en vacas de alta producción durante el periodo periparto dice:|

    La verdad holmess, es que a mí me parece más una rabieta pero, como ya saben, yo soy mucho de rabiar y compartir…

  16. Adaptaciones metabólicas hepáticas en vacas de alta producción durante el periodo periparto dice:|

    Quicir que no sé cual es la solución excepto que volvamos a las ciudades-estado o a las aldeicas y así conocer a la masa y poder darle un cachete en persona si conviene, pero me identifico con la rabieta.

  17. Señores, ¿la masa empieza donde termina uno?, ¿un poco antes?, ¿un poco después?
    Es que he leído el artículo y me gusta regular.

  18. Adaptaciones metabólicas hepáticas en vacas de alta producción durante el periodo periparto dice:|

    Exacto justo donde termina uno… El problema es de los que creen que puede existir algún modo de organización efectivo, racional, justo…
    Los expertos claro no son la solución, que en sus manos hemos estado y estamos. ¡Qué decir de los intelectuales!

    Al que me de un ejemplo de organización social compleja en la naturaleza, sin pasar por la inaceptable asunción de jerarquías, clases sociales y (desde el punto de vista antropocéntrico) privilegios le doy un paseo en Porsche. (si me lo vuelven a dejar y si está buena)

  19. Adapts, por discutir y por pelear el paseo en Porsche: la naturaleza es mal modelo, nosotros estamos fuera.

  20. Existe un gran parecido entre la Religión que yo estudié y la Educación en valores que ahora se imparte. En ambas se da doctrina, fuera entonces el Espíritu Santo sea ahora el Multiculturalismo. Dicen que ahora vuelve la Religión, o la Historia Sagrada como decíamos entonces, pero parece que la Filosofía pierde protagonismo y pasa tambié a ser optativa. Abogo porque desaparezcan todas estas asignaturas, pues los menores carecen de intelecto para comprenderlas en su verdadera dimensión y solo sirven para intoxicarles de confusas ideas eruptadas por el profesor de turno. Abogo pues por la verdadera enseñanza laica, sin religión, ética ni filosofía. Ya tendrán tiempo de aprender esos mastuerzos, cuando se implante ( como ahora en Noruega) el servicio miltar obligatorio para hombres y mujeres. El sargento de hierro les inculcará entonces valores prácticos. Señor, sí señor. Esto sí que educa, vida al aire libre y disciplina.

  21. Adaptaciones metabólicas hepáticas en vacas de alta producción durante el periodo periparto dice:|

    Porque pretendemos estar fuera resultan inaceptables los modelos que funcionan.
    Ya incluí lo de inaceptable, pero es que la alternativa es no jugar. Mirar, encabronarse, aceptarlo “as is”, reírse, desear matar a alguien de cuando en cuando…
    ¡Es que encima luego vas y te mueres, conio…!


Los comentarios están cerrados.