Poco graves

Paseando ayer por la costa francesa damos en coincidir en que las voces de los varones franceses son, por lo general, más graves que las de los españoles. Aventuro la hipótesis —improvisada en ese mismo momento— de que a medida que descendemos hacia el sur las voces varoniles se vuelven más livianas; hay un norte escocés y normando y un sur arábigo-andaluz. Bajarse al moro es entrar en un territorio de voces poco profundas, de sonidos que nacen en la flor de la garganta. Hasta que llegan los hombres de la costa de Senegal, cuyas palabras parecen brotar del fondo de una cueva, y el orden se restablece.

Mi hipótesis es tan poco convincente que no me la creo ni yo, pero no apetece empezar a especular con la lingüística; sería poco edificante ver a dos filólogos pasear entre los bañistas hablando de lenguas que velarizan la k o nasalizan las vocales. Pero en lo que coincidimos ambos es en donde se produce uno de los picos máximos del languidecimiento vocal: Brasil.

Y sin embargo, cómo galopaba Roberto Carlos por la banda.

******

Apunta Arcadi Espada a un artículo de Cristian Campos en donde leo de nuevo el lamento milonguero de que lo que hacen las revistas del corazón o Jordi González no es periodismo. Periodismo es, al parecer, ese oficio legendario que no parece practicar nadie y del que se da cuenta en las películas de Wilder y en los artículos que alaban el periodismo. Yo fui cegado por ese mito y recuerdo que uno de mis profesores iniciaba todas sus clases con una frase augusta, «Bienvenidos al mejor oficio del mundo», que me dejaba siempre preocupado. Se me hacía raro que me diera la bienvenida entusiasta al periodismo alguien que lo había abandonado hace décadas por el funcionariado; tardé algún tiempo en darme cuenta de que le traicionaba el subconsciente y que el mejor oficio del mundo era, de largo, el de profesor universitario en una facultad de periodismo tan poco ejemplar como la de la Universidad del País Vasco.

Así que me temo que no, que periodismo es más bien lo que definía a Enriqueta La Pisa-Bien en Luces de Bohemia, «una mozuela golfa, revenida de un ojo, periodista y florista», es decir, una vendedora de periódicos, o de noticias, o de chismes (en el doble sentido de la palabra). No digo que no sea más bonita la leyenda que la realidad, pero en las Facultades de periodismo te alaban lo legendario (Bernstein y Woodward, Kapuscinski) y luego te enseñan contraperiodismo, que es lo que hay que aprender para ser jefe de prensa de un político, de una agencia o de una empresa; es decir, a ocultar la verdad ofreciendo información.

No digo yo que no sea más bonito pensar que periodistas, lo que se dice periodistas, hay más bien pocos. Pero entonces convendría dar nombre a toda esa legión de transmisores de noticias que vive de dar cuenta de las ruedas de prensa, de aventar chismes, de aflorar las líos de bragas y braguetas, o de perseguir las evoluciones del esférico. Que pagaron sus matrículas y obtuvieron su título. Y se lo dieron licenciados y doctores que se decían periodistas.


  1. Chfi, chofi, chofi.
    “Y sin embargo, cómo galopaba Roberto Carlos por la banda.”
    Qué bien metaforizas, Perro. Es por eso que te quiero a veces.
    Veo a Robrerto Carlos, veo a la banda, pero jamás hubiese sabido tildar tan excelsamente de “galope” ese derroche de generosidad del primero para con los segundos.

    “Yo quiero un coro de pajaritos…”

  2. Y las voces de los hombres son más graves que las de las mujeres en todas partes. Pero una vez leí que el timbre de las francesas es más agudo que el de las españolas, era un estudio de hace bastantes años y esto puede haber cambiado, y puede también que el estudio fuera una filfa de esas, estadísticas de pacotilla para titulares llamativos de gacetilleros de las ciencias fonéticas. Pero parece un hecho que en los timbres de las voces influye algo más que el tamaño de la glotis y las condiciones articulatorias a que obliga cada código lingüístico, está también lo psicosocial (que las francesas son más femeninas, que desempeñan mejor el estereotipo, era la idea). Me acuerdo de que Holmesss habló de unos norteamericanos de voces graves como batracios. La gravedad es el timbre del poder. Un jefe con voz de pito tiene un problema, y si no que se lo pregunten a Montoro cuando corre por la banda.

  3. (Primera reinvidicación para la existencia del FB. Tesis: “Roberto Carlos, con su languidecimiento vocal (y consonántico, añado), como visionario de la internaútica revolución sociológica”.)

  4. (¿Caralibro?)
    Una vez, hace muchos años, escuché en una conferencia que las mujeres en el siglo XVIII tenían el timbre de voz un par de octavas por encima de como la tenemos ahora.
    Al parecer, la revolución industrial afectó a que las mujeres tengan ahora la voz más grave. Aunque quedan algunas reminiscencias por ahí, que nos suelen resultar como poco, curiosas (cuando no desagradables.)

  5. No me vaciles tú.
    Mi Roberto Carlos estaba antes que tu Roberto Carlos.
    Mi Roberto Carlos galopa mejor que tu Roberto Carlos (y eso con todos los clavos que lleva que parece un cyborg el pobre)
    Y para voz brasileña, la de mi Roberto Carlos.
    (Y que no me lo toques, que ése es uno de mis santos)

  6. (Es más: atrévome a decir que a tu Roberto Carlos, su mamá le puso ese nombre por mi Roberto Carlos)

  7. De eso no tengas ninguna duda. Su mamá quería que fuese cantante de samba, pero su papá que fuese futbolista. Yo creo que ella se equivocó con la dieta.

  8. (¿Tú también eres merenguito, Perro? Ay, no te va nada)
    Las mamás no se equivocan. Ella quería que él fuese futbolista.

  9. Con el fútbol tengo una relación parecida a la que tengo con la ópera. Como cantan muy alto, les oigo.

  10. Gacho, también creo haber leído que el enjuague bucal con orina lo practicaban ya nuestros primeros padres. (Estrabón sobre los pueblos del Norte de la Península Ibérica).

  11. Y que sirve asimismo para la urticaria por ortigas valga la redundancia y para cazar grillos, pero eso ya no sé cómo es.

  12. Gran entrada, Perro.
    ***
    De esta me he quedado pensando con la parte sobre el periodismo, porque ayer leí el de C. Campos y me gustó. Pero su comentario me ha hecho caer en lo que en la idealización hay de mistificación.

  13. El asunto de la dentadura blanqueada con orina le ponía contento a Catulo. En el carmen XXXIX vuelve a tocarle las narices a Egnatius (que según ciertos autores podría ser un poeta hispano imitador de Lucrecio) de quien le molesta su simpatía y la blancura de sus dientes. Y especialmente que fuera un competidor y que se tirara a su Lesbia, claro.

    Recojo una magnífica traducción de Antonio Martín Ortiz (http://antoniomartnortiz.blogspot.com.es/2009/06/catulo-poema-xxxix-egnacio-un-celtibero.html; cuidado con la página, que carga mucha basura).

    XXXIX

    Egnacio, por tener blancos los dientes,
    sonríe continuamente en todas partes.
    Si se acerca al banquillo de un acusado,
    cuando el orador provoca el llanto,
    él sonríe.
    Si hay lamentos
    junto a la pira de un buen hijo,
    cuando la madre, desolada,
    llora a su único hijo,
    él sonríe.
    Sea lo que sea,
    dondequiera que sea,
    ocurra lo que ocurra,
    él sonríe:
    tiene esa enfermedad ni elegante,
    según creo, ni educada.
    Por eso, tengo el deber
    de darte un consejo, buen Egnacio.
    Si fueses de la Urbe, o sabino, o tiburtino,
    o un ahorrador umbro, o un obeso etrusco,
    o un lanuvino moreno y de buenos dientes,
    o traspadano
    (para mentar también a los míos),
    o quienquiera que sea
    que se lava los dientes aseadamente,
    ni aun así querría yo que tú sonrieras
    continuamente en todas partes:
    pues no hay cosa más estúpida
    que una risa estúpida.
    Pero, eres celtíbero:
    en tierra celtíbera,
    con lo que cada cual meó,
    con eso suele frotarse por la mañana
    los dientes y las rojas encías,
    de modo que,
    cuanto más limpios están
    esos vuestros dientes,
    más cantidad de meado
    proclamarán que tú has bebido.

  14. “Pensaba que era un judío que se odiaba a sí mismo y resulta que soy un antisemita normal y corriente, como los demás”.
    El payaso Krusty en Los Simpson.

  15. En Kakania.
    Cada día nos hacemos más escépticos cuando asistimos al espectáculo de un estrambótico sistema binario, estatal y autonómico, de ocultación de la realidad de nuestra deprimente ‘Kakania’ (Kataluña y Kastilla).
    El nombre Kakania no tiene connotación escatológica alguna, Robert Musil fue el inventor del término en El hombre sin atributos, surgió como sustituto irónico de la doble K, que no significaba Kaffee und Kuchen (café y tarta), sino Kaiserlich und Königlich, imperial y real, cuando las cosas empezaron a ir mal en su país.
    Kakania interesa, más allá de referencias históricas, porque alude a una situación política sin salida, a un sistema agotado que ha dejado de creer en sí mismo, porque no se sabe ser fiel a la tradición de incorporar las diversidades -respetándolas- en un gran tronco K und K.
    Kakania, ese extraño (pero no imaginario) lugar, “aquella nación incomprensible… que en tantas cosas fue modelo no suficientemente reconocido… administrada por un sistema de circunspección, discreción y habilidad… únicamente la aversión que unos hombres sienten contra las aspiraciones de los otros, se había presentado temprano en este Estado…
    Ante la ley, todos los ciudadanos eran iguales, pero no todos eran igualmente ciudadanos… según la Constitución, el Estado era liberal, pero tenía un gobierno clerical… se disfrutaba de una libertad negativa… se fantaseaba sobre lo no realizado, siempre con la sensación de no tener la propia existencia suficiente razón de ser…
    En Kakania el genio era un majadero, pero nunca, como sucedía en otras partes, se tuvo a un majadero por genio… a pesar de todo lo que se diga en contra, Kakania era un país de genios, y probablemente esta es la causa de su ruina.”
    [de Facebook]

  16. (Como se nota que el personal anda de vacaciones.
    Mañana pruebo lo del blanqueante natural (yo sabía lo de los sabañones porque lo vi en lo de los santos inocentes (y por alguna batallita de mili que escuché), pero como colutorio, la verdad, se me hace bola. Sé que son prejuicios, porque si lo piensas, oye, más natural que eso, y encima de tu propio cuerpo; pero así y todo, creo que lo ofreceré para la paz del mundo)
    Buenas noches.
    Momentos musicales al hilo del día:


    (¡Qué grande, qué galope!)

  17. El título de hoy es casi el del último libro de Ángel González, Nada grave, unos pocos poemas inéditos del año de su muerte (2008). El último es este:

    Caída

    Y me vuelvo a caer de mí mismo
    al vacío,
    a la nada.
    ¡Qué pirueta!
    ¿Desciendo o vuelo?
    No lo sé.
    Recibo
    el golpe de rigor, y me incorporo.
    Me toco para ver si hubo gran daño,
    mas no me encuentro.
    Mi cuerpo, ¿dónde está?
    Me duele sólo el alma.
    Nada grave.

  18. Bremaneur | 7 agosto, 2013 a las 6:45
    España se ve distinta desde el zulo del Marqués. Ley y orden. Ya tengo el título de su biografía: No era mentira.

    Con todos los respetos, aquí hay mucho cursi.

    Soy muy lento, lo reconozco y pido excusas.
    Obtenidas éstas, quiero decir que no he dejado de dar vueltas a lo de Brema.
    Siendo cierto lo que anuncia con todos los respetos, ¿porqué molesta? ¿No es la verdad el consuelo de tantos males?
    Y antes de eso, ese título para una biografía, tan sugestivo: ¿acaso era mentira lo que ahora declara que no fue mentira? Sólo en esa cuestión ya hay para un par de capítulos muy interesantes, al menos para una entrada, para un comentario un poco extenso. Qué hace que personas o situaciones resulten increíbles, hasta que les otorguemos veracidad? ¿ la ausencia de previsibilidad?
    Y por encima de eso, una sensación de incomunicación, la que provoca quien invoca la existencia de canales privados, ajenos e inaccesibles a este foro. Canales legítimos, claro está, no tanto como su exhibición, cuya caricatura más graciosa sería aquello de “tiene un mail, fulano” , “revise su correo, zutano”, ” ya he recibido el paquete, mengana”, comentarios felizmente desaparecidos últimamente.

    Ah! Invocar normas de conducta, cuando lo que uno desea es aprender a ignorar tantas de ellas….

    El viento del norte ha hecho una limpieza total del mundo visible. Los horizontes son más lejanos y claros que nunca, y compensa la prohibición implícita de hacerse a la mar.

  19. Me refocilo con el último número de “Foreign Affairs”, da soluciones para todos los problemas, aunque todas ellas se me antojan inaplicables o futiles. Quizás lo mas cómico es el Abenomics o pla de Abe- san para sacar a Japón de la estanflación crónica. En realidad es publicidad pagada pues incluye un “sponsored report”. La receta de meter en vereda a los financieros con fieras regulaciones lleva al capitalismo de Estado, como los chinos, de los que la revista se ocupa con fruición. La recomendación a Obama de que intervenga en Siria parece que no será seguida, y menos todavía la de que la UE se convierta de inmediato en un Estado Federal como los USA. En este último canto al sol colaboran Juanli y Felipón, conocidos estrategas del botijo. Lo mejor el análisis de los drones. No se lo pierdan, por solo 12.99 $.

  20. Holm, lo que Brema constató en la visita que giró al Zulo, es que toda la aparente fantasmagoría que he diseminado durante años es sorpendentemente cierta. Por ponerle un ejemplo nimio, pudo observar en directo la tabla de gimnasia de corte militar que ejecuto vestido de caqui antes de zambullirme en un albercón rodeado de pacas de cebada. O, de mayor fuste, la noticia de la existencia real de Rodicka (la que cantaba, zalamera “gol de Raúl”, al notar vencida la resistencia de su esfínter)

  21. Ocurre, Marqués, que temo haberle introducido en un paréntesis que prometo cerrar enseguida, paréntesis que le ha cosificado, convertido en un objeto de análisis, en una obra de arte. Y claro, no es posible estudiar el Quijote y que de repente don Alonso Quijano te interpele para decirte cómo debes entender eso o aquello.
    Aunque le haya elevado a la categoría de inmortal obra de arte entenderé su lógica desazón, por tanto lo cierro y me siento en deuda; a ver si se me ocurre una compensación.

  22. procurofijarme
    8 agosto, 2013
    Gracias.Tiene un mail.
    No funcionan algunas opciones del blog para contestar comentarios.
    [Antes contábamos en los NJ’s con servicios de ayuda informática, mejor que la de los portales].

  23. Gracias, Tipo. Pero parecería que lo ha hecho a propósito para ilustrar el comentario de Holmesss (17.33). Es un comentario sobre la entrada en el blog de Tipo Material. El fracaso, un gran tema.

  24. El viento, un gran tema.
    Mi peluquero fue pescador antes de entregarse al peine y sabe mucho de vientos y de todos los secretos del tiempo de los meteoros. Salgo de la peluquería unas veces rizada, otras de punta y otras chamuscada, pero siempre contenta. Por aquí en verano sopla mucho el Nordeste, que creo que es el que corresponde a Bóreas o Aquilón, pues el norte de frente será Septentrión sin rodeos. En mi opinión son unos vientos muy fieros que solo gustan a los niños, a los insensatos y a los griegos. Y de momento esto es lo que puedo decir del viento.

  25. Adaptaciones metabólicas hepáticas en vacas de alta producción durante el periodo periparto dice:|

    Oiga Marqués, ¿guardó algún CETME en el Zulo?
    Si es así envíeme un mail para organizar la resistencia contra los marines de la Royal Navy, que vienen enfilaos a Gibraltar.

  26. Adaptaciones metabólicas hepáticas en vacas de alta producción durante el periodo periparto dice:|

    A ver si vamos a enviarnos mailes privados sólo para filosofías, poesías y demás tontás.

  27. “Los niños menores de cinco años son las principales víctimas de esta infección causada por parásitos ‘Plasmodium’. Los primeros síntomas suelen darse 10-15 días tras la picadura. ”
    Y ya solo por eso, ésta: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/08/08/biociencia/1375986959.html?goback=.gde_1776066_member_264465378, es una buena noticia.
    Dios quiera que no primen los intereses comerciales como siempre y todo en este mundo, y prime aunque solo sea el sentido común (dejemos ya aparte la solidaridad, piedad, compasión… porque pa qué?)
    Buenos días nos dé dios.

  28. (Hay hoy verdaderos problemas para comentar en esta bitácora. Que lo sepan los correspondientes funcionarios de su administración)


Los comentarios están cerrados.