Heroico e impopular

En esta notable clase magistral daba cuenta Arcadi Espada de las características que debería tener el nuevo periodismo. No voy a resumirla para que no se priven del placer de escucharla quienes aún no lo hayan hecho. Sólo voy a fijarme en uno de los asuntos capitales, la contaminación del periodismo por la ficción.

Esta contaminación se produce por diversos motivos, algunos espurios, como que la ficción es más barata que la investigación, pero entre ellos está la «obligación del sentido», la obsesión por dar dar explicaciones cuando aún no se conoce lo que ha ocurrido. Espada lo achaca a un «amor a la consecuencia» deudor de las enseñanzas aristotélicas. El periodismo se cree obligado a que el mundo sea comprensible pese a que cualquier periodista medianamente inteligente, llegado a cierta edad, ha descubierto que «la vida no tiene sentido».

Sin embargo, que la vida carezca de sentido es tan irrelevante para el periodismo como para la arquitectura o la física nuclear. De hecho, prácticamente todos los humanos que estamos en el secreto de que la vida carece de sentido nos comportamos como si lo tuviera, para no estropear la ilusión del personal ni contribuir a propagar el caos. Los más febles se suicidan, pero es porque no tienen aficiones, digo ficciones.

La ficción, ciertamente, sirve para dar sentido al mundo. Lo confiesan indirectamente muchos escritores cuando responden que para ellos escribir es otra forma de conocimiento; es decir, que no siendo capaces de entender mediante los mecanismos de la razón (como nos ocurre, por cierto, a todos) prefieren recurrir a las ficciónes explicativas o las ilusiones poéticas que iluminen (o numinen) su desconcierto. Hay ficciones muy trabajadas, creadas colectivamente, que ofrecen marcos bien amueblados y muy confortables para apaciguar la angustia, como la religión o las ideologías. También funcionan bien sentimientos como el amor o la solidaridad. Incluso hay ritos cíclicos civiles, como la temporada de ópera, el circuito de festivales, la liga de fútbol o las movilizaciones políticas o nacionalistas, que reemplazan con cierta eficacia a los mecanismos cíclicos de las religiones para dar sentido al transcurrir de la existencia.

Los humanos somos seres narrativos, animales en el tiempo que articulamos nuestra experiencia recurriendo al relato porque somos incapaces de hacerlo (bien) de otra manera. Nuestro pensamiento tiene discurrir por la sencilla razón de que entre el inicio de esta frase y su final ha pasado el tiempo y ha cuajado una idea. Y para la mayoría de la gente, cualquier narración o explicación, cualquier discurrir temporal, conlleva una enseñanza. Incluso aunque el periodista no «explicara», el lector sacaría consecuencias y encontraría o reclamaría moralejas; no suele ser soportable que después de una parrafada como esta, el texto no sirva para nada y nadie «aprenda» algo. Es decir, aunque sé que Espada tiene razón al reclamar que el periodista se olvide del porqué para centrarse en el qué, quién, cuando y cómo, creo que su pretensión es una tarea heroica e impopular. El lector no quiere tener que construir su relato ni hacerse sus propias ideas; paga por su periódico (cuando paga) y lo que quiere son respuestas, no preguntas: quiere saber quienes son los malos y crucificarlos. Por eso triunfan los cotillas, los cuentistas y los chivatos. El periodismo ordena el caos. Narrativamente.


  1. Lleva vuecencia dos días que se sale, PerroAntoine.

  2. [Aplicando Kapuscinski].

    La tiranía del número dos.
    Una característica de la ideología que nos domina inadvertidamente es la de dividir el mundo, incluso el virtual, en dos, los buenos y los malos.
    La ideología es esa incapacidad de contar más allá del número dos.
    Pero con una importante distinción: los ‘perdedores’ son justificados por la condición histórica; los ‘tiranos’ no.
    Si el mundo, y el blog, está formado por ‘verdugos’, por una parte, y ‘víctimas’, por la otra, una vez asignado el puesto de perseguidos, paradójicamente otros terminan siendo acusados de ocupar exactamente el lugar de los sicarios.
    El antídoto para esta situación sería recordar a Leibniz: “Nihil est sine ratione”.
    Aunque la idea de razón o pretende dominar la realidad -y entonces se transforma en ideología- o bien, aprende a respetar la alteridad de lo que sucede en una posición de mayor apertura y sabe reconocer sus propios límites.

  3. Adaptaciones, creo que se me ha adelantado.

    Hoy Perroantuan me ha decidido a escuchar la lección de AE. Advierto que estaré atento al color del pelo, yo no conozco a ningún no-calvo que habiendo superado una edad carezca de canas más o menos arrebatadoras para las féminas.

  4. Esto es un juicio de valor, Perro: “El lector no quiere tener que construir su relato ni hacerse sus propias ideas; paga por su periódico (cuando paga) y lo que quiere son respuestas, no preguntas: quiere saber quienes son los malos y crucificarlos. Por eso triunfan los cotillas, los cuentistas y los chivatos. El periodismo ordena el caos. Narrativamente.” Pero tú mismo, oye, como eres de la fracción de los listos.
    —————————————-
    Que no me molesto en seguir con lo de AE, conferencia que escuché con muchísima, muchísma atención, y que percibí, entendí y analicé con maestría, que no necesito que me aclaren nada so listos; pero que paso de exponer mis conclusiones, que ya veo que la sábana ha subido mucho de nivel. Tanto, que se centra en lo literario y nada entiende del pensamiento científico ¡Oh, qué paradoja! (¿paradojas sí valían, no? de las paradojas no decía nada. Metáforas kaka, pero paradojas??), que estan ustedes muy reverdes, tanto que se creen.
    ——————————————————————
    Respecto al abanderado de la fracción dura, ese que se rasga las vestiduras y echa chispas cada vez que alguien le insulta (cosa harto frecuente y comprensible); ése que, sin embargo no se corta un duro a la hora de insultar a los demás (sobre todo cuando son de género femenino ya que es un acomplejao genérico), decirle que se esté tranquilo. Que yo soy más antinacionalista que él, puesto que yo no vendería a mi madre, ni cambiaría de chaqueta por unos cuantos cuartos, cosa que él sí. Y que respecto al Sr. Boadella, no ha montado espectáculo que yo no corriese como una perra a presenciar, porque me parece un genio; me parece un maestro de la escena (con todo lo que eso implica) y he aplaudido y disfrutado absolutamente todos sus trabajos que jamás me defraudaron.
    Y aprovecho la ocasión que me brinda este espacio para enviarle muy cordialmente a la mierda. So chulopiscinas repipi.

  5. Pasar una semana en un cuatro estrellas no conocido previamente, buscar desesperadamente un bar que no tenga el aire acondicionado “para ahorrar”, ver desgañitarse empleados de buena voluntad porque la dirección ahorra donde no debe y otras muchas desgracias que no contaré para no aburrirles, acaban rápidamente con los contados momentos de esperanza de uno en la industria (única) de este país.

  6. ….un bar que no tenga el aire acondicionado APAGADO “para ahorrar”…

  7. Una reflexión en lo tuister_666 de Tse me pareció muy acertada, venía a decir, (porque no me voy a poner a buscarlo) dado que la realidad se ha ido volviendo cada vez más compleja y los homínidos normales no pueden dedicar esfuerzos enciclopédicos para desenmarañarla, los periodistas, la prensa, eran una especie de brujos de la tribu, intermediarios de confianza en los que delegábamos para que nos aligeraran el trabajo de la comprensión.

    Lo que ya no recuerdo si decía Tsevanrabtan o lo digo yo, es que la complejidad sigue creciendo y la media intelectual o de capacitación profesional de los periodistas sigue bajando. ¿Cuál puede ser el movimiento lógico del lector? Evidentemente buscar nuevos brujos pero esto enfada a AE huevo y medio. Eso los que busquen entender y juzgar, los otros tienen el Marca, las TV generalistas todas, los diarios todos, para que, como dice PerroAntoine, les digan quien es el culpable.

  8. joder….
    …se HABÍA ido volviendo…

  9. Holm, AE tiene canas en las sienes, como corresponde a su edad. Otra cosa es que las féminas vean donde no hay, y no vean lo que hay. Por eso una mujer-periodista es el no va mas del disparate. Pongan ustedes mismos los ejemplos, hay “ande” elegir.

  10. He tenido la desgracia de que me regalen (algunos regalos son un insulto) la novela de Joaquín Leguina “La luz crepuscular”. Advierte el autor que “la novela tiene un notable componente autobiográfico”. Lo malo es que mezcla los nombres reales con los de ficción de forma aleatoria, por lo que el desventurado lector se hace la picha un lío. Hace tiempo que no había leído un bodrio de tal calibre. Mal político, peor escritor y soporífero tertuliano.

  11. GaChó, oyes, que yo no sé si soy de la facción o fracción de los listos, no te creas. Así que no te hagas la longuis y pon la segunda parte de tu análisis, que nos dejaste con las ganas.

  12. “yo no sé si soy de la facción o fracción de los listos, no te creas”.
    Touché. ¿Alguna cosa más?
    (Lo hice por ti, Perro de los cojones. ¿Quién puso el enlace? ¿Quién lo escuchó enterito (enterito ¿oyes?) con detenimiento, interés y fruición?
    Pues si lo que quieres es que tu palabra caiga sobre piedra, especifícalo y no la escucharemos, oyes. O si lo que pretendes es un “se mira pero no se toca” lo especificas también. Y si luego resulta que me aburro mucho, no preguntes si es que vale la pena seguir con la nave o no.
    O si ya, nombrémoslo también, quieres que algunas seamos suro pues lo dices, pero no te contradigas con los hechos, que pareces AE y me desoriento.)

  13. Qué carácter. Joder, que te digo en serio que me gustó mucho lo que pusiste y que me he quedado con ganas de la segunda parte que habías prometido. Pero a mi, que soy de letras y poetiso en la intimidad, me interesa mucho el asunto de la ficción, la narración y todo eso. Por cierto, que tenías alguna pega sobre el asunto, ¿no?

  14. Pirata Jenny
    Espacio publicitario: aunque a las librerías llegará más tarde, en septiembre, ya pueden hacerse con “Libro de la niebla” a través de la web de la editorial Amargord por el módico precio de 10 euros.

  15. Hay una idea de la charla de AE que me parece especialmente importante y valiosa, y es cuando advierte que el periodista debe tratar cada hecho de un modo estrictamente individualizado, en su singularidad, sin echar mano de generalizaciones o tratar de acomodarlo en moldes explicativos previos. Y entonces, a modo de ilustración se refiere a Madame Bovary: Madame Bovary no existe, pero cuántas mujeres en la provincia de Francia no estarán calentando le pot au feu a sus gañanes en este preciso instante; son palabras de la correspondencia privada de Flaubert. Un buen ejemplo, es verdad, la novela crea arquetipos, algunos de gran trascendencia en nuestra comprensión de lo que significa ser un hombre. Con todo, yo creo que donde más y mejores ejemplos puede obtener para la reivindicación de lo singular es precisamente en la propia literatura. Sin ir más lejos, yo misma me acabo de tropezar en el pasillo de casa con esta cita de Simic, ajustadísima al caso:
    “Los poetas líricos perpetúan los valores más antiguos de la Tierra. Afirman la experiencia del individuo frente a la de la tribu” (Georges Simic, 2010 [2003]: Una mosca en la sopa. Memorias, Madrid: Vaso Roto, p. 214).

  16. Ya me he pedido el libro de Pirata. Ha sido fácil, parece una editorial formal y solvente. La portada es muy, muy bonita.
    Pirata, perdóneme la curiosidad: ¿el nombre del autor es seudónimo?

  17. Pirata, creo que los Cheyenne no eran “los Guerreros del Perro”, sino “los Guerreros-perro”.

    Salvo que sea un homenaje a Perroantuan.

    Por cierto, vaya deriva nihilista, Perroantonio

  18. Gracias por avisar de la tilde, Mr. Verle.

    Funes, de lunes a viernes soy nihilista de baja intensidad y en las noches de luna llena, como Johan Sebastian Mastropiero, me convierto… al budismo.

  19. Proc, tú que eres muy de letras… Espada habla de renunciar a los arquetipos y tratar a los hombres, como dijo el poeta, de uno en uno. ¿Quién es ese poeta? ¿Vallejo, Neruda?

  20. Cuando dice que un hombre solo y una mujer, así tomados de uno en uno, y no sé qué de un polvo.

  21. Ah, tenía que haber sospechado de ls catalanes. Pero no me suena. Y no llevo la biblioteca puesta.

  22. Perro, ha desparecido su afoto. ¿Eso es el nihilismo? Me está haciendo sufrir.

  23. Perroantuan en 13 agosto, 2013 a las 0:01
    Puaj, Los Suaves, los favoritos de Bremanuel.
    ***
    Me cago en el dios que te menea. ¡Un respeto!

    Voy a leer algo de Ledesma Ramos. Estoy fascinado con su heroica muerte a manos de la chusma roja.

  24. Hombre, ese señor salía en mi Enciclopedia Álvarez. Creo que junto a un dibujo de España golpeada y partida por una hoz y un martillo.

  25. Qué interesante todo. Yo casi me compro una camiseta de Los Suaves en los tenderetes de fiestas, pero en eso que he pensado que llevar a Brema todo el dia pegado al corazón me haría sufrir muchísimo y que para qué mortificarme de esa manera.
    ——————————————————————
    Bien, pues adentrémonos en el abismo.
    Estábamos con, lo que según la tesis de Espada, son las deudas del periodismo a la ficción literaria, y teníamos
    +Una sobreexposición a la cultura frente a la naturaleza:
    Y nos habíamos quedado en el enorme peligro que el periodismo ha heredado de lo literario y que consiste en la obligación/ búsqueda del sentido.
    Señala que parece ser que la obligación fundamental del periodista es darle sentido sistemático y diario, a la vida. Es decir poner los hechos en una suerte de cañamazo semántico, de significado, donde adquieran una causalidad y una explicación perfectamente razonable y coherente. Y opina Espada que esta actitud tiene su máximo exponente precisamente en la novela, y aquí pone el ejemplo de Ana Karenina realizando un spoileeeeeeeeer (¡¡joder!! ¿Ana Karenina se tira al tren? Jo. Pues ya no me la leo)
    Y señala que la búsqueda del sentido puede resultar una suerte de tortura insoslayable para un periodista. ¿Y qué ejemplo pone llegados a este punto?: ¡La crisis económica!, dice que la crisis económica no puede explicarse mediante razones racionales, porque de haber sido así, hubiera podido ser previsible. (¿Perdón? ¿Qué pasa, que porque lo diga Espada nos vamos a tragar este comentario? ¿Es pueril o no es pueril? ¿Tenía que ver el bajo nivel intelectual (que no literario) de la audiencia o qué?, ¡Por favor, hombre, por favor!)
    Entonces enuncia que “el sentido está en las novelas. El sentido no está en los periódicos.” Y utiliza el símil del pie de las japonesas (bueno, eran las chinas, no las japonesas, http://es.wikipedia.org/wiki/Vendado_de_pies pero da igual, total, tienen todas los ojos rasgados, y da igual China que Japón ¿no?; digo yo que si lo vas a poner de ejemplo, hombre de dios, te lo curres un poquito, pero que no pasa nada, que lo dice el maestro), con el hecho de querer buscar el sentido a los hechos de la vida, a la realidad (esto no me acuerdo de cómo lo casa; pueden mirárselo ustedes en el minuto 40’ 33’’)
    Y siguiendo con el ataque a la búsqueda de sentido, afirma que el periodismo no debe tratar a las personas en sus arquetipos sino una a una, y nombra el caso de Whitney Houston, “una mujer rota por el amor y por las adicciones” y añade (en un resbalón poético) “que es lo mismo ¿no?”. Denuncia que los periodistas se limitan a aplicar plantillas: “drogas”, “amor frustrado”, “juventud perdida”… Y señala que con la entronización del arquetipo a cada paso perdemos a las personas (totalmente de acuerdo)
    Sigue: Un periodismo responsable tiene que considerar que los hombres en los periódicos están de uno en uno, no de grupo en grupo necesariamente (ya bueno, Espada, pero ¿qué me dices del poder de la masa?) porque solo uno a uno pueden adquirir esa pequeña parcela de sentido a la cual, a esa sí (¿??????????) podemos mínimamente aspirar (esto no está bien argumentado se pongan como se pongan) y vinculado también con el arquetipo pero ya entrando en una de sus manifestaciones literarias más estridentes, se encuentra el gusto casi patológico del periodista por las metáforas, y añade “ustedes tengan en cuenta que cuando un periodista utiliza metáforas, es que no tiene nada mejor que hacer, porque, naturalmente (¿???????), las metáforas suelen ser agarraderos fáciles a la hora de enmascarar la explicación real y profunda de las cosas” (a ver, espadín, a veces, las metáforas, sirven precisamente, para explicar las cosas)
    (Y más o menos a esta altura del discurso cuenta que se llama “epíteto de corral” al exabrupto. Y esto me encantó)
    Sigue: un periodismo 3C es un periodismo sin metáforas o reservándolas a su mínima expresión posible.

    Después sigue con otra idea sobre las características que debiera tener el periodismo, y señala que debería ser un periodismo culturalmente equilibrado. Entonces expone que los periódicos hablan mucho más de escritores que de científicos cuando los descubrimientos de la ciencia son hoy para la vida de las personas muchísimo más importantes que los descubrimientos metafóricos y que es absurdo y completamente increíble que el periodismo siga privilegiando en las páginas de los periódicos a los creadores humanistas frente a los creadores de ciencias ( y es aquí cuando expone su propio estudio “de campo” sobre el nº de referencias en el periódico El País desde 1976, a 8 escritores y a 8 científicos “comparables” según sus métodos estadísticos, que no explica en ningún momento, sólo dice al respecto que el estudio “está bien hecho”. Estudio que llega a presentar en una sala de conferencias de cualquier universidad de mierda de las públicas valencianas y sale de allí a gorrazos, porque es que es para morirse de risa el método científico aplicado; pero vamos que para quienes eran y cómo les llamaban, ya iba bien)
    Y con ese estudio de campo él demuestra que se está haciendo un periodismo completamente desequilibrado.
    Declara que el periodismo siempre se debate entre un cruce difícil: lo importante versus lo interesante, y que el desprecio que el periodismo está haciendo a los hombres que construyen nuestro mundo frente a los embellecedores (esto, Arcadi, es una metáfora) es como para hacérselo mirar.
    ————————————————————————-
    Y hasta aquí la segunda parte, que tiene mucha chicha.
    ——————————————————————–
    Gute Nacht a todos meinen Lieben

  26. Gacho, mis reconocidos aplausos a su labor reportera y crítica.
    Yo también me distraje con las chinas del Japón, creo que quería decir que no debemos operar un reduccionismo ritual a las extremidades inferiores de la realidad, que la realidad calza un cuarenta por lo menos.
    Les dejo con esta china japonesa de la parte de Corea haciendo de Coltrane con un cacharrito (cachalito):

  27. La crítica de Gachó a las ideas de AE es inútil, pues incurre en el error femenino por antonomasia: fijarse en lo nimio y olvidar el mensaje principal. Luego están los detalles de mal gusto, pero sobre eso no hablaré.

  28. El mensaje de AE es claro, sencillo y poco discutible: el romanticismo es el culpable. Ya hablamos aquí del daño que hicieron las ideas románticas en la política, pues fueron el caldo de cultivo del nacionalismo, el fascismo y el comunismo, tal como nos ha explicado Berlin con meridiana claridad. Demos esta lección por aprendida y no volvamos a empezar futiles discusiones. Aclaremos que los culpables no son los pensadores románticos, sino quienes se indigestan con sus ideas. Así, como expresa Safransky, otros pensadores que han hecho mucho daño son aquellos buscadores de la “verdad” como Rousseau, Kleist o Nietzsche. Sus ideas también han sido mal digeridas y han contribuido al disparate final del siglo XX.

  29. El relato romántico lo infecta todo, el cine, la literatura y el periodismo. Es la estupidez humana la culpable de que gocemos con estos relatos arquetípicos y rechacemos otras formas de contar las cosas. “A sangre fría” fue el culmen de la locura periodística: se modifican los hechos para que se adapten al relato. La novela de Leguina es otro ejemplo que nos es muy cercano. El escritor diseña un relato arquetípico: luchador antifranquista que protagoniza Mayo del 68, la caída de Allende en Chile y la Transición. Pero como su participación en tales hechos fue marginal mezcla la ficción para darle consistencia al relato. Esta es simplemente la basura periodística que denuncia AE, el cual no tiene nada en contra ni de Zola ni de Heine. Faltaría mas.

  30. + Coman carne roja.

    + A los lectores, las pajas de los periodistas y el periodismo ya nos la traen al pairo porque llegan tarde, ya están muertos.

    + Si tienes barba hijo mío, no te pica. Sólo te pica mientras aún no es barba, mientras crece, cuando es césped. No necesitas por tanto una crema hidratante que ¡por fin! acaba con el picor. Maricón, déjate una barba de hombre.

    + Marqués, vaya paradoja que esto no sea un putichat espumoso desde que prevalecen las mujeres. A mí me incomoda pensar tanto. Tareixa: I miss you…

  31. Hombre, hombre. Todo tiene un límite. Yo les disculpo, Marqués, a usted y a Brema, su misoginia. Me recuerdan mucho a esas falanges de madres divorciadas que se reúnen a tomar café y se dedican a despellejar a todo armado con un pene entre las piernas. Pero que usted me coloque en la misma oración, a tan pocas palabras de distancia, a Truman Capote de Joaquín Leguina. Hombre, hombre. Todo tiene un límite.

  32. -Yo no critico las ideas de AE, (todavía). No me convence cierta metodología suya (en esa conferencia) muy, muy, metafórica ni cierta incoherencia en su discurso que a veces podría intentar tildarse de provocación a la audiencia, pero otras de simple falta de respeto a la inteligencia de la misma. Detesto la falta de rigor que se permiten muchos (generlamente famosillos) amparándose (probablemente) en el “¿pero usted sabe quién soy yo?”. Esas cosas en la pública no pasan.
    -No existen errores tipicos femeninos por antonomasia.
    – Soy experta en abstraer las ideas principales de todo y de regodearme en los detalles delatores. Es por eso que puedo resultar tan molesta a los mediocres.
    -¿Tu mal gusto? No, el mal gusto vamos juntos a buscarlo; el tuyo, quédatelo.
    – Y sí, sí, todo lo que tú digas en tu verborrea de nombres y datos frutos de la suposicion de lo que quiere decir AE (que no dice), pero si no llega a ser porque yo le saco punta al asunto, no hubieses podido (intentar) lucirte.
    (Pero este es el sino de mi vida desde párvula. Ya no me sorprende.)

  33. Si mi credo se resume en “mujeres bellas y licores fuertes”, así figura en el frontispicio del Zulo, se entiende que mi misoginia no es mas que un argumento dialéctico. Pirate, nadie duda del gran escritor que fue Capote, pero inauguró el peligroso género que mezclaba ficción y realidad sin dejar claro donde terminaba cada una. Que mediocres como Cercas o Leguina hayan hecho de esto fortuna no es menoscabo para el escritor americano.

  34. No comprendo porqué no cierra el círculo de su argumentación puntualizando que Capote era, precisamente, maricón. Una fémina a los efectos.
    ¿Miedo?

  35. Proc, ha sido empezar la coreana a cantar la canción de marras y empezar a sufrir. A mi lo del misterio producido por elongación me enerva. Me daban ganas de darle un bocadillo y soltarle una hostia, aunque en orden inverso. ¡Acelera, hostias, que la vida es breve y no tengo tiempo para pasarla recogiendo narcisos!

    Como si la versión de Al Jarreau no fuera ya suficientemente enfermiza con su amaneramiento vocal y sus pretty girls in white dresses with blue satin sashes.

  36. gachoinlowercase | 13 agosto, 2013 a las 11:56
    Esas cosas en la pública no pasan.
    *********
    10/10

  37. ¿Ya hemos tocado fondo? No, aún podemos excavar. Estaba buscando en Youtube la versión clásica de «My Favorite Things» de Al Jarreau y me he topado con esto. Excavando.

  38. Perroantuan (hace nada): “¡Acelera, hostias, que la vida es breve y no tengo tiempo de que se me pase la vida recogiendo narcisos!”
    _____
    Você não tem sensibilidade.
    Você me faz muito chorar e muito sofrer.

  39. Dicen los de Greenpeace que el Ártico se derrite, Proc. No tenemos tiempo para llorar. Construyamos un arca y pongamos allí nuestros discos y nuestros libros. Pero la Youn Sun Nah que empiece a nadar.

  40. (A mí me ha gustado mucho la coreana (afincada en Francia, creo) Youn Sun Nah. Tanto, que ya me la he pedido pa cuando tenga trabajo y coche con lector de CDs. Eso, por no ver llegar el momento de ir a verla en directo.
    Maravillosa y de mi quinta, ¿Cómo hará para tener esa piel? Creo que es de fábrica.
    Gracias por el descubrimiento Procu)
    (Al Jarreau, otro día, que tampoco tiene mala pinta. Ay, qué desconectada ando desde que no salgo)

  41. — Oh, Camille, ¿no crees que estamos viviendo un momento musical memorable?
    — Desde luego, Jules, esta joven tiene un gran talento y elegancia.
    — Y una gran sensibilidad, Camille, no te olvides de la sensibilidad.
    — Oh, Jules, desde luego. Procedo a emocionarme.

    (Un gran descubrimiento, Proc. Intentaré mantenerlo oculto, no sea que se me llene la casa de gorgoritos.)

  42. L. está leyendo La resistencia, de Sábato. Me muerdo la lengua, recuerdo que también yo a esas edades escuchaba a Paco Ibáñez, leía a los patafísicos y tenía en mi cuarto un cartel con Lenin y Trotski atravesando la Plaza Roja, y la conversación discurre por las posibles formas de resistencia en un mundo donde el exceso te tapa la boca. Le hablo de P.O. como el ejemplo más reciente de resistencia que conozco.

    http://piratajenny.blogspot.com.es/2013/08/resistencia.html

  43. Con motivo de la muerte de Oriol Maspons hoy AE le cita:
    http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/elmundopordentro/2013/08/13/oriol-maspons-in-memoriam.html
    Me viene al pelo, ya que recuerda una frase de Maspons: nunca he fotografiado cursis ni horteras.
    El caso es que hace unos años vi con preocupación que unos niños iban a dejar de serlo, y empecé a dar vueltas a la idea de hacerles unos retratos. Empezaba a interesarme la fotografía y alguien me propuso, a mi requerimiento, el contacto con Oriol Maspons.
    Me lo pasé muy bien en su estudio charlando con él, y finalmente se hicieron los retratos, aunque había pasado el tiempo suficiente para que fueran de unos adolescentes: los niños ya no están ahí, hay que joderse.
    Así que, tirando por elevación, me absuelvo de la acusación de cursi que me había impuesto.
    Hace unos meses convinimos con un amigo girar una vista a Maspons, y yo quedé encargado de quedar con él. Probé varias veces de encontrarle y nunca contestaba. Mierda, debí haber sido más diligente, máxime cuando con el amigo nos reíamos diciendo: hemos de hacerlo, que éste se nos muere un día de éstos.

  44. Gacho, usted sí que tiene buen gusto y no Sarcásticus. Hay un montón de vídeos de ella en youtube. En un par de semanas ya he escuchado Lento unas quinientas veces. (Bien visto tal vez es otra forma inconsciente de acabar con ella, luego dejo de oírla y no la pongo nunca más).
    ***
    Holmesss, ¿quiere decir que pasó usted tanto tiempo charlando en el estudio con el fotógrafo que los niños se hicieron adolescentes en la salita de espera?

  45. Debemos dejarnos de debates entre ficción y no ficción, ya superados gracias al maestro Arcadi. El punto fuerte, ahora, es el del uso del lenguaje. Una vez muerta la novela (esto no lo entenderán las chicas) urge una renaixença de genios que arrumben a historiadores y filósofos, los peores escritores del mundo. Los periodistas parecen ser los elegidos, pero muerto Umbral no veo a ninguno que señale el camino.

  46. Hablando de poesía. A mí esto de la tercera cultura argumentada sobre todo como “ciencia, ciencia, ciencia, más ciencia por favooor” , que cantaba Aute, me recuerda un poquitín a la postpoesía de Fernández Mallo. Que no sé lo que es, a no ser hacer haikus con los enunciados de la teoría de la relatividad, que a él le debía parecer el colmo de la originalidad y es una cosa futurista bastante antigua. Pero por mí bien. Lo que me pareció detestable de aquel librito que ganó un premio de ensayo es el monigote que había construido para decir cómo estaba la poesía en España, y que su postconcepción se autoproclamaba haber superado fenomenal. No sé, a mí lo suyo me parecía una chorrada, pero que escriba lo que se le ponga, que hay democracia.

  47. Y con esto de que los males del periodismo se debe a que son de letras, pues no creo. Que si ciencias no hay, letras tampoco. La cuestión es más bien esa.

  48. No sé si realmente la novela ha muerto, pero, para nosotrOs, sí.

    Como cuando un día te detienes un momento frente al espejo y de golpe han pasado 20 años, así, de pronto, la novela es una cosa de chicas.

  49. Ya estamos con los zapatos para chinas del Japón y sus pies irrealmente pequeños.

  50. Hay novelas buenas. Hay lectoras que no encuentran novelas y un día se miran al espejo y dicen: hace mucho que no leo una novela buena. Y luego dicen: jopé, qué cara de tío se me ha puesto.

  51. Visto en extensión el lenguaje se construye masivamente en los distintos campos del conocimiento, y el que llega es el de la divulgación, para bien y para mal. Aquí están desde los tipos a los que oía el otro día (mientras fregaba) en un programa de la radio hablar de la replicación del ADN utilizando metáforas de coches (no me pregunten, que no pillé nada porque me distraigo enseguida) hasta la neurociencia de los libros de autoayuda y, naturalmente, la publicidad.

  52. Pero es un lenguaje irreflexivo y condenado a la entropía. Urge la labor de gramáticos y filólogos en general. (Ay, que be beo de risa).

  53. (Vale, ya funciona, no hay nada como meter un epíteto de corral (esto los chicos no lo van a entender)

    No puede haber renaixenças de genios ni de nada bueno, cuando los supuestos intelectuales de nuestra sociedad, tienen como máximo anhelo mental jugar a médicos, ya que entienden, viven, en definitiva, chapotean el dimorfismo sexual como una segregación genérica infranqueable. En otros términos, no podemos aspirar a una 3C en nada, mientras los supuestos intelectuales de nuestra sociedad no tengan ni puta idea de los principios fundamentales de la biología.
    Y ya está bien, lechuguinos, que se nos están llevando todo el dinero fuera, las empresas están llenas de trepas apuñaladores/as de espaldas y encima no nos devuelven Gibraltar (esto no lo entenderan los chicos)
    ——————————————————————-
    Guten Morgen a todos aquellos que enciendan una vela por el trabajo del mundo (voyme abajo. He soñado con headhunters, lo juro. Ha sido un sueño atroz.)


Los comentarios están cerrados.