Con auténtico sabor a nada

Es difícil exagerar el profundo entusiasmo intelectual de la genética posterior a Watson y Crick. Lo que ha ocurrido es que la genética se ha transformado en una rama de la Tecnología de la Información. El código genético es realmente digital, en el preciso sentido en que lo son los códigos informáticos. No se trata de una vaga analogía, es la verdad literal. Más aún, a diferencia de los códigos informáticos, el código genético es universal. Los ordenadores modernos se construyen utilizando un sinnúmero de lenguajes mutuamente incompatibles, que están determinados por sus procesadores. El código genético, en cambio, con unas pocas excepciones de menor importancia, es idéntico en todas las criaturas vivientes de este planeta, desde las bacterias del azufre hasta los árboles más altos, desde los hongos hasta los seres humanos. Todas las criaturas vivientes, de este planeta al menos, tienen la misma «confección».

Las consecuencias de ello son asombrosas. Significa que una subrutina de software (eso, precisamente, es un gen) puede ser Copiada de una especie y Pegada en otra, donde funcionará exactamente como lo hacía en la especie original. Esta es la causa de que el famoso gen «anticongelamiento», evolucionado originalmente originalmente en un pez del Ártico, pueda salvar a un tomate del daño de la helada. Del mismo modo, un programador de la NASA que deseara una buena rutina de raíz cuadrada para su sistema de guía de cohetes, podría importarla de una aplicación financiera. Una raíz cuadrada es una raíz cuadrada. Un programa que realice este cálculo servirá tan bien en el caso de un cohete espacial como en el de una proyección financiera.

¿Cuál es la causa, entonces, de la difundida hostilidad -que llega a ser repugnancia— contra tales trasplantes «transgénicos»? Sospecho que su origen es una concepción errónea, propia de tiempos anteriores al trabajo de Watson y Crick. Probablemente, el atractivo pero erróneo argumento es más o menos así: el gen anticongelamiento de un pez debe de llevar consigo algo de «sabor» a pescado. Seguramente, una parte de ese sabor debe contagiarse. Seguramente es «antinatural» insertar el gen de un pez, cuya única «finalidad» siempre ha sido funcionar dentro de un pez, en una célula de tomate. Con todo, nadie piensa que una subrutina para calcular raíces cuadradas lleve consigo un «sabor a finanzas» cuando se la inserta en un sistema de guía de cohetes.

Richard Dawkins. El Capellán del diablo. Reflexiones sobre la esperanza, la mentira, la ciencia y el amor. Ed. Gedisa, 2005.


  1. Auún al otro lado de la frontera. Qué ganas de comer unas simples, humildes, limpias y honestas lentejas. Sigan siendo buenos.

  2. Casi tengo mas ganas de que Dios exista para que se aparezca públicamente y le meta una colleja a Dawkins, que para que me diga que sí, hombre, que sí, que luego te vienes al paraíso.

  3. No creo en la genética, ni en las raíces cuadradas, ni en los peces ni en nada. Hoy me tenía que levantar a las cinco y media y me he levantado a las ocho. Con dos cojones. Yo solo creo en el desastre.
    Holmesss, a mí no me haga caso, que soy gilipollas. Anoche me recordó la leyenda de la medalla del buen amor: quiérele más cuando menos lo merezca porque es cuando más lo necesita. Acaban de tirar una casa muy vieja pero en perfecto estado que había al otro lado de mi calle, la veía desde mi balcón y me hacía muy feliz, tanto como ahora me hace desgraciada ver los cascotes e imaginar los chalecitos del porvenir de mi calle. Probablemente sí se trata de una situación nueva, como dice, y odio las novedades. La casa no era mía, ni siquiera lo es la calle; en cambio el despertador sí lo es, y ya ve.

  4. Lo poco que conozco de este señor es su firme critica contra el creacionismo. Tal vez me suena leer algo de él hace tiempo sobre un gen egoísta y se ve que lo leí por encima que no recuerdo nada. En otro momento me pongo a ver sus vídeos que circulan por internetes y si me entero de más.

    Y si un día así a lo tonto terminamos como La isla del doctor Moreau a mi ya no me pillan.

    A ver que dicen los biólogos oficiales y oficiosos del foro

  5. ´Trasteando por internet me encontré (ya lo vi en su momento) el documental El mundo según Monsantos ¿lo conocen? Es largo pero merece la pena dedicarle un momento que a ustedes le vaya bien. Y todo esto ocurre en 2007. A saber como andan las cosas ahora. Sí, habla de transgénicos.

    Y una pregunta: ¿se nos informa de verdad que en los envases de alimentos que consumimos si ese producto está alterado de algún modo? Creo que no del todo. Y por ley debería ser.

  6. Tengo a bastante gente a mi alrededor muy nerviosa, porque se nos están acumulando entre unas cosas y otras unas 2.800 Tm. que el mercado no está absorbiendo.

    ¡Que flojitos son estos jóvenes!

  7. Todos (los vivos) estamos alterados, Tare. El programa evoluciona. La cuestión es que la alteración (la evolución) mantenga una armonía (dios me libre de decir ‘sentido’).

  8. Como tengo un ramalazo surrealista importante, me gusta cuando el blog se convierte en un diálogo de besugos. Me refiero a ayer; hoy hasta encuentro cierto hilo (pero esperen, esperen que lleguemos a los 20 y con ellos al despipote). Así que pongo mi grano de arena diciéndoles que me estoy leyendo la autobiografía de Jung (Carl) y que muy interesante, pero que ése, a mí, no me analizaba.

  9. Pues ya estamos en ello Pirate.

    (Pero la esencia de los NJs siempre fue esa. O diálogos entre besugos o contra el troll del día, hay que apreciarlo)

  10. Pirata,a usted le gusta siempre hilar muy fino y aquí la mayoría hilvanamos o descosemos cuando estamos traviesos. No nos riña tanto.

  11. No había ni pizca ironía en mi mensaje, Tareixa, me gusta cuando el caos se apodera de esta casa.

    ***

    Sr. Verle, los muertos no hablan, pero los vivos sí, y muchos sirios están pidiendo a voces una intervención que les libre de dos años de guerra con dos millones de desplazados y 100.000 muertos.

  12. Ay jefe-perro, acordarse de lentejas! ¿No se come pues en esas tierras bárbaras, legumbres?. No me creo nada. Lo que usted tiene es morriña caprichosa o una lembraza sinestésica de olores familiares si lo quiere más culto

    Se siente que no es un viaje romántico, no.

  13. Bueno , perdón si eso. A veces me despulgo yo solita y soliloquio mucho. Entienda Ga.Cho que no viene nadie por aquí y a alguien tengo que morder. Empecemos de nuevo: ¿que tal?

  14. Pues bueno, yo solita en jardines.

    A veces Arcadi me complica mucho, a saber: ora tengo que hilvanar a Defoe con náufragos, huérfanos, peste y Diada.

    No sé.

  15. Buenas noches.
    También yo deseo sumar esta mi reflexión sobre el talante viajero de Gran Perro Viajero:
    Perro, los hemos visto más aguerridos.

  16. Hoy me he dormido y he llegado varias horas tarde a trabajar (de lo cual ya les había informado, lo sé; por si se despistan). Pues no sé si les pasa o ha pasado, pero el resto del día ha sido como si tuviera que desactivar una bomba que iba a acabar con el Planeta y solo yo podía hacerlo y era muy, muy evidente que no iba a conseguirlo porque me había dormido. Pero lo he intentado.
    ¿Les pasa? ¿Que nunca se duermen? ¿Y tampoco oyen voces ni tienen piojos?

  17. Ya sabemos que es “persona humana” y no una robotiña. No se disculpe tanto Procu. La culpa si acaso la tendrán los tunantes trasnochadores que la entretienen con cosas de interés: vídeos y documentales y algún que otro poema y me la desvelan.

    Buenas noches

  18. Por otra parte, Tareixa, creo que no voy a ver ese documental. Que no suene despectivo, pero ¿es usted de esas personas que va al supermercado con una lista de los E que debe excluir? Me sé de un montón de obsesiones más prácticas y divertidas. Comemos basura, no hay salvación. (Con mi talante de hoy diría más: diría “somos basura”. He dicho “diría” porque no lo pienso decir).

  19. Pues sí, voy al super con mi lista negra y las gafas para leer la letra pequeña. A veces casi paso hambre

    Menos mal que hay huerto en casa y gallinas muy bien abonado con cadáveres de chicos malos

  20. Pues en la base de mi pirámide alimenticia están los chetos, las gominolas y otros delicados manjares confeccionados (como dice el científico) a base de colorantes, saborizantes, conservantes, espesantes, fluidificantes, odorantes y desodorantes de chicos pésimos.
    Y lo de la otra noche fueron unas orgias y el gran desénfreno. Me tiene encasillada pero servidora es artista polifacética.

  21. procurofijarme | 12 septiembre, 2013 a las 0:22
    Perro, los hemos visto más aguerridos.
    ***********
    Hombre, y yo, pero rara vez más divertidos y buenos conversadores.

    Lo cual que un día reflexionaré sobre la decadencia de la cocina popular, una gran tragedia cultural. El único producto no elaborado que he podido comer en este viaje han sido unas ostras, aunque hasta el último momento temí que me las fueran a servir con queso.

    Proc, ¿y no será que no querías levantarte?

  22. Al, no estoy sufriendo como usted porque me he agenciado la traducción de Gallimard al francés (Souvenirs, rêves et pensées). Respecto al extraño pasaje que usted cita en su entrada, tal vez el texto francés le aclare el sentido:

    “Elle disait, par example: ‘Je suis la Lorelei’, et cela parce que le médecin, quand il ne savait donner une explication, disait toujours: ‘Je ne sais pas ce que cela peut signifier’”.

    La interpretación que hice de este pasaje, que también me sorprendió la primera vez que leí, es la siguiente: cuando el médico (entiendo que al médico convencional, no a Jung) contestaba a la tal Babette, a propósito de algún tipo de síntoma que ella padeciera, “je ne sais pas ce que cela peut signifier”, a ella le recordaba el primer verso del poema de Heine (Lorelei), que aproximadamente viene a decir eso, al menos en la traducción que yo tengo al inglés: “I know not if there is a reason /Why I am so sad at heart, etc”.

  23. Perroantuan | 12 septiembre, 2013 a las 11:50
    Bravo, Montano,
    http://www.zoomnews.es/102151/ver-que-pasa/esperando-fascistas

    ¨¨¨¨¨¨¨¨
    “lo que hace que el diálogo resulte en realidad imposible, es que su interlocutor ha muerto”

    Soliloquios y no más de viuda. Me recuerda cosas… Estupendo Montano que a veces acierta y todo. Lástima que no venga por aquí a dar collejas. Le echo de menos como prócer interesante a sacudir pulguitas. ( una misma)

    Un beso Monty, que sé que nos lees.

  24. (Edite ese paréntesis, Al, escribo a ciegas en el p… WordPress)

    ***

    Siento no compartir el pacifismo de Brecht, Verle, ni su gusto poético (en cambio, era un gran cuentista). El propio Brecht cambiaría de postura cuando supo de los horrores de la II GM en el Este, y no fue el único. Recuerde aquel infumable panfleto pacifista de Simone Weil, jugando con el tema de la Ilíada. Se tuvo que comer sus palabras cuando empezaron a llegar las primeras súplicas de los prisioneros de los campos: “¡Por Dios, que nos bombardeen!”

  25. Me aburre y mucho que hombres estupendos como Jung o Freud sigan legitimados a día de hoy, teniendo en cuenta su época y circunstancias, como asesores de la sexualidad femenina.

    Prefiero confiar en un echador de cartas. Por provocar.

  26. Me temo, ejem, que yo merezco el premio por haber leído “Recuerdos, Sueños, Pensamientos”, y no sólo por la traducción. Con respecto al pasaje al que aluden, en el libro “El Contenido de las Psicosis (Paidós, 1990)”, donde Jung analizó el caso en profundidad, tampoco queda mucho más claro:

    “Soy la Loreley”: Análisis: Es una canción muy conocida; “No sé lo que significa”. Siempre, cuando quiere hablar de sus asuntos, la gente no la comprende y dice que no sabe lo que significa; por ello es la Loreley”.

  27. Siempre pensé que no, pero la contención es, definitivamente, una cualidad o defecto que poseo. (Cosas del mundo exterior, nada que ver con esta cueva.)

  28. Salud, temple y tiempo, Pirate.

  29. Hacía posiblemente más de un año que no visitaba el bló de SG, hoy he pescado esto de Espada que no había visto:

  30. Adaptaciones metabólicas hepáticas en vacas de alta producción durante el periodo periparto dice:| 12 septiembre, 2013 a las 21:01
    Salud, temple y tiempo, Pirate.

    ***

    🙂

  31. Por cierto, (es que he ido muy pillada todo el día, ni siquiera he visto todavía el video de AE que ha colgado Adapt. Aunque mejor, que si no me viene la fever sexuá y ya no duermo. Es que ya he manifestado en numerosas ocasiones que mí el Espada me pone, qué le vamos a hacer), bueno a lo que iba: que al final sí he podido matricularme en FP, me han llamado para decirme que había vacantes.
    Estoy feliz, como una lombriz por ese motivo.
    Por lo de Fontana, lo de los de la cadena humana y lo de los perros de Rumanía estoy hecha caldo.
    Good night.

    (Gómez, mon amour, (huy, que ya voy afectada; che es que ni en imagen congelada puedo verlo) que yo no sabía que “Qué será” de Feliciano era de Montana. Bueno, hay tantas cosas que no sé y otras tantas que no recuerdo que qué más da. No sé ni.)

  32. Bueno, me voy, que ya desvarío (me viene el oh que será qué será de Ana Belén y ya la vamos a joder)

  33. Felicidades, Gacho.

    ***

    Se citaba aquí ayer el libro Recuerdos, Sueños, Pensamientos de Jung. Recuerdo especialmente el capítulo que le dedica a Freud, que parece escrito por Woody Allen:

    “Estas momias de los pantanos, sobre las cuales había yo leído algo, me vinieron a la memoria cuando estábamos en Bremen. (…) Mi interés irritó a Freud. “Pues qué le pasa a usted con estos cadáveres?”, me preguntó varias veces. Se disgustó mucho y durante una conversación en la mesa sobre ello sufrió un mareo.

    “De modo parecido, Freud padeció un desmayo en otra ocasión en mi presencia. Fue durante el Congreso Psicoanalítico en Munich en 1912. Intenté explicar que Amenofis fue un hombre genial y profundamente religioso, cuyos hechos no pueden explicarse por antagonismos personales contra su padre. (…) En ese instante Freud cayó desmayado de la silla.”

    Bromas aparte, entiendo lo de Freud. Yo mismo, no hace sufrí algunos desmayos y convulsiones ante la insistencia de un amigo mío en murmurar la palabra carquinyoli cada vez que pasábamos por delante de una academia de sardanas.

  34. Me uno a los parabéns, gatita. Qué ¿le hiciste una oferta que no podían rechazar? Pues ahora a ver si nos echa novio y deja de tener esas querencias tan extrañas por escritores columnistas y músicos del año de la pera. 🙂

  35. Hay una película de David Cronenberg, Un método peligroso (A Dangerous Method , 2011), sobre el encuentro y conflicto entre Jung y Freud. No me gustó nada, pero sale también Sabina Spielrein, una mujer muy interesante que tiene en la película un papel central. Vi hace mucho un buen documental sobre ella, que creo que es el de E. Marton que se cita en la wiki, no estoy segura (http://es.wikipedia.org/wiki/Sabina_Spielrein).


Los comentarios están cerrados.