¿Para qué viajamos?

DSCN0770 - Mont Saint-Michel-001Hace unos años, en una de las decisiones más estúpidas de mi vida (y han sido miles) decidí no volver a viajar con cámara de fotos. Pasé a ser uno de esos turistas sin mapa, sin botellín de agua y sin cámara que se confunden con la población local. Es cierto que aumenta ligeramente la comodidad y que los nativos intentan entablar conversación, pero el precio es muy alto: la información no se queda fijada en el cerebro. Por culpa de esa decisión he olvidado o confundido varios viajes importantes, ya no puedo rememorar las caras de las personas y supongo que se han perdido para siempre imágenes y conversaciones. Algo parecido a lo ocurrido con la memoria de mi juventud, de donde se han borrado rostros y personas, algunas muy amadas, a quienes no he vuelto a ver.

¿Para qué viajar? La respuesta es demasiado obvia: para estar en otro sitio. O quizá, mejor: para estar en otro momento. El viaje produce el efecto de situarnos en un espacio intemporal que relaja las preocupaciones, quita importancia a las noticias y pone en su lugar nuestro papel en el mundo: irrelevante.DSCN0628 - Carnac-001

Pero tengo una respuesta mejor. Viajamos para almacenar recuerdos y emociones, como esos replicantes de Blade Runner, que se hacían con fotografías de un pasado falso para tener soporte de sus recuerdos implantados y poder fingir sentimientos. Por eso es tan apropiado que las basurillas turísticas que adquirimos en nuestros viajes se llamen así precisamente, recuerdos. Creo que fue Hume quien dijo que nuestra percepción consiste en una serie de recuerdos inconexos unidos por la imaginación; probablemente eso es una vida.

Casi con toda seguridad acabaré olvidando que me confundí de manguera al llenar el depósito del coche, que casi salto en bolas a la calle por una alarma de incendios en medio de la noche o que nos perdimos en un bosque para toparnos con media docena de guiones de codorniz bebiendo en una fuente. Pero jamás olvidaré los dólmenes de Carnac o a los amantes de Saint Michel.


  1. Me convence más la primera de las tesis, y sus derivadas.
    En el Plus y en Tv3 se puede ver estos días Mundo pequeño (Món petit), documental que va rodando un chaval de 23 años en su periplo hasta Nueva zelanda en silla de ruedas y sin un euro. Impacta su filosofía y su inquietante risa ante cualquier acontecimiento, sea bueno o pésimo, y de ésos tiene unos cuantos en su vida.
    Viajar, cambiar de aires a cualquier precio parece ser su receta ( exitosa? No sé, esa risa suya no me convence ) ante un malestar del que no parece siquiera ser consciente.

  2. Es precisamente lo que le dije a mi hijo cuando me preguntó este verano que para qué le sacaba de su cuarto. Para fabricarte unos recuerdos, le dije. Capullo, añadí.

  3. 10/10. Aunque para retener buenos recuerdos no es necesario viajar. A un cafre le bastaría con tener unas buenas guarras a mano, un grupo de amigos para contarlo y que el Atleti no pierda demasiadas veces. Y sería tan feliz como el que se va a la Conchinchina, sea con cámara de fotos o lápiz y molescain.

  4. Pero creo que no es lo mismo comigo. He viajado poco (con el cuerpo), y no es lo mismo un viaje y otro viaje; por ejemplo, no tiene nada que ver ir solo e ir acompañado. Yo iba a responder al título diciendo que viajo para engordar (el espíritu) y para lavarme (el espíritu), y para salir de la cárcel del maldito yo. El turismo es lo más budista que hay al alcance de mis posibilidades.
    Pero entre los motivos y los fines (causas finales) no debemos olvidar la necesidad de saciar al maldito Fernweh:
    http://nickjournalarcadiano3.com/2013/04/26/fernweh-por-holmesss/

  5. Viajar es muy útil, hace trabajar la imaginación. El resto no son sino decepciones y fatigas. Nuestro viaje es por entero imaginario. A eso debe su fuerza.

    Va de la vida a la muerte. Hombres, animales, ciudades y cosas, todo es imaginado. Es una novela, una simple historia ficticia. Lo dice Littré, que nunca se equivoca.

    Y, además, todo el mundo puede hacer igual. Basta con cerrar los ojos.

    Está al otro lado de la vida.

    (Viaje al fin de la noche)

  6. Perroantuán, el Hume le ha quedado superpoco Pinker, aviso.
    Y también me pregunto si a los recuerdos que se van no será mejor dejarlos irse, como se van los yogures que comemos por los desagües. Es mi reflexión budista del día.
    Por otra parte, he estado leyendo lo de AE de El año de la peste, el diario paralelo, es muy genial. Y también me he robado para traer aquí este artículo de Camacho que he leído en el blog de SGonzález:

    http://www.abc.es/historico-opinion/index.asp?ff=20130916&idn=1511149364169

  7. Yo lo aprovecho todo, Proc. Hume, Pinker, Pitita Ridruejo… Quién sabe de dónde va a llegar una buena idea.
    Y los recuerdos es mejor mantenerlos. Lo que hay que borrar son las tonterías aprendidas y esas angustias de la infancia.

  8. Bien, le advierto que mi budismo es de barrio pero voluntarioso. Ni se pueden mantener todos los recuerdos, ni todo puede ser recordado. Además del simple deterioro hay un principio de selección que probablemente es inteligente, que tiene sentido (¡sentido!). ¿Se da cuenta de la cara monstruosa que esconde la acumulación de recuerdos, y que un día se puede encontrar con ella en una esquina de noche y sin luna y le va a pegar un susto gorrrdo? He pensado en las pocas fotos que tenemos de padres y abuelos. Sus vidas sin fotos no son vida sin recuerdos, tampoco menos vida. A lo mejor es vida más fundamental, desnuda de chuminadas. Las fotos a cientos y a miles, que son las que hacemos ahora con los artilugios, tienden a convertirse en una sobrecarga de banalidad.

    Por otra parte, me encanta ver las fotos que hacen otros en sus viajes y que me cuenten historias de viajes, es como ir. ¿A que nos lo pasamos bien en Fransia?

  9. No sé. Hay gente que tiene una memoria extraordinaria (por ejemplo, ese Santiago González de por ahí arriba) y otros que tenemos una memoria digamos rara. Yo no soy capaz de retener los nombres de la gente con la que me cruzo, pero aprendo sin esfuerzo los de los actores y director de las películas que veo, como antes (antes de quitarme) retenía las editoriales de todos los libros que ojeaba. Por lo demás, yo sólo he salido con mujeres guapas, de carácter y de mucho interés; algo de ello seguirán conservando. Además, ahora todos mejoramos con la edad, hasta que de pronto nos disolvemos en polvo, como los vampiros tras el estacazo. Así que no me da miedo cruzarme con alguna de ellas, sino que no la reconozca o haya olvidado su nombre.

    Claro que una vida sin fotos no es una vida sin recuerdos, pero sí una vida con recuerdos más frágiles, con anclajes débiles a la memoria que, posiblemente, habrán sido reconstruidos con ficciones . Los recuerdos evocan y hacen revivir, y las fotos, como las películas antiguas, tienen un extraordinario poder evocador y fijan lo real.

    Yo, pese al cachondeo zen, soy más bien poco espiritual y escasamente austero. No creo en eso de las vidas fundamentales y desnudas. Hago cientos de fotos y, ciertamente, casi todas innecesarias y banales, como la mayoría de los poemas o los textículos que he escrito. Lo que ocurre es que una vez entre mil surge una chispa luminosa. Con eso me vale.

    La France está llena de cosas interesantes y distintas. Algún día habrá que hablar de Francia.

  10. Perroantuán, con “encontrarse con ella” yo me refería a “la cara monstruosa de la acumulación”, por si me vacila. Usted dice que tiene una memoria rara, yo creo que somos un estilo de memoria. Y las fotos son una prótesis, unos sostenes con relleno. Dicho lo cual, reconozco que la más grande prótesis de la memoria es la escritura, y que estoy francamente a favor. Y yo sí creo en lo fundamental. Estoy segura de que lo fundamental existe.

  11. Tipo, muy oportuno el motivo del avaro con el asunto de los recuerdos. (Memoria avariciosa, no es sano, no).

  12. No entiendo la pregunta del enunciado, profe Antuan. Pero si tengo una pregunta ¿para qué carallo viaja alguna gente si no se entera de nada o se mete en un resort y no salen del hotel? Digamos “esas gentes” que llegan con sus fotos y te dicen – mira, desde la habitación ¡qué bonitas vistas!-

    Hay que viajar siempre con humildad y disfrutar del camino y con mucho respeto. A mi, las fotos siempre me sobran. He estado allí y eso me basta.

  13. piratajenny
    15 septiembre, 2013 a las 23:58

    No sabía que nos leyera un adolescente.
    ***
    ¡Bitchiness!

  14. Sr. Verle | 16 septiembre, 2013 a las 19:20
    piratajenny
    15 septiembre, 2013 a las 23:58

    No sabía que nos leyera un adolescente.
    ***
    ¡Bitchiness!

    ············
    lost

  15. Tareixa | 16 septiembre, 2013 a las 18:54
    Hay que viajar siempre con humildad

    Me cachis en la mar, no sabía yo eso. Ahora tendré que anular mi reserva en el cuatro estrellas de Almendralejo que había reservado para el fin de semana que viene. ¿Alguien sabe de alguna pensión sin baño pero con cucarachas donde pueda alojarme en ese fantástico pueblo de la geografía española?

  16. He de confesar que me he reído harto con el vídeo de Chut Norricks, pero entiendo el desprecio de Pirata Geni, ya que adolezco de una vasta cultura que me permita leer a Bill Getstein o a Fidrin Nitzsczte con el debido provecho.

  17. ¿Fidrin Nitxcxe era el que sale al principio de la película de 2001 verdad? El que le da con el hueso a los calaveras de los animalicos…

  18. Pues a mí lo que me toca los cojones es la profusa profusión de alusiones a la vida sexual o a la cantidad e intensidad de las resacas y la desdramatización de las relaciones afectivas (que en muchos casos, por una oposición demasiado forzada precisamente a la literatura sentimentaloide, termina siendo soporífera). Vamos, que eso debería estar penado o algo.

  19. Ya me hace dudar. Igual era en Harry Potter donde salía.

  20. ¿Conio!
    Pues prefiero sus travesuras de usted, la verdad.

  21. Contestando a PerroAntoine, yo viajo para ganarme las habichuelas. Pese a ello lo disfruto y mucho, porque no suelo entrar a las ciudades sino que pateo la península y alguna vez la Francia cercana, por los pueblos y las carreteras comarcales. Es así como conoces una zona y la gente del lugar y además nunca me aburro de conducir.
    Después, en vacaciones, cuando lo único que quiero es quedarme encerrado en casa, sin viajar ni a la panadería de la esquina, lo hago para contentar a mi churri-santa.

  22. Pues claro y si no alguien sacará tema.

  23. Y sí, hay que hacer fotos, de todo, pero yo las hago de como son los taxis, o de las cabinas de teléfonos cuando habían. Las cosas que realmente me hacían ver que estaba en otro lugar, las diferencias en lo cotidiano.

  24. “No es que haya desaparecido el horror de la insignificancia (de hecho, la nada se ha convertido en el fundamento del universo, como expone el célebre libro de Lawrence Krauss), la aniquilación, la estupidez y el dolor, sino todo lo contrario: están tan presentes en nuestra vida que preferimos escondernos en el cuarto de juegos, encender la pantalla y agitar una banderita.”

    Azúa y la filosofía:
    http://www.jotdown.es/2013/09/felix-de-azua-contra-cualquier-novedad/?utm_content=buffer2b9cd&utm_source=buffer&utm_medium=twitter&utm_campaign=Buffer

  25. También disimulen que ese video de Gomez ya lo había pegado dos veces: una en lo de Jabois y otra en el NJ2. ¡Se me acaba el repertorio!

  26. Pues vaya: Yo soy multitud.
    Del New York Times :

    From biology class to “C.S.I.,” we are told again and again that our genome is at the heart of our identity. Read the sequences in the chromosomes of a single cell, and learn everything about a person’s genetic information — or, as 23andme, a prominent genetic testing company, says on its Web site, “The more you know about your DNA, the more you know about yourself.”
    But scientists are discovering that — to a surprising degree — we contain genetic multitudes.

  27. Misteriosa genética, llena de caos y poesía.
    (Por emprenyar un poco a los creyentes).
    Holmesss, ¿cómo ha hecho eso tan mágico de poner en azul el tiempo en Nueva York?

  28. Procurofijarme, ya me tenían intrigado Soysatur y Juli0 con sus habilidades, y me he puesto a ello. No confesaré con cuánto esfuerzo ni que me amenacen con Mas.

  29. Yo también recuerdo, y sin fotos.
    No la puedo escuchar porque no tengo sonido, Gómez, pero en mi cabeza sí que suena: cada día era la entradilla, cantada por Dean Martin, a una sección de El balcó ( SER Barcelona ) con Joan de Sagarra. La entradilla no me la perdía, si me pillaba en mi auto ( mi scooooter no lleva FM )

  30. Al hilo de un tema aquí comentado, y sólo como información:

    «Si, como reconocen los autores, existe un antagonismo entre la vocación natural de la mujer y la vocación artística, es fácil deducir que estas últimas son contrarias a la naturaleza femenina, y las mujeres que, no obstante esto, se deciden por semejante camino, se apartan de la naturaleza femenina o son degeneradas.
    Las autoras no quieren entender mi tesis de que “las mujeres doctoras o artistas son producto de una degeneración”, pero todo su libro [Mutterschaft und gestige Arbeit, Berlín, 1901, de Adela Gerhard y Elena Simón] no es más que una continua prueba de esta tesis. Sin embargo, no debe tomarse la palabra degeneración en el sentido vulgar, esto es, no debe juzgarse arbitrariamente sobre este concepto. También las flores dobles son degeneradas y no por ello dejaremos de encontrarlas bellísimas».

    «A mi juicio, no son absolutamente indispensables más que las actrices y las cantantes. Ninguna persona sensata querrá sostener que son necesarias las pintoras, las escultoras, las doctoras, etc., etc. Queda la poesía, o por decir mejor, ya que las poetisas son rarísimas aves, las escritoras de novelas. He oído decir repetidas veces que las ideas y sentimientos de las escritoras tienen algo de inspiración singular (“Nuevos mundos llenos de misterios”), pero, a decir verdad, en vano buscaremos en ellas alguna cosa nueva e indispensable».

    P. J. Moebius. La inferioridad mental de la mujer: (la deficiencia mental fisiológica de la mujer). Traducción de Carmen de Burgos.

  31. Bremaneur | 17 septiembre, 2013 a las 18:12
    Al hilo de un tema aquí comentado, y sólo como información:

    ····················

    Ah, ya lo he encontrado:

    Adaptaciones metabólicas hepáticas en vacas de alta producción durante el periodo periparto | 16 septiembre, 2013 a las 22:57
    Pues claro y si no alguien sacará tema.

    Tareixa | 16 septiembre, 2013 a las 23:18
    Siempre nos entretenemos sin problema, Perro. No se preocupe 😀

  32. ¿Otra vez en el batzoki?
    Una mujer muy interesante, Carmen de Burgos. Sale en una novela de José Manuel de Prada que me gustó, Las máscaras del héroe. Después cogí otra suya más reciente y la tuve que dejar antes de las ochenta páginas, lo que me resultó un poco traumático porque no me gusta nada dejar los libros sin acabar, antes le daría una patada a un mendigo. Pues no tuve más remedio, era El séptimo velo, literatura femenina creo que le llaman, más falsa que un duro de seis pesetas y más mala que pegar a un padre, novela maqueta o como se diga. (Sabinoooo, no debió de moriiiiir, por seeeer el patriota del díaaaaa… Y tal).

  33. Qué mala es la gente.

    – ¿Ana Botella?
    – Sí.
    – ¿Nivel de inglés?
    – Alto.
    – ¿Cómo se dice en inglés cenizas?
    – Ashes.
    – ¿Podría usarlo en un frase?
    – Ola k ashes.

    ****
    – ¿Ana Botella?
    – Sí
    – ¿Nivel de inglés?
    – Alto
    – Diga amarillo
    – Yellow
    – ¿Puede usarlo en una frase?
    – Póngame un cup of relaxing coffe, con yellow.

    ****
    – Ana Botella, ¿a dónde vas?
    – A comprarme un chándal, al gato largo.
    – ¿Al gato largo?
    – Sí, coño, al thecatlong.

  34. P. J. Moebius. La inferioridad mental de la mujer: (la deficiencia mental fisiológica de la mujer)
    P.J. Moebius: La inferioridad centimétrica del pene (la deficiencia sexual del pseudoescritor)

  35. ¡Bien Conio, bien!
    Sin depilar ni tantas tontás, ¡como tiene que ser!

  36. ¡Cachis!
    Lo jodido ha sido cuando se han puesto a tocar…

  37. Señores, entenderán que ciertos comentarios impresentables me retiren de la lidia. Ha sido un placer. Webmaster, le pido cortésmente que elimine mi blog de las referencias de esta casa. Hasta siempre.

  38. Joder, Pi, ¿lo dices por lo de Moebius? Si es así, que lo retire Perroan antes de que te retires tú. Moebius no hay por dónde cogerlo y lo he traído como coña y espantajo. Ni siquiera voy a decir lo que pienso de las mujeres y el sentido del humor. Hay que joderse.

  39. Pirate, usted no es un robot, creo. Pues párese y obsérvese. No conceda a sus circunstancias tanto poder sobre su percepción. (Me da miedo inmiscuirme pero ya está)

  40. Con lo de emprenyar un poco a los creyentes que he dicho yo por la mañana, me refería a los creyentes en la genética. Sé que este comentario es idiota, pero es que este medio es un jardín de malentendidos continuos.

  41. Oiga Señá Procu, no se pase que aquí el idiota ejerciente soy yo. Y bien que me esfuerzo además.
    ¡ÑAM! a todas, que madrugo para VIAJAR.

  42. No tengo ganas ni de decir ridiela. Le deseo buen viaje, Ádapts; y que gane muchos pajarillos y otras avichuelas por las comarcas de La Carretera.

  43. Tengo para mí que una clasificación interesante de las personas está en la que responde a esta pregunta: ¿toma sus decisiones, acciones y omisiones invocando a terceros como causa-culpable, o bien las asume bajo su responsabilidad e iniciativa propia?
    Decisiones que meritan respeto, incluso aplauso, ven desdibujados estos atributos al mostrarse bajo la primera clave. Claro que la segunda es más exigente.

  44. Acojonante lo de Pi. En fin, no hay Cristo que las aguante.

    Le echo un vistazo a la Historia Social de la Literatura Española. Guerra civil: “Algunos antecedentes marcaron con signos ominosos el camino que habría de desembocar en la guerra civil”. Y se cita la Sanjurjada y… la represión de la revolución de Asturias. No la revolución sino su represión. Acojonante.

    Es que es todo muy acojonante.

  45. Un tal Gómez |
    16 septiembre, 2013 a las 20:16

    Pues a mí lo que me toca los cojones es la profusa profusión de alusiones a la vida sexual o a la cantidad e intensidad de las resacas y la desdramatización de las relaciones afectivas (que en muchos casos, por una oposición demasiado forzada precisamente a la literatura sentimentaloide, termina siendo soporífera). Vamos, que eso debería estar penado o algo.

    —————————————–

    Espero que este comentario citado arriba no haya sido uno de los”impresentables” que han precipitado salida del Sr./Sra. Pirata del blog, y aduciré dos buenas razones en mi defensa. La primera, es que en dicho comentario no aludía a él/ella en ningún momento como persona que incurre en los graves pecados literarios citados ut supra. La segunda razón me parece inapelable, pues confieso que plagié el texto casi integramente de este otro que éscribio él/ella un día antes: “Hasta que lo definamos, Perro. Hay una prosa muy característicamente masculina (lo que no significa que todos los hombres escriban así) y todos conocemos unos cuantos blogs que lo demuestran: una profusión de alusiones a la vida sexual o a la cantidad e intensidad de las resacas (el a ver quién es el que la tiene más grande de los bares trasladado al escaparate bloguero), una desdramatización de las relaciones afectivas (que en muchos casos, por una oposición demasiado forzada precisamente a la literatura sentimentaloide, termina siendo soporífera), cierto exhibicionismo de los contactos que uno tiene o tuvo (el “intercambio de cromitos” de la vida real traducido en prosa), por citar sólo algunos rasgos”.

    De todas maneras, si aun con estas explicaciones siguiera juzgando impresentable e inapropiado mi comentario, solicito al webmaster amablemente que lo retire. Mi plagio, digo, no el comentario original.


Los comentarios están cerrados.