Carta de la señorita direstora

A ver. La vida está llena de esfuerzos melancólicos que no me motivan. Uno de ellos es perseguirles a ustedes para que traten con respeto a las personas de las que aquí se habla o se traten con respeto entre ustedes o no se ofendan o no utilicen la página para acosar a terceros ni para acosarme a mi. Me hubiera gustado que esto fuera como la tertulia de Madame de Pompadour, pero esto es lo que hay, o sea, nosotros. Y nosotros, salvo excepciones, somos una banda de cabrones, dicho sea con todos los respetos.

Este blog no se abrió para incrementar mi prestigio (aunque tampoco para destruirlo) sino —recuérdenlo— para que los compadres y comadres que se habían ido tratando en el blog de Arcadi Espada, en los sucesivos refugios arcadianos y en el blog de Manuel Jabois, pudieran seguir teniendo un lugar en donde intercambiar impresiones, poner enlaces a sus obras completas o subirse a un púlpito a desgañitarse. Quizá lo más sano sería que fueran ustedes desenganchándose, encontraran un refugio más acogedor o salieran a pasear a la familia a un centro comercial (doy por supuesto que ninguno de ustedes —salvo quizá el Marqués— tiene un velero) porque lo cierto es que, al contrario de otros ilustres visitantes y vecinos, carezco de la vocación y gracia de los diaristas para entretenerles. Y tampoco tengo ganas de andar persiguiéndoles para que me cuenten por qué se van, por qué se quedan, si L se lo monta con B o si J le pone los cuernos a O. El perifollo sentimental me aturde y no puedo pasar el tiempo pensando si el comentario de tal habrá ofendido a cual y si debo borrarlo o ponerlo en cuarentena (Robby, por otra parte, sabe mucho de informática, pero tiene aún menos criterio que una lata de sardinas para las relaciones humanas). Así que autogestiónense un poco o dense cera como de costumbre, pero no me obliguen a estar todo el día pendiente del telefonino, se lo ruego.

Y a los perdidos, que haya suerte y la vida les sonría. Solo espero que sea cierta la leyenda de que a la salida de este laberinto hay una isla esperándoles.

Abrazos, corazones.


  1. holmesss | 18 septiembre, 2013 a las 10:01

    Tengo para mí que una clasificación interesante de las personas está en la que responde a esta pregunta: ¿toma sus decisiones, acciones y omisiones invocando a terceros como causa-culpable, o bien las asume bajo su responsabilidad e iniciativa propia?
    Decisiones que meritan respeto, incluso aplauso, ven desdibujados estos atributos al mostrarse bajo la primera clave. Claro que la segunda es más exigente.

    *******
    Bremaneur | 18 septiembre, 2013 a las 10:41

    Acojonante lo de Pi. En fin, no hay Cristo que las aguante.

    Le echo un vistazo a la Historia Social de la Literatura Española. Guerra civil: “Algunos antecedentes marcaron con signos ominosos el camino que habría de desembocar en la guerra civil”. Y se cita la Sanjurjada y… la represión de la revolución de Asturias. No la revolución sino su represión. Acojonante.

    Es que es todo muy acojonante.

    *******
    Un tal Gómez | 18 septiembre, 2013 a las 11:16

    Un tal Gómez | 16 septiembre, 2013 a las 20:16

    Pues a mí lo que me toca los cojones es la profusa profusión de alusiones a la vida sexual o a la cantidad e intensidad de las resacas y la desdramatización de las relaciones afectivas (que en muchos casos, por una oposición demasiado forzada precisamente a la literatura sentimentaloide, termina siendo soporífera). Vamos, que eso debería estar penado o algo.

    —————————————–

    Espero que este comentario citado arriba no haya sido uno de los”impresentables” que han precipitado salida del Sr./Sra. Pirata del blog, y aduciré dos buenas razones en mi defensa. La primera, es que en dicho comentario no aludía a él/ella en ningún momento como persona que incurre en los graves pecados literarios citados ut supra. La segunda razón me parece inapelable, pues confieso que plagié el texto casi integramente de este otro que éscribio él/ella un día antes: “Hasta que lo definamos, Perro. Hay una prosa muy característicamente masculina (lo que no significa que todos los hombres escriban así) y todos conocemos unos cuantos blogs que lo demuestran: una profusión de alusiones a la vida sexual o a la cantidad e intensidad de las resacas (el a ver quién es el que la tiene más grande de los bares trasladado al escaparate bloguero), una desdramatización de las relaciones afectivas (que en muchos casos, por una oposición demasiado forzada precisamente a la literatura sentimentaloide, termina siendo soporífera), cierto exhibicionismo de los contactos que uno tiene o tuvo (el “intercambio de cromitos” de la vida real traducido en prosa), por citar sólo algunos rasgos”.

    De todas maneras, si aun con estas explicaciones siguiera juzgando impresentable e inapropiado mi comentario, solicito al webmaster amablemente que lo retire. Mi plagio, digo, no el comentario original.

  2. Brema. Creo recordar un pasaje de la ‘Historia social de la Literatura’, en donde, hablando de Teresa de Jesús, se decía algo parecido a que ‘El libro de las fundaciones’ no era objeto de estudio literario por la misma razón que no lo eran las actas de fundación del Partido Socialista. Tal vez esté en el Prólogo. O quizá fue en una clase, no sé. A mí es un libro (tres tomitos) que me hizo reír mucho, aunque no sé si lo tengo empaquetado o lo tiré a la basura.

  3. Y lo de la isla que dice, Perro, no es cierto. Eso es confundir a la gente.

    Yo salí de aquí, como alma en pena y señalado por el dedo ominoso del oprobio, y estuve semanas vagando de blog en blog y de foro en foro, y les aseguro que la red era un lugar frío y yermo.

    Sólo gracias a una tirada del I Ching —el ejemplar del libro y los tallos de milenrama me las prestó un amable labriego que pasaba por ahí con sus bueyes y una cabra— comprendí que debía mejorar, y en esas estoy.

    Pensé que deberían saberlo.

  4. No era un labriego de verdad. Era Holmesss y no le reconoció, como en los cuentos. Tiene usted mucho cuento, Gómez.

  5. A ver, Procuro: Del I Ching no tengo idea, salvo que a Jung le molaba; lo mío era lo del Tao, que no estudia, jolines.
    ………
    Ha sido bueno el sermón de la profe, me gusta la mención al púlpito. Este verano estuve un buen rato en una iglesia vacía, pero operativa, del Pirineo, y tuve grandes tentaciones de tomar la palabra y soltar un meeting por todo lo alto. No descarto elaborar sobre esta fantasía, y ya tengo convencidos a algunos para hacer de figurantes.
    ( disclaimer: la fantasía podría tomar cuerpo en otro lugar no sacro, como un cine, por ejemplo. De nada, Perro)
    Por cierto, qué lástima que iglesia-vacía-abierta ya sea una excepción, todas están cerradas salvo cuando hay gente.

  6. Pues diré algo breve ( bueno, no que soy mujer y mis capacidades son limitadas y dicharachera en el simplismo)

    holmesss |

    17 septiembre, 2013 a las 18:32
    Bremaneur | 17 septiembre, 2013 a las 18:12
    Al hilo de un tema aquí comentado, y sólo como información:

    ····················

    Ah, ya lo he encontrado:

    Adaptaciones metabólicas hepáticas en vacas de alta producción durante el periodo periparto | 16 septiembre, 2013 a las 22:57
    Pues claro y si no alguien sacará tema.

    Tareixa | 16 septiembre, 2013 a las 23:18
    Siempre nos entretenemos sin problema, Perro. No se preocupe 😀

    ¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

    Si es un chiste; es malo. Pero no quise entrar al trapo. Espero con paciencia de araña a que la mosca caiga. Que las devuelvo todas.

    *****

    Ya no pongo el grito en el cielo ante ciertos comentarios. Y no entiendo a Pirata a menos que este muy sensible por sus cosas. Pero la recuerdo insultando con gran alegría, mismamente a mi. Cosillas ya sin importancia. Pido pues, que Robotiño regale chubasqueros y que cada quien aguante, salga a darse un paseo y regrese si o no. Pero tareixadas ( ya saben: me enfado, me visto y me voy enfurruñada) las justas. No den ya tanto susto, que somos adultos.

    A ver si al final vamos a quedar solo los merluzos y merluzas, eh, mi Adapts amor. Y quien quiera un salón de Madame Pompadour (acertado ahí Perro) les aseguro que hay otros blogs muy interesantes y tremendamente tan serios cómo aburridos.

    Ya está.

  7. En mi defensa diré, que si bien es cierto que yo no tengo velero, no lo es menos que tengo el PER (no veo la necesidad de explicar en este momento, los motivos que me llevaron a conseguirlo, aunque sirva de orientación la bien conocida animadversión que los felinos sentimos por el agua.) y además añado, que constituyendo un centro comercial lo más parecido, a mi entender, a un holograma del paraiso celestial, me privo de frecuentarlos; pues nada bueno merezco todavía. Y es por ello que gusto de venir a purgarme a este santuario de soberbia y perdición.

  8. Pues yo sí tuve un velero, El Expósito de los Vientos, que zozobró trágicamente durante una tormenta frente a las costas del Prat de Llobregat. Se supone, según dictaminaron los expertos, que el naufragio fue debido al pésimo mantenimiento de los pedales de la embarcación.

  9. No me aclaro, señu (en Catatonia llamábamos señu a la profesora, por lo de “señureta”; es que allí son un poco como así): ¿he hecho mal colgando el texto de Moebius? ¿Se ha ido Pi por eso? Es que uno ya no sabe si pedir disculpas por existir o mandar a todo Cristo a tomar por culo.

    Perroan, reconozco que lo de esa “Historia social” también me ha hecho reír, como todo lo burdo.

  10. Qué guapo es Satur y qué bien escribe. Estoy por hacerme un rostrobook para mandarle mensajes de amor y darle sin parar al “me gusta”

  11. Le diré mi querido cínico Brema que es usted un provocador, que Möebius pudiera ser un gran científico de su época pero poco conocedor del ¿”alma”? femenina o su cerebro. No pasa nada, hay que perdonarlos. Es como ofenderse a día de hoy por aquellos de la Santa Inquisición que llamaban brujas a cualquier mujer con un atisbo de inteligencia superior (y era fácil).

    Bah, cuando los alemanes se meten en psiquiatría, ya se sabe los resultados

  12. Señalaba Lichtenberg que en Persia a las mujeres se les prohibía la poesía. Según uno de sus dichos, cuando la gallina quiere cantar, hay que retorcerle el pescuezo.

  13. Me voy a pedalear un rato (bueno, en realidad es mi único medio de transporte, pero es tan humilante la situación, que lo disimularé como práctica de ejercicio; ya saben, aquello de cambiar el sillón por el sillín) y en mi escalada por los margenes del Turia, alzaré una plegaria por el corazón roto de Brema. ¡Cúanto me gustaria mecer entre mis pechos a su teutona alma torturada!
    (Bien, fin de la cita que me estoy demorando. Dejemonos de mariconadas)

  14. Gómez ¿qué? es sabido que las gallinas no cantan. Los gallos mucho y molestan bastante, además de no poner huevos ni hacer caldo. Usted arregle que a lo mejor también lleva.

  15. El espejo animal.
    El animal sólo tiene el instinto; por su parte el hombre tiene, además, una inteligencia y una conciencia.
    El amor sólo será social y culturalmente tolerado en la medida en que sea ‘animal’, no humano. El hombre debe hacer el amor como un animal; si no, no es un hombre.
    Pero, por esa paradoja de ‘animalidad inherente al hombre’, pertenecemos al género animal por nuestra mente, pero nos distinguimos de los animales por nuestro cuerpo. Sobre todo, en materia amorosa y sexual.
    Corolario: Cuando hacemos el amor a todas horas, es cuando menos nos parecemos a los animales.

  16. Bien mirados, todos nos ocultamos, completamente desnudos, en los nicks que usamos. Parafraseando a Heinrich Heine

    ¡Malditos estos alemanes! siempre que me enfado con ellos encuentro cuánto me gusta su pintura, su poesía, sus filósofos…

    ¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

    Usted señor marqués, lo tiene todo: un velero, un zulo con historia, biblioteca interesante e oído musical. Un paraíso terrenal donde las zarigüeyas y flamencos rosas le visitan… ¡lástima que le gusten los toros, no sea guapo, más joven y con posibles! .

    *******
    Encuentro a Ga.Cho un tanto alicaída: no abusa de interjecciones o neumas, ni de paréntesis, no grita en mayusculas. Es casi amable.no sé ¿está bien Gatita, o simplemente por fin es feliz?

  17. (¡¡¡¡Me quedan dos telediarios Tareixa!!!!!!, dos telediarios.
    Yo nací demasiado inteligente para ser feliz)

  18. Ah, que acabo de caer en el juego de palabras del enunciado, profe Antuan (ora dígame que tampoco le gusta que le llame así) Vale, lo dejamos en señor Perro y voime a la última fila de la clase otra vez a alborotar hasta que me llamen al orden.

    ¨¨¨
    Estaré pendiente de esos telediarios ¿en que cadena los dan , lowercase?

  19. Procuuuuuuuuu! pare ya de sonarse las lágrimas y secar los mocos y ponga orden en este sindioosss que después nos llaman tontas y animales de compañia.

    De verdad tengo disgusto con lo de Pirata ( en serio). Seguro vuelve así se le pase. Quiero creer.

    No inundo más hasta que tenga algo interesante que comentar. Osea hasta dentro de diez minutos así mi memoria de pez me lo permita.

  20. Buenas noches. Sí que tengo pena, sí. (No sé si valgo para el ciberespacio. Que menuda novedad, jua). Y el Perro Siñuritu, también, mucha. (Le he hecho un psicoanálisis de los ladridos y da completamente positivo).

    Cincuenta años bastan en http://piratajenny.blogspot.com.es/

  21. Al hilo de lilo, lilolililoliloló (lailololailolailolá), guardaba yo el deseo de comentar que la misoginia es reputado remedium amoris, al menos desde que Ovidio lo aconsejara en su obra conocida, segunda parte o consecutiva de la otra de más fama Ars Amandi. Claro que también recomendaba el gran Publio partirse al campo a cazar osos y ciervos, igual de bueno para un corazón partío. Y eso nada más.

  22. Otra vez la sombra de la muerte impostada o el autosuicidio. Ya, no existe tal palabro. Pues le digo como profesional del suicidio, muy mala por cierto, que nunca cumpliré los cincuenta, no quiero. A partir de ahí todo es tristeza, recuerdos y un rostro que no se reconoce en el espejo.

    Moriré como las poetas, con piedras en los bolsillos de un viejo abrigo y besando sal

    Será entonces el mar canción ,

    murmullo de voces a mi beso y tomaré la ola en la garganta

    cómo fálico deseo.

    Si no encuentras mis manos, es que ya no las tengo,

    me las borró el agua por ser caricias de arena y lágrimas de viento

    ¨¨¨¨

    Bah, solo poesía de chicas, Brema

  23. Tareixa |
    18 septiembre, 2013 a las 23:51
    “Pues le digo como profesional del suicidio, muy mala por cierto, que nunca cumpliré los cincuenta, no quiero. A partir de ahí todo es tristeza, recuerdos y un rostro que no se reconoce en el espejo”.
    ****
    Mecagon todo lo que se menea. Oiga, ciñurita, que tengo cincuenta años como cincuenta bombillas.

  24. Ni se preocupe Procu. Soy terca conmigo misma. Aclaro: cumpliré más de cien años peleando con la vida, por chula y muy a mi pesar.

    Hasta que Adapts mi amor se convierta en mi tercer marido o quinto, que sé.

  25. Gacho, todo lo que tengas de tetas (cuyas fotos sigues sin mandar) te falta de celebro.

    ***

    marquesdecubaslibres | 18 septiembre, 2013 a las 16:50
    Aquí se folla menos que en una novela de Simenon, si no, no se entiende…
    ***
    En las novelas de Simenon se folla mucho. Simenon era un gran follarín según se desprende de sus memorias. Y toda novela no es sino reflejo de la experiencia de su autor, y ahí está el resultado. Tengo delante de mí casi cincuenta novelas de Simenon, más las que faltan, ordenadas en la biblioteca base. Sé de lo que hablo.

  26. Cela decía que los misóginos se hacían pis encima y que los misántropos meaban recio. O algo así. Está en su Rol de cornudos. Yo creo que hay que reivindicar la misoginia, que no es otra cosa que la constatación científica de la diferencia. Otra cosa es que la tradición literaria esté llena de rencores, impotencias y machiruladas que se basan en una tradición cargada de catolicismo y comportamientos rurales atávicos. La misoginia científica es signo de salud mental. Llevada a la práctica, impronta de valentía en estos tiempos de relativismo moral, de puterío y de marasmo.

  27. Y creo que conviene reivindicar desde ya un término olvidado, pese a que designa una realidad inamovible desde el principio de los tiempos: las calientapollas.

  28. Yo no he señalado a Brema, a mí que me registren. Solo quería poner una nota de historia literaria que oí una vez en un sitio que ni me acuerdo ni me importa.
    Y non erat cathólica.
    Tareixiña, no hay por qué llevarse a casa todo lo que una encuentra en la calle.
    Y en cuanto a Ádapts, que está en Fenicia, hoy, con este ánimo enlutecido me veo como mi abuela, sentada en su silla de anea junto a la ventana considerando profundamente los peligros del mundo. Cuándo volverá, cuándo volverá. Qué poca cosa somos, Señor. Creo que voy a empezar a decir ridiela compulsivamente.

  29. Misoginia, ¿salud?
    El odio no es salud, Bremaneur. Dígame que es una opción, pero salud… Con un cigarrillo en cada mano se lo digo. A mí la salud propiamente no me pone, pero cuando fumo no le digo salud a mi Winston.

  30. Y yo pensaba que el término / concepto ‘calientapollas’ estaba antiguo ya en la adolescencia de mis cincuenta años. Se ve que involucionamos.

  31. Bremaneur |
    19 septiembre, 2013 a las 0:16

    Gacho, todo lo que tengas de tetas (cuyas fotos sigues sin mandar) te falta de celebro.
    ———————————-
    Celebro haberte conocido (te mandé tantas, que podrías em-papelarte)
    —————————————–
    “Sé de lo que hablo.” Tú qué vas a saber, qué vas a saber.(Aquí la que más sabe de Simenon soy yo, que me acuesto con él todas las noches en el e-book)
    ——————————–
    Dolido teutón mio de malas mujeres rodeado: dulces sueños envueltos en tetosterona. En un vestuario de fúmbol americano después de un partido y tú vestidito de cheeleader, por ejemplo.

  32. La mujer del este, nacida y criada antes de la caída del muro, estaba acostumbrada a una relación de igualdad con los hombres. No tenía que demostrar ni su supuesta valía, ni sus capacidades físicas o mentales. La consecuencia es que hay un par de generaciones, especialmente en los países del telón de acero que desarrollaron un sistema educativo digno dentro de la abyección comunista, que han arrojado a este mundo de tristeza y de dolor (y de victorias del Atleti) a unas hembras con las que es posible relacionarse de forma franca y abierta, sin la necesidad de derribar los tótems o de asumir los tabúes propios de la hembra occidental, criada para ser reina de la casa en un mundo que le exige tirar del carro. La tensión entre ambos polos ha generado una recua de mulas taradas capaces de volver loco a cualquier hombre de bien que se les ponga por delante. A la experiencia en este blog me remito.

  33. “Tareixiña, no hay por qué llevarse a casa todo lo que una encuentra en la calle”

    Bueno, tengo querencia por los gatos callejeros y poetisos vagamundos. Así me va.

    Creo que Brema pide a gritos unas Hestias que le calceten una colcha para pasar sus inviernos solitarios.

  34. Disculpa, Gacho, pero aquí nadie ha leído más a Simenon que yo. Y no sólo eso: soy el que mejor ha comprendido sus novelas. No me seas Adrede.

  35. En este blog no hay hombres de bien. Muchísimo menos de los que se ponen por delante.
    Los hombres del este nacidos y criados antes de la caída del muro, no decian tantas gilipolleces. Leían menos, y sabían más.

  36. ¿Tú amas a Simenon, a un tío que se follaba a todo lo que se le pusiera por delante y lo compartía con su hijo? Española con alma de esclava. Yo amo a sus personajes, a sus hombrecillos esclavos de pasión, a sus putillas esclavas de un sistema social, a sus víctimas esclavas del destino, a sus asesinos esclavos de su sino.

  37. procurofijarme | 19 septiembre, 2013 a las 0:56
    Leí alguna de Simenon que no era de Maigret. Es un Simenon muy, muy distinto.
    ***
    Más desatado, sí. Pero hay que rascar mucho para ver el mismo fondo.

  38. Un día de estos habrá que psiconalizar a Brema según las teorías freudianas o algún otro experto alemán del sigo XIX..De igual manera me lo pido como mascota. Así que a la cola chicas, a la cola de Bremi

  39. Hace treinta años en España una mujer no podía abrir una cuenta corriente sin el permiso del marido. Lo que perdían en libertad lo ganaban en comodidad aquéllas que supieran ajustar sus anhelos al régimen social imperante. Hoy quieren libertad y comodidad a la vez. Escribir en blog de sus cositas y que las aplaudamos aunque no suelten más que soplapolleces. Por ejemplo.

  40. Yo no he dicho que le ame. He dicho que no lo amas tú. Si lo amases, tendrías un sano sentido del humor, y no ese pegote con el que andas.
    A mí me gusta su francés y su excelsa manera de ponerte la verdadera realidad de la naturaleza humana delante de las narices. Al menos de la naturaleza de los humanos que él frecuentaba.
    Fin de la cita.

  41. Sí, lo que quiero decir es que una lectora como yo no sabe apreciar a Maigret. Así que me sorprendió, eso desatado, probablemente, o el escritor liberado, en las otras. ¿La nieve estaba sucia?

  42. Bremaneur |
    19 septiembre, 2013 a las 1:00

    “Hoy quieren libertad y comodidad a la vez. Escribir en blog de sus cositas y que las aplaudamos aunque no suelten más que soplapolleces. Por ejemplo.”
    ***
    Oiga, ¿no habla usted de hombres y mujeres?

  43. Hace treinta años en España una mujer no podía abrir una cuenta corriente sin el permiso del marido. Lo que perdían en libertad lo ganaban en comodidad aquéllas que supieran ajustar sus anhelos al régimen social imperante. Hoy quieren libertad y comodidad a la vez. Escribir en blog de sus cositas y que las aplaudamos aunque no suelten más que soplapolleces. Por ejemplo.
    ———————————————
    Cuidao que puedes soltar sandeces Brema, hoy estás especialmente sembrado.
    ¿A qué has renunciado tú, a la libertad o a la comodidad? ¿O tú no tienes que renunciar a nada porque… porque…¿Por qué?

  44. Chicas, chicas, tampoco me lo acosen que hoy aún no le he sacado de paseo y así me está de revoltoso.

    (Brema, cariño, perdóname, ahorita mismo te pongo tu vasito de leche y la pastilla)

  45. Leo que Josep Piqué ha ingresado en hospital por un leve derrame cerebral: no gano para disgustos.
    Ayer le escuchaba donde Herrera, ponderado e inteligente como siempre. Estaba decidido a acudir a la presentación de su libro para conocerle y tal vez sugerirle que vuelva al ruedo, aunque ya advirtió que nunca lo haría.
    En 2003, cuando Aznar iba a vueltas con su dedazo, me preguntaban si prefería a Rato o a Rajoy, y yo contestaba Piqué. Saben de mi aversión a ciertos subjuntivos, pero con este hombre en la presidencia este país hubiera ido muuuucho mejor.

  46. Por una vez (y sin que sirva de precedente) coincido con Holmess. También yo escuché a Piqué ayer en Herrera, y celebré y tuve esperanzas al escucharle argumentar que la Constitución no estaba esculpida sobre piedra.
    No soy simpatizante del PP ni en un millón de años, pero Piqué me ha parecido siempre una mente lucidísima y un hombre bastante elegante. Cualidades ambas, que no necesariamente acercan a un hombre a la santidad. Yo siempre digo que si van a matarme, que lo haga un profesional, no un matarife del tres al cuarto.
    Prefiero mil veces a Piqué.

    Ese derrame solo va ser un sustito, se recuperará y será para bien. Amén.

  47. Brema, recomiéndeme una novela de Simenon en la que se folle. Las que leído hasta ahora, apenas media docena (La casa del canal, Las hermanas Lacroix, El gato, El perro canelo…), están impregnadas por una sórdida tensión sexual, pero lo que se dice follar nada de nada. Me he llevado una gran decepción hasta ahora.

  48. (Ni de coña, Robby, ni de coña. Sigue soñando)
    Solicito un robot administrador de filiación independiente.

  49. Le perdono Robotiño su poca percepción emocional ya que es usted una maquina muy distraída. Pero ayer lo que hubo fue mucho amor y tensión sexual no resuelta. Lo mismito que le pasa a Jules Maigret

  50. Más que hablar de tensión sexual no resuelta, me encanta el viejo término de Hollywood: UFF o unfinished fuck, ténica especialmente maliciosa sobre el que se asientan decenas de comedias cinematográficas (La tentación vive arriba, sería un ejemplo paradigmático) y de tragedias de la vida real.

  51. “…en todos los placeres que conocemos la misma persecución es placentera” (Michel de Montaigne, Ensayos, “Que filosofar es aprender a morir”, I, XIX).

  52. Bueno Gómez es lo mismo; no consumar habiendo ganas que la tensión sexual no resuelta.

    ******

    Ya está la resabida con sus citas para hacer valer cúan leída es. Esto.. ¿pongo emoticono o se me entiende? que ya no quiero que se me vayan mas chicas. No me dejen sola con gatita, pordiosss, no.

  53. (Más quisieras quedarte a solas conmigo, so perra)
    Tareixa es que es así, te tira salfumán en la cara, te saca los ojos, te mea las cuencas, y con un hacha te corta los dos brazos y luego dice “Huyyyyyyyyyyy, ¿te ha dolido? era bromi, porfi”

  54. Y todo eso con merceditas , unos chichos con lazo y vestido de terciopelo negro como en la peli La huérfana
    (¡mira qué soy mala pero malota!)

  55. Ya no tengo mas horas de tarde para entretener. Me tumbo cual avatar en lounge chair y que alguien si eso me pase un chubasquero.

    Recibo en casa. Y me encantan los azotitos ¿no me creen? A otro mundo virtual iría pero me quedo en este. Pasen buen día.

    Les castigo con mi afecto pero no olviden pechar bien las puertas…

  56. Hombre, Marqués, que el sexo no sea explícito no quiere decir que no se folle en las novelas de Simenon. El sexo explícito en la novela es propio de literatura de chicas, de ahí el éxito actual de ese tipo de literatura, según me comentaba hace poco una editora. Tenga en cuenta también que las mujeres copan la autoría de ese tipo de novelitas y poesías (calientapollas 100%). Las mujeres se derriten por cualquier cosa que les permita el borboteo de la almeja. Sobre todo si es sexo con cariño y no hay prosa sin desbastar de por medio (tipo “te voy a meter los pelos padentro” y “calladita estás más guapa, así que trágate este medio kilo de carne en barra, nena”; que es lo que mola).

  57. Brema, no lo esperaba explícito, pero tampoco lo encuentro implícito. Indíqueme algún ejemplo en alguna de sus novelas donde alguno de los protagonistas resuelva la tensión sexual, aunque simplemente lo haga notar sin que haya descripciones de esas que le ponen a Gachó.

  58. A bote pronto, Los vecinos de enfrente. También está en Acantilado. El protagonista es un diplomático turco destinado al consulado de una región soviética. Se tira a su secretaria, que es agente del NKVD.

  59. Coño, y la última que he leído: Maigret y los muertos del canal. Un marinero inglés borrachuzo se cepilla a su mujer con la compañía de una especie de secretario y un segundo de a bordo. El secretario también moja el churro con dos putillas de París.

  60. LLevo mucho sin venir (ya sé que lo saben y me han echado de menos) y descubro que EL Pirata se ha ido; me ha extrañado, me parecía dispuesto a la guerra, como le he leído a Tareixa.

    Me da muuucha pereza leer lo de estos días atrás; me quedaré sin saber qué pasó

    Yo siempre lloro a los caídos, pero tal vez… tal vez, los muertos, como Los otros somos los que nos quedamos. En fin, Pirata, Wade in the water

  61. Andá a la primera ha entrado el comentario..¿Ya se arregló eso de Sorry your comment no se qué pollas ?

  62. Funes, yo estaba aquí y tampoco estoy seguro de la razón del adiós de Pirate.

    Industria musical:

  63. Las letras de la industria musical:

  64. (Por favor Marqués, en mí experto, dígame qué es lo que me pone, a ver si conseguimos despertar a la fiera dormida. Luego ya solo necesitaré un envase industrial de 3 en 1)
    La última vez que lei algo en ese sentido con-movedor, creo que fue algo de Amos Oz…o de Emily Brontë, no sé ni.)
    (Brema, déjalo ya. Además de que sabes que nunca has ido a Venus en un barco, no tienes ni puta idea de mujeres. No quieras emular a tus señores que te queda muuuuuuuuuuuuuuuuuuuucho que aprender)

  65. El Gómezhallazgo “no sé ni” comienza a parecerme mucho más que una ocurrencia accidental. Es aplicable casi en cualquier situación. La semana próxima, que vuelvo a compartir entorno compañeril, pienso usarla a cascoporro.
    Ya les contaré.

  66. Adaptaciones le ha echado huevos y se ha decidido a poner su foto en su avatar, siguiendo el ejemplo deTareixa

  67. Yo, de Tareixa, sigo su ejemplo y su rastro (de feromonas juveniles).

  68. No entiendo al marquis buscando literatura erótica en detectives flojillos habiendo clásicos

    Por: Pietro Aretino (1492-1556)

    ENANA.- En tanto que él se acostará al galope desnúdate tú muy lentamente, y musita para ti misma algunas palabras entremezcladas con algunos suspiros. Esto lo forzará a preguntarse, así que tú entre en el lecho: “¿Por qué suspiráis, alma mía?” Entonces, lanza otro hasta desquijarte y responde: “¡Vuestra señoría me ha embrujado!” Diciendo esto abrázalo apretadamente, bésalo y revésalo y luego haz la señal de la cruz como si hubiera olvidado hacerlo al acostarte; si no quieres decir una oración o lo que sea, remueve un poco los labios, de modo que parezcas decir: es preciso ser bien educada hasta el final. Durante este tiempo, el pícaro, que aguardaba en la cama igual que un hombre que tiene un apetito rabioso y que se ha sentado a la mesa antes que hayan puesto encima el pan y el vino, se aventurará a manosearte los pechos, hundirá entre ellos su cara, como si quisiera besarlos; te recorrerá toda la carne, bajará poco a poco su mano hasta la monita y luego de haberle dado algunos sopapos, te toqueteará los muslos; pero las nalgas son una verdadera calamidad: te digo que atraen a ellas la mano y cuando él las haya festejado, aunque sea un poco, probará tantearte, deslizándote su rodilla entre las piernas, por ver si tu te vuelves, sin osar todavía pedirte esto en la primera entrevista. Mantente firme y si él se pone a maullar, a remedar al niño, a querer tomar posturas extrañas, no le vuelvas la espalda.

    PIPA.- ¿Y si él me fuerza?

    ENANA.- No se hace nada por la fuerza a nadie, tontita.

    PIPA.- ¿Mas, qué importa que yo deje hacerme eso por delante o por detrás?

    ENANA.- ¡Descabezada, que hablas como tonta que eres! Dime, ¿qué vale más, un julio o ducado?

    PIPA.- Enséñamelo.

    ENANA.- Es bonito, que no puede ser más bonito.

    ENANA.- Si todavía nuestro hombre insiste y te mete entre los muslos su pierna izquierda, para volverte a su gusto, observa bien a ver si tiene alguna cadenilla al cuello, alguna sortija en el dedo, y en tanto que el goloso gire a tu alrededor, impulsado por la tentación que le dé el olor del asado, mira sí él se las deja quitar; si consiente en ello déjalo hacer; una vez desvalijado de sus joyas, le harás el juego diestramente; si no, dile con aire despegado: “¿Cómo, vuestra señoría se atreve así por detrás a tales cochinerías?” Soltada la frase se pondrá él contigo de buena manera y cuando esté sobre ti haz tu obligación, Pipa, hazla; mira, las caricias por las cuales se ayuda a los buenos justadores a rematar su propia ruina y a procurarles dulzuras, son asesinarlos. Y además, una prostituta que hace bien esto es como un mercero que vende a alto precio su mercancía. No se pueden comparar mejor que con una rienda de mercero las chanzas, los juegos, las caricias que vende una ramera astuta.

    PIPA.- ¡Qué chuscas comparaciones hacéis!

    ENANA.- He aquí un mercero: tiene agujetas, espejos, guantes, rosarios, cintas, dedales para coser, alfileres, agujas, cinturones, gorros, galones, jabones, aceites de olor, polvo de Chipre, moños postizos y cien mil especias de cosas. Asimismo, una prostituta tiene en su almacén dulces palabras, sonrisas, besos, miradas. Pero eso no es más que eso: tiene en sus manos y en su castaña los rubíes, las perlas, los diamantes, las esmeraldas y toda la armonía de los mundos.

    PIPA.- ¿Cómo es eso?

    ENANA.- ¿Qué cómo? No hay uno que no toque el cielo con la punta de los dedos cuando su buena amiga, a la que tanto ama, en el momento en que ella le introduce la lengua entre los labios, le empuña el fulano y oprimiéndoselo dos o tres veces entre sus dedos, lo obliga a enderezarse y así que se endereza, le administra una pequeña sacudida y lo deja a punto. Después de haber quedado así un ratito, le toma ella las campanillas en el hueco de la mano y las cosquillea voluptuosamente; luego le aporrea las nalgas, le rasca entre el vello y recomienza a impacientarlo tan bien, que el pepino, puesto de buen humor, se asemeja a uno que siente ganas de vomitar y no puede. Nuestro galán, bajo sus caricias, se pavonea como un prior y no cambiaría su felicidad por la de un cochino al que se rasca; cuando se ve cabalgando por la que él pensaba cabalgar, cae en espasmo como un hombre que acaba.

    PIPA.- ¿Qué oigo?

    ENANA.- Escucha y aprende a vender tus mercancías. Bajo mi palabra, Pipa, si una mujer que trepa sobre su enamorado hace solamente una partecilla de lo que te enseño, es apta para sacar el dinero de los greguescos con más habilidad aún que de los dados y de los naipes lo sacan los jugadores.

    PIPA.- Os creo.

  69. Pirata tiene más disparos que la bandera de Nápoles. Se ha ido y punto, como se ha marchado tanta gente y todo este revuelo a cuenta de su despedida a la francesa da que pensar sobre lo mucho que le-la-lo echan de menos. Fanfollan dixit.

  70. No me entero de nada de el folletín, pero sospecho en mi simpleza que soy feliz de simple por tanta mascarada y ustedes me engañan mucho. ¿Se divierten?

    Buenas noches, Gengis


Los comentarios están cerrados.