Vino corso

Los habitantes de Córcega tienen veleidades nacionalistas, incluso han llegado a recurrir a la violencia organizada, pero ya sabemos que en París no se andan con remilgos a la hora de sofocar estas intentonas. La propuesta de que el corso fuera idioma cooficial en Francia provocó hilaridad en el Elíseo. Mi amigo M.A., nacido en Ajaccio, fue destinado a Barcelona como directivo de una multinacional y quedó pasmado ante la permisividad del Gobierno español con el catalanismo. El hombre no daba crédito a lo que veía, porque hoy Córcega es un remanso de paz en donde no hay más muestras de nacionalismo que algunos letreros en francés emborronados con pintura.

En Córcega hacen un excelente vino que tiene tres características que me entusiasman: no conocen la madera, son baratos y se los beben ellos, muestra esto último de nacionalismo del bueno. Gracias a una benemérita institución sita precisamente en Barcelona he podido disfrutar de una pequeña muestra de vinos corsos, más concretamente de la denominación Patrimonio, la más antigua de la isla. Situada al norte, de un tamaño como el Priorato, elabora vinos interesantes y originales. Pude disfrutar de los productos de un vigneron llamado Yves Leccia cuyo Domaine d´E Croce con apenas 15 hectáreas produce maravillas como el E Croce blanco. Elaborado con la varietal local Vermentino y fermentado solo en acero inoxidable, posee una riqueza aromática y complejidad que contrasta con la sencillez de su elaboración. No le va a la zaga el YL tinto, que utilizando la Nielluciu, una varietal de origen italiano similar a la Sangiovese, consigue un vino que tampoco ha conocido barrica y que recuerda mucho más a los Frapattos sicilianos que a cualquier Montalcino. El YL es muy mineral, volcánico, con la fruta justa y un color que recuerda a la sangre licuada de san Pantaleón, al que tanta devoción tengo. Beber estos vinos en buena compañía, supongo, debe ser la felicidad.

Cortesía de Marquesdecubaslibres

  1. Gracias Adapts, ya he acordado con ellos el procedimiento para saltarse la lista de espera; un amigo corso aplicará la fibra de vidrio en ciertas partes de los que no colaboren.

  2. Y yo en la wiki buscando a Rebollo&Terriza a ver si me estaba perdiendo algo. Jajajajaja (¡puñeteros!)

    No puedo entender un vino que no conozca madera. Pero está claro que en Córcega todo es posible y en Catalonia, también. Pero si se han pasado directamente al plástico petrolífero, que dios les perdone.

  3. Y digo que para mi las barricas de acero son como contenedores de plástico. Pues no. Aun así salvemos el Amazonas

  4. “y se los beben ellos,” (esto me ha entusiasmado a mí. Me entusiasmo cuando me hacen reír)

  5. Tareixa | 18 octubre, 2013 en 11:43
    Y yo en la wiki buscando a Rebollo&Terriza a ver si me estaba perdiendo algo. Jajajajaja (¡puñeteros!)

    jajajajaja
    no pillo nada

  6. Ga.Cho ¿si esto se va al carallo, nos refugias? ¿prometes no banearme mucho? Creo que Gómez quiero algo contigo

  7. Alejandro Rebollo fue jefe mío durante un tiempo. Años antes había defendido a Julián Grimau, a quien ajusticiaron. Sé que hizo lo que estuvo en su mano para evitarlo, que fue poco.
    Un día entrábamos a Barcelona desde el aeropuerto y tras mirar en silencio unos segundos el barrio de Bellvitge dijo lleno de orgullo “ésto lo hice yo”, refiriéndose a su mandato como director general de la vivienda. Me chocó, porque el lugar común era criticar con desprecio ese barrio por lo que tenía de congestionado ( y, no se decía, por los charnegos que lo habitaban). Como tantas veces en la vida aparecía la otra cara de la moneda, la obra que había contribuido a acabar con el barraquismo y a paliar el problema de la vivienda de aquellos años.
    Recuerdo con afecto sus exquisitas formas y su hablar pausado, que entonces eran poco frecuentes y ahora inexistentes.

  8. Tare, no soy digna de que entréis en mi casa, pero una palabra…. ¿de quién?; bueno, bastaría para sanarme.
    No banearía a nadie, puesto que adquirir un rol es lo que tiene: tienes que pasar a ejercer ese rol y si en sus competencias no cabe el de tener filias y fobias, pues no las puedes tener. Haber elegido muerte.
    Pero dicho esto, el regentar la nave es una gran responsabiidad; yo carezco de tiempo para ello (lo crea quien lo crea, invierto el máximo de mi tiempo buscando trabajo sin perder en extremo la cordura); carezco del título de piloto, y yo no me divertiría ni desintoxicaría ni la mitad.
    No obstante mi casa, que no es más que una tasquita en la que detrás de la barra solo estoy yo, está siempre abierta. No se me ocurre de qué manera podría dejarles las llaves.

    (Y lo que pueda querer Gómez conmigo, ya lo tiene.)

  9. Pero mira gatita linda, tendremos que fingir de tarde en madrugada una pelea de barro, que es lo que les pone a los chicos. Un beso.

    Ayer fui a la presentación de un libro de este chico y ¡joer! si que tiene ojos atlánticos. ¡qué guapisimo!

    http://www.casadellibro.com/libro-el-puno-y-la-letra/9788494125027/2200732

    Y hoy toca a nuestro Keni pintado que ya va el destado por su segunda aventura:

    http://pontevedraviva.com/cultura/7815/manuel-perez-lourido-libro-quedarse-pontevedra/

  10. marquesdecubaslibres | 18 octubre, 2013 en 13:34
    Aguado Rebollo y González Terriza, Consultores.

    ah!
    ya

  11. Lo de R. y T. habrá tenido lugar en el el Faithbook, de ahí que no me haya enterado. Si habéis visto la filigrana que campea la Fundación Tàpies en Barcelona podréis haceros una idea de lo que puede ser un mano a mano entre los dos. De todas formas, seguro que han dicho cosas de provecho y, en el caso de uno de ellos, cargadas de humor, talento del que el otro carece por completo.

    Habrá que buscar vinos corsos en Berlín.

  12. Qué fuerte lo de Mas. No le sigo mucho pero acabo de verle en la tele. Decía que no quería sentar un precedente (el de no presidir ante una vicepresidenta de España, que acude, sin embargo, en calidad de presidenta en funciones; y eso está en el libro, pero aunque no estuviera: sus empresarios). Una persona que no sabe estar en una cola no puede haber aprendido lo que significa martes. Igual no es tan fácil, pero es básico.
    ¿Tan bajito es?
    Estoy impresionada.

  13. Y que ha hablado Lara. No me acuerdo si fue de los que respondió al cuestionario de AE.

  14. Voy, sin más preámbulos, al trapo:

    Por si acaso alguno de ustedes cree que se está perdiendo, en la alusión humorística del marqués a la pareja Rebollo&Terriza, algo que no tenga que ver sólo con la identidad de sus miembros -esa curiosidad la ha satisfecho cabalmente el propio marqués-, traigo una conversación entre Terriza y yo que puede estar en el origen de la chanza. Tiene que ver con la Psicología.

    – Terriza: De las varias cosas que la gente decide estudiar, Psicología me parece de las más nobles. Nadie se hace psicólogo para forrarse. Al afán de ayudar a la gente se une ahí el deseo de entenderla, de sondear en la psique —sabiendo que es un viaje infinito y sin seguro.

    – Rebollo: Si nos atenemos a la precisión, exactitud y perfilado del objeto de estudio, la psicología es la peor de las ciencias empíricas, al ser el alma la cosa más borrosa y escurridiza que hay en el mundo. La psicología es peor incluso que la biología, cuyo objeto, la vida, es de por sí muy pringoso y repugnante, ayuno de la severidad de las piedras, a las que se dedica la geología, sólo mejorada por la abstracción, pureza y aseo de la física.

    -Terriza: Esa es su gracia, sí. Lo de Heráclito: ‘Fronteras del ánima no habrás andando de descubrirlas, cualquiera y todas las vías que recorras: tan hondo razonamiento tiene’ (fr. 106 García Calvo). Para pesadilla de los devotos del cierre categorial, que bien podrían repetir lo de aquel: ‘Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo, / y más la piedra dura porque esa ya no siente’.

    – Rebollo: El alma de la que habla Heráclito no tiene fronteras porque lo propio de ella es el conocimiento, y lo que conoce, el cosmos, es infinito. Es un alma volcada hacia fuera cuya infinitud no debe ser confundida con la propia del alma moderna, ensimismada en su intimidad sin fondo. En Heráclito la psicología no puede nacer porque sólo podría darse como una cosmología.

    -Terriza: Pero ¿podría ese alma volcada hacia fuera interiorizar ese afuera si no tuviera a su disposición a su vez un interior insondable? Con lo que el reino interior ya está ahí, con sus fronteras siempre en retirada.

    – Rebollo: No. La naturaleza singular del conocimiento no hace necesario recurrir a esa imagen física de un continente, el alma, por lo menos tan grande como lo contenido en él, el cosmos. Tampoco tendría nada que ver, puestos a usar esa metáfora material, el infinito vacío y transparente de un depósito cuya única misión sería la de recibir lo depositado en él, con la infinitud del alma moderna, esto es, del alma propiamente psíquica, que quiere ser mucho más compleja, densa y misteriosa que eso.

  15. Obligado por las circunstancias, hace unos días alterné largos ratos de lectura de Los Karamazov brothers con la visión de El Gran Gatsby, con DiCaprio. De la última sólo sabía que era de Fitgerald, y de éste solo había leído Cartas a mi hija.
    Es remarcable cómo el arte pone el acento en la fuerza determinante de la pasión amorosa en la vida humana, tema central en ambas obras. Parece que así se pueda compensar el hecho de que el dispositivo de las normas y convenciones sociales consiga hacerlo casi invisible, con el peaje de alejar la vivencia y su expresión. No es extraño que exista la psicología.

  16. No recuerdo que en el alma de la que habló Heráclito hubiera otra cosa que razonamiento (logos). Las pasiones no tenían nada que hacer allí, y la introspección, menos. Ese alma no tenía corazón.

  17. A efectos puramente dramáticos, no me imagino un diálogo de semejante calado sostenido por dos filósofos que no vayan intercalando en el mismo alusiones semejantes a ésta:

    REBOLLO: Por cierto, amigo Terriza, hasta que mencionó a Heráclito y sus fronteras del ánima no me había fijado nunca en lo descomunales que son sus deltoides. Debe usted de machacarse lo indecible con el press tras nuca.

  18. La frase comentada por R&T es una de las más conocidas de Heráclito. Yo no sé muy bien qué significa, pero parece ser que el filósofo pensó que había que atribuir al alma una cierta infinitud para entender por qué podemos conocer la inmensidad del universo. Pero vaya usted a saber qué querían decir los presocráticos en lo poco que conservamos de ellos.

  19. Qué grande, Boswell. No se lo digas a Bernal, que lo eligió como nick y a lo mejor se corre y se enamora y te pide en matrimonio.

  20. GENTES DEL TUITER

    Hoy me ha pasado una cosa muy curiosa en el tuiter. Hay que remontarse a meses atrás para entenderlo, cuando AE escribió un artículo sobre el aborto y recibió críticas más que acerbas: el adjetivo generalizado fue el de nazi, y no sólo por parte de la chusma. Como yo andaba entonces en el tuiter me enredé en el asunto. Reconozco con humildad que al principio no me alteré y que me comporté como un caballero. Quién lo diría. Avisé a mis contertulios habituales de que se estaban pasando, que yo no creía que el artículo diera lugar a esa fiereza y que AE era mi amigo, por lo que resultaba difícil aguantar algunos comentarios de la suya boca. Pero claro, quién soy yo. Así que a algunos a quienes tenía cariño les hice un bloqueo y a otros precedí el format C: con un insulto ad hoc: hijo de puta. Si tú puedes llamar a alguien nazi, imagino que te resbalará que yo diga que tú eres un hijo de puta y que no quiera leerte. Bien: a algunos les pareció el colmo de la abyección. Oh, sorpresa. Hubo más complicaciones, pero no me voy a extender porque tendría que llamar idiota a alguna y no quiero liarla. Pasemos a lo de hoy.

    Por puta casualidad y sin quererlo, porque apenas me asomo al tuiter, he visto una conversación de lo más pintoresca. Le he prestado atención porque intervenían gentes de honor y porque parecían hablar en serio. El tema era el siguiente: un tipo se quejaba de que otro hubiera escrito la palabra «hostia». Le ofendía porque pasa una hora a diario rezando delante de ella. De una hostia.

    Le ofende que alguien diga «hostia». Eh: le ofende que alguien diga «hostia».

    Yo he sido bautizado, he comulgado y he hecho la confirmación. A conciencia. Y jamás habría llegado a ese extremo. Mi catolicismo me impedía el apostolado y la crítica a las opiniones contrarias a la mía. Ya sabéis: poned la otra mejilla, etc. Es decir: uno lleva su estigma o su fe o su grandeza como puede. Respeto ante todo. No toca hablar de cómo me alejé de aquellas mentiras. Las dejé y basta. Pero sé de qué se habla cuando un pollo se pasa una hora rezando delante de un trozo de pan, aunque es cosa que yo nunca he hecho (a no ser que venga acompañado de chorizo y lleve uno trece años fuera de España), porque después de comulgar tras veinte minutos de misa me reía con el vecino de banco haciendo que usábamos un mondadientes. En fin…

    Al tema: tras ver que este pollo que había llamado retrasado a AE hablaba de semejante soplapollez he escrito algo en lo de Satur descojonándome de semejante, lo siento, gelipollas hipócrita. Detesto a los catolicones hipocritones. Esos de misa diaria o semanal que se van en cuanto pueden a Cuba a que se las chupen las negras bajo las palmeras. Aquí conocemos casos.

    La que se ha montado. Nadie comenta esa página de Satur y hoy ha habido hostias por escribir. Que si soy tal, que si cual, que si cobarde, que si no sé qué, que si no sé cuál. Se entiende, ¿no? Y en el tuiter no digamos. Trecking toping, lo menos. Y para largo. Después de decir que no querían hacerme publicidad seguían dale que te pego. Lloriqueando, rabiosos.

    Sé que es una chorrada, pero aquí lo dejo, para instrucción de niños y mayores. Que soy un monstruo. Al final, claro, han llegado las amenazas (en una conversación con el putrefacto Jamón Tano, claro): que algún día me van a dar. Me resbala. Aquí también me han amenazado un enano contrahecho y un cachitas follador de más allá de La Bañeza. Antes me daba igual, porque si pasaban dos días sin que escribieran mi abuela que me lee se iba a preocupar e iba a llamar a la poli para pillar a los machotes. Pero ahora que cierran esto, ¿quién se va a enterar si algún día aparezco entre unos matojos asfisiao y con una barbie metida por el culo? ¿Ein?

  21. No lo dudes, Perroan, pero es que me tiran el hueso y qué voy a hacer. Un tío que llamó a un amigo mío retrasado y que tuvo conversaciones abyectas sobre el nazismo, etc., se pone a lloriquear porque alguien dice “hostia”. Y lo mejor es lo que viene después: mensajes directos a amigos y amigas preguntando que por qué siguen siendo amigos después de eso. Acabo de ver ahora unos tuits de una de las fotógrafas de Jot Down que son tremendos. Una ultracatolicona, claro. Cierran filas. Y yo flipo y lo cuento porque merece la pena mostrar cómo somos. Y lo que es tuiter, claro. Para reír chana. Para llorar también.

  22. Por esto están preguntando los ultracatolicones a mis colegas que por qué son amigos y amigas míos.

    DE LOS CREADORES DE VEGANQUEER EN SORIA LLEGA…

    H O S T I A (LA HOSTIA)

    Carlos Bollera (Qué País): “Es la hostia”.
    Facundo Ribagorza (La Farola): “Me ha parecido la hostia”.
    Joseba Kaminastalasrozas (El Diario Vasco): “La hostia, Patxi”.
    Larissa Aragoncillo (Fotorramas): “La hostia que te cagas, tía”.

  23. Bueno, pero ¿el ofendido ese quien es?, ¿un tuitstar o por el contrario una figura seria o quizás respetable de algún ámbito profesional, cultural o algo?

    Me hace un poco de gracia ver a Tse en medio de la gresca…

  24. ¡La hostia!Jajajaja.Que acabo de llegar y me encuentro a Brema lloriqueando tal cual dama de novela decimononica jajajajaj y Perro que dice “qué fuerte”

    Que no,esto no se puede cerrar. Folletines de estos no tienen desperdicio. jajajajajaaja. ( prometo que no he fumado nada) Vale, ahogo la carcajada.

  25. A mí quién me pone burro es sor Forcadas, siempre pienso en lo que sentiría al hacerla mía: monja, catalanista y magufa.

  26. No le creo. Si los de veganoqueer no se están descojonando lo más probable es que sea una secta y tengan quince años. Les haríamos un bien a ellos y a sus padres notificando esto a la poli.
    En cambio lo de Stalin es gracioso pero no es de Satur.
    La monja es la hermana (de Satur).

  27. ¿Qué pasa que todos mis contactos y redes se están llenando de lacitos rosa? ¿Alguna epidemia?

  28. Con el tiempo me he ido haciendo un twitter heterogéneo. Por él pululan fascistas, stalinistas, doctores, periodistas, sabios, necios, futurólogos, ecologistas, estudiantes, chulos, putones, culés y madridistas, científicos, poetas, novelistas, empresarios, diputados, alcaldes, chicas guapas bomboncitos, negratas de New York, souleros de Vizcaya, gays que buscan rollito, divas, hippies, cocineros…
    Pesaba en un principio que la mezcla era explosiva, pero no tardé en comprobar que el orden se da, precisamente, cuando hay fuerzas opuestas. Celebro encantado que mi twitter sea una balsa de aceite. Quizá en los microcosmos creados por selección es donde se descompense ese orden y surja el caos.

  29. Aborrezco la música ligera, quizás algunos recuerden que justifiqué un imaginario asesinato de JL en FM, algunos ni sabràn quién era. Apelo a la razón y me digo que no puedo tener los msmos gustos musicales que digamos Gómez.

  30. Perroantuan | 19 octubre, 2013 en 11:51
    Al hilo de las guerras bremanéuricas
    ***
    Ahora han pasado de la fase del apostolado a la fase de la inquisición: «quien no está conmigo está contra mí». Ahí andan, preguntando a la gente uno por uno si condenan o no al pobre Satur.

  31. Perroantuan |
    19 octubre, 2013 en 11:12

    ¿Qué pasa que todos mis contactos y redes se están llenando de lacitos rosa? ¿Alguna epidemia?

    Pasa esto, Perro: http://www.somospacientes.com/noticias/sanidad/este-sabado-se-celebra-el-dia-internacional-del-cancer-de-mama/
    —————————————————
    «quien no está conmigo está contra mí». , pues supongo que ya lo sabrás, pero esa máxima la siguen bastantes de los que llegan, si bien es cierto que no a lo más alto, sí a cierto poder de jerarquía dentro de la empresa privada.. Bueno, y a muchos sitios llegan, qué coño, a muchos sitios.

  32. Éste es un país de descerebrados. Parecida bronca tuve el otro día con el tipo que le prueba los ferrari a Jesús de Polanco (Polanco: a secas – le corregí). Se pasó media tarde montano bulla en el pueblo para que el animalito, decía, limpiase carbonilla. Quiso el azar que cuando terminó de hacer el hortera se sentase en una mesa contigua a la mía, y que uno de mis acompañantes le hiciese un comentario al respecto. El hortera (un antiguo piloto con el rostro desfigurado) se vino arriba y dijo que el tubo de escape le había costado 14.000 euros y estaba homologado por Industria. La cosa subió de tono hasta que le solté, en bajito para que me oyese bien y con una amplia sonrisa: “Si te cargas a un niño en una de éstas, me cago en tu puta madre; y si ese niño llega a ser uno de los míos te mato”. La que se armó, señores: su madre había muerto hace dos meses y no toleraba, decía fuera de sí, que nadie se metiese con ella. Siguió una discusión sobre la oportunidad de la expresión “me cago en tu puta madre” en la que yo defendí el uso coloquial de la expresión (a la que añadí otras como el tradicional “Me cago en Dios”, el insuperable “Me cago en la puta Virgen” y la definitiva “la hostia puta”) y otros pusieron el grito en el cielo. Ay, Señor.

  33. Marqués, desde que se ha convertido usted en Rocky Balboa no me atrevo ni a rechistar cuando me cita si no es después de haber adquirido peluca, barba postiza, y un billete para el siguiente vuelo a las islas Caimán. Así que sí.

    Y si hablamos de justificar asesinatos imaginarios en la frase anterior, pues ni le cuento.

  34. piratajenny |19 octubre, 2013 en 12:49

    Genial.
    (Pasión por el lenguaje. Con su poquito de animus broncandi).

  35. Yo siempre he justificado el “me cago en dios” y el “me cago en la puta virgen (o virgen puta, depende)” que suelto de tanto en tanto con el argumento de que toda blasfemia es en realidad un homenaje y un acto de fe.

  36. piratajenny | 19 octubre, 2013 en 12:49
    ***
    A mis brazos, Pi. Yo tuve una bronca cojonuda en el NJ a cuenta de las madres. Hubo gente que salió dando un portazo, supongo que camino de la pradera para cazar un mamut, tan primitivo es el asunto. Tengo un ojo fino para encontrar idiotas.

    Tendría que hacer memoria, pero creo que ni siquiera me cagué en la puta madre de nadie. Creo que sólo solté un “hijo de puta” limpio y sereno como un día de otoño en la meseta. Es curioso, le dices a alguien “hijo de puta” y te empieza a hablar de su madre.

  37. Soy de un pueblo donde cada dos frases hay que intercalar un «me cago en Dios» dicho así: «cagüendiossss». Si alguien pregunta tras la cena: «¿Vamos al Trece a echar unos cacharros?», la respuesta pertinente de uno es: «Cagüendiósss, ¿y aún preguntas?» Otro dirá: «Cagüendiósss, habrá que ir, ¿o qué?» Y así todo.

  38. Recuerdo un día que estaba trabajando en el chalé del señor Julián con mi amigo el Farru. El calor era insoportable y la humedad nos hacía sudar hasta las tripas. Estábamos en el alto cambiándole una toma al depósito de agua. Saltó una tuerca de dos pulgadas y reventó el depósito inundándolo todo. Como era un chalé prefabricado comenzó a filtrarse por el suelo y llovía en las habitaciones. Un espectáculo. Mi amigo el Farru cogió la grifa aplastacráneos y comenzó a golpear las vigas de hierro como un loco mientras gritaba: ME CAGO EN DIOS Y EN LA PUTA VIRGEN Y EN TODOS LOS SANTOS EN CUARENTA KILÓMETROS A LA REDONDA POR SI ALGUNO SE HA IDO A TOMAR CAFEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEÉ.

  39. Juajuajuá. No solo en su pueblo, Bremaneur. Es el pueblo, en general. Y cuando la cosa se pone seria nos vemos obligados a decir barbaridades como «¡Voto a Bríos!», e incluso cosas peores tengo yo oídas.

  40. Otro «cagüendiós» inolvidable me lo soltó mi abuelo cuando me mandó «al cuarto» para que le subiera una lezna (lesna, decía él). Le tenía tanto miedo que bajé sin preguntar qué era una lezna, suponiendo que la encontraría por descarte. Lo que no fuera un destornillador, unos alicates o una llave inglesa sería una lezna. El problema es que allí había la mar de cachivaches cuyo nombre desconocía. Subí lo primero que encontré a mano y fue entonces cuando…

  41. En una ocasión un gitano me espetó: “Me cago en tu padre montado a caballo”. El insulto me pareció entrañable, si bien nunca me quedó claro si el jinete era el que insultaba o el padre del insultado, esto es, el mío.

  42. En fin: lo acojonante de esta clerigalla es que se lanzan a degüello de, supongamos, los proabortistas, pero no se les puede tocar un pelo ni siquiera por una chorrada como ésa de la hostia. Me gustaría preguntarle al pollo, muy en serio, si se confiesa cada vez que insulta o se ríe de alguien.

  43. Brem, ¿la bronca es en la paginita de los “me gusta”, “voy a asistir al evento”, “a todos mis amigos, gracias por felicitarme el cumpleaños”, lacitos, thumbs up y demás comidas de polla? ¿Podría poner el enlace a lo de Satur?

  44. (¿¿¿¡¡¡Niki Lauda probando tubos de escape para millonetis en un pueblo de la sierra!!??? ¡Dios!, pero cómo está el país, cómo está el país. Yo no salgo de lo mio ni patrás, vamos)

  45. «¡Voto a Bríos!» jajajaja. ¡Mitico! qué bien hablados son en su pueblo….. en el mio lo más normal es cagarse en la puta madre de alguien

  46. No sé, no sé; aquí se va pasando de criticar a los que quieren quemar a los que dicen “me cago en la hostia” a celebrar estas expresiones. Me he preguntado si se estila en otros lares “la puta Torah” , y el este plan.

  47. Don Alberto es un cura que vive en Madrid y veranea en otro sitio de España. Cuando don Alberto llega en julio al otro sitio de España los lugareños le saludan muy afectuosos: «¡Qué alegría verle, Don Alberto, mecagüendiós!» Y don Alberto, mientras corresponde impertérrito a los saludos se va cagando en sus adentros en la puta madre de los del pueblo, en el cabrón del padre de los del pueblo y en la hostia de concepto que tienen de la expresividad.

  48. Holm, usted no se hace idea de las cosas que se pueden oír en ciertas sinagogas a cuenta del Gran Rabino de Jerusalén, un redomado golfo. Por supuesto que habrá quien lo censure entre los estamentos más ultras. Allá ellos. Pero la libertad es libre, y empieza por la posibilidad de cagarse en lo más sagradod.

  49. Jenny, no me voy a dejar enredar. Estoy hablando del hueco que hay entre respetar la libertad y celebrar, no entre censurar y respetar. Si no ha quedado claro no voy a insistir.

  50. Creo que me ha disgustado la asociación del texto de su blog con una fotografía que me es muy querida, Jenny. Y de eso no la puedo culpar.

  51. Hoy Gómez ha traído aquí, y el cc en lo suyo, unas menciones a dichos gitanos que me han impresionado, llenos de sabiduría oriental.

  52. Y a mí que se lo llame. Convencido de que a este formato de comunicación no se le puede pedir peras, intentaré resumirlo: “asco” concepto fuerte en su texto, y la foto.

  53. Ayer asistí a una charla de Danny Lyon, fotógrafo de Magnum, en la que proyectó dos breves películas de 5 y 10 minutos. La corta está en Youtube pero no la encuentro. No tienen guión, y noté para mi sorpresa que me emocionaban, sin encontrar la causa.
    Al acabar, la sorpresa fue mayor al ver húmedos los ojos de algunos/as vecinos.
    Quicir que no se pueden explicar todas las emociones ante una fotografía.

  54. Usted lo ha dicho. Las emociones que suscita una fotografía están mediadas por el pasado del que observa. Las cosas no se ven de la misma manera en según qué edades y circunstancias. Es posible, y así me lo pareció en cuanto la vi por primera vez, que la niña de la foto también sintiese asco. No obstante, es una sobreinterpretación de la imagen que entiendo no comparta.

  55. piratajenny | 19 octubre, 2013 en 13:52
    Brem, ¿la bronca es en la paginita de
    ***
    No, ha sido en el tweeterd, pero a cuenta de Faithbook. https://www.facebook.com/soysatur. Son muy divertidos los comentarios sobre la «hostia» y muy inquietante el proceso inquisitorial al que se han lanzado los del Opus.

    Holmesss, celebro esas expresiones y las uso a menudo. No veo dónde está el problema.

  56. Bremaneur, yo las uso a menudo y no lo celebro: es mi problema, aunque también “hay” un problema estético, y, eventualmente, de respeto a terceros.

  57. También se puede decir: “¡Me cago en la hostia…! Pero sólo en cualquiera de estas acepciones:

    3. f. vulg. malson. Golpe, trastazo, bofetada.

    mala ~.

    1. f. vulg. malson. Mala intención.

    a toda ~.

    1. loc. adv. vulg. malson. A toda velocidad.

    de la ~.

    1. loc. adj. vulg. malson. Muy grande o extraordinario. Se ha comprado un coche de la hostia.

    hostia, u hostias.

    1. interjs. vulgs. Denotan sorpresa, asombro, admiración, etc.

    la ~.

    1. loc. adv. vulg. malson. la leche”.

  58. Descojonante (¿o plantea otro problema estético, como a las feminaz “coñazo”?) lo de los socerdotes, los concesionarios y esa fabulosa reinvención del inglés: “This guy sounds like a tool”.

  59. “es realmente sorprendente”

    “caramba”

    “hum”

    “mentiría si dijera que no estoy contrariado”

    hostia, que tampoco cuesta tanto, capullos, tengo que abrir un Diccionario para cretinos, ein?

  60. El problema estético lo será si se usan en contextos inadecuados. También el del respeto. Ahora, si me viene un pollo y me dice en un lugar como twitter, de conversación sin fin entre decenas de personas, que le molesta que yo diga «hostia» o «me cago en Dios», el problema lo tiene él. Primero porque le reza a un trozo de pan una hora al día y segundo porque me pone en el brete de no herirle. Es decir, si yo la uso en ese contexto tan abierto y proceloso, sé que además de morirse un gatito atropellado por un camión lleno de Biblias le voy a herir. Y me pone a mí, que no estoy haciendo nada singular, en el lugar del malo. ¿Te molesta que diga «hostia»? Pues a mí me molesta que te moleste, amigo. Porque si te molesta y además me lo dices en público tienes un grave problema de convivencia. Es inherente a toda religión: comenzarás por el apostolado y terminarás por hacer un proceso inquisitorial. Lo estamos viendo en vivo y en directo.

  61. Brema, tiene toda la razón en lo de twitter, y es una de las razones por la que no me interesa twitter.
    De todas formas creo que estira un poco los significados cuando menciona “convivencia” y “en público” en ese contexto.
    Gómez, coño, usted ya me entiende.

  62. Otra cosa que digo mucho: «copón». «Me cago en el copón». «Y me cago en la patena». «Venga, copón, corre», le digo a Diego Costa cuando coge el esférico en la medular. Qué voy a decirle a un pollo que me venga con que no diga «copón». ¿Pero en qué puto país vivimos?

  63. (Esa pintura viola las leyes de la física. Esa postura, sin tener la dama los pies apoyados es imposible, a no ser que:
    a) lo que tenga el caballero entre las piernas sea una grua sin retroceso o
    b) los biceps de la señora sean herencia de Sansón. Y ella muy fibrosa no parece)

  64. Principos Generales de la Blasfemia:

    Muchos creyentes mezclan, cuando quieren censurar una blasfemia, lo que tiene según ellos de ofensa a su creencia y de ofensa al objeto de su creencia. De la primera dicen que es muy grave porque su creencia, al parecer, es muy profunda, una característica que faltaría a muchas otras. No queda claro en este caso si la razón de la profundidad es de índole psíquica, la calidad de la emoción religiosa, o la importancia de su contenido. La primera no cuenta con otro aval que el hecho de que ellos lo dicen. En cuanto a la segunda, es difícil negar que el concepto de Dios es el del mejor ser que uno puede imaginarse (lo que no vale para los arcángeles y el resto de la escala celestial, por cierto). Falta sólamente saber si existe. Si existe, la falta de respeto que importa es la que le afecta a él, porque son las personas y no las creencias las que exigen ese respeto que no tendría el blasfemo. Ahora bien, ya sabemos que es imposible demostrar la existencia de Dios.

    El paso siguiente, para el buen aficionado a la libertad de expresión, debería consistir en defender su derecho a insultar a cualquiera de nuestros parientes sobre la base de que es imposible demostrar su existencia, lo que impide descartar que formen parte, como el resto de la llamada realidad, de una alucinación continua y sistemática. No basta, como cree Tse, con que te presenten al injuriado para que tengas que callarte; tienen que demostrar que existe ese que tienes presente.

  65. Desde que la Guardia Civil desactivó al grupo terrorista ETA las noticias sobre Euskadi han disminuido en la prensa nacional. Sin embargo, esta semana se han producido dos que tienen su importancia.

    La primera, la suspensión de pagos de Fagor Electrodomésticos, el quinto fabricante europeo de electrodomésticos. Su cierre sería una muy mala noticia para un modelo de economía social que hasta la fecha daba trabajo a más de 80.000 personas y garantizaba, mediante sistemas de ayuda mutua, el crecimiento del modelo cooperativo. Las manifestaciones de los “trabajadores” acusando del cierre a los “directivos” producen desazón y cierta incomodidad intelectual. Sólo espero que el cierre no sea definitivo y que estas plantas no acaben en manos del capitalismo comunista y explotador chino.

    Otra noticia, esta ya del género chusco, fue el problema de protocolo ocurrido en la sede de la Casa Vasca de New York, que celebraba su centenario, a cuenta de la emisión de un vídeo de saludo del alcalde de San Sebastián.

    El asunto no tendría más historia si no fuera porque el diario El Correo, en un artículo firmado por J.M. Reviriego y D. Guadilla, dan cuenta de que el presidente de la Casa Vasca, Aitzol Azurtza, es actor de porno gay en una docena de películas con el nombre de Antton Harri. La guasilla y la grasilla que esta revelación está produciendo en esta sociedad pacata, puritana e hipócrita me reafirma una vez más en mis deseos de emigrar cuanto antes a algún lugar o más aireado o menos pestilente.

  66. Cagarse en Dios es la manera más higiénica que tenemos de combatir a los idiotas que se despiden de nosotros hasta mañana, si Dios quiere.

  67. Holmess, ¿ha oído los dichos “salir de Málaga para caer en Malagón” o “salir de Madrid para caer en Madrigalejos”?

  68. Al margen de los fundamentos ético jurídicos del derecho a blasfemar, lo cierto es que esas fórmulas declaradas en conjunto como malsonantes, aunque pueden servir para adornar la expresión, las más de las veces la sustituyen.
    Contienen un componente agresivo evidente, eso es lo que llevan codificado y no una afirmación sobre terceras cosas, me parece. Por otra parte, esa agresión entendida casi etimológicamente como avance en el espacio del otro e imposición de la propia subjetividad es lo que hacemos siempre que abrimos la boca, yo creo.

  69. Oiga, señor Perro, todos hemos sido despedidos por las noches en nuestras camitas muchas veces con un «hasta mañana si Dios quiere» lleno de amor y de siglos. ¿Cómo puede llamarles idiotas?

  70. Reconozco que no soy mucho de blasfemar, no me sale. Excepto ese ¡hay que carallo! o ¡merda!. y el si dios quiere lo sustituí hace tiempo por si la vida nos es propicia

  71. Aceptando el amor, pasando de los siglos y respondiendo, “quiera o no quiera, hasta mañana”.

  72. Perro, yo sabía lo de Guatemala y Guatepeor, y lo de la sartén y el fuego. El eterno retorno de lo idéntico, ya sabe.

    Proc, sabiamente centrado el tema, pero espero que no sea una invitación al sellado de bocas.

  73. Nachtsch, nichtsch, Holm. Fingía tirar de esa tripilla blasfema por ver si salían cosas interesantes del avestruz en general.

  74. Tú eres la especialista, Proc, pero me atrevo a llevarte la contraria. La blasfemia (salvo en el pueblo de Brema, donde sólo cumple la función fática del lenguaje) no creo que tenga como objetivo ni adornar la expresión ni sustituirla: es la expresión. Quiero decir que su función es precisamente esa, aullar. La blasfemia y los juramentos marcan el territorio y lanzan al receptor un mensaje claro y terminante: no empecemos con soplapolleces. Que es precisamente lo que molesta al receptor ofendido, que de lo que quiere tratar es, precisamente, de soplapolleces.

  75. Voy a dejar el tema porque corro riesgo de pasar de ateo a cartujo en una tarde, y eso ni Guinesss.

  76. ¡Pos especialista lo será su señora madre, no empecemos con soplapolleces!
    (Que no, chiquitín, que es broma).
    Yo creo que también estaba diciendo algo así, o, como dicen los médicos, que lo que quería decir no es incompatible con lo que dices usted. Que es la expresión es lo que quería decir cuando decía que la sustituye. O sea, que sustituye al mensaje articulado e informativo y tal.

  77. Lo que decía de la etimología de agresión, que viene de gradior, gressus sum ‘caminar’, ‘dar pasos’ (como ingresar, progresar o regresar). El amor es también agresivo, al menos en ese sentido etimológico y quizá en otros, todas las relaciones lo son y hablar siempre lo es de alguna forma.
    Si no nos agrediéramos etimológicamente nos aburriríamos como hostias. Que me diga ostras.

  78. Tareixa, ¿cómo van sus agresiones amorosas fuera de este fuero de agresiones múltiples?

  79. Tenía yo muy abandonado el tema del fanatismo católico y veo que es peor que el del balompié. Me sorprende la facilidad con la que rompen sus propias normas de conducta sin que les provoque una crisis espiritual a diario (lo expreso con su jerga). Para no llenar este comentario con palabras ofensivas que he ido escribiendo y borrando (borregos, imbéciles, hipócritas, gazmoños, mojigatos, estúpidos, etc.) me he lanzado durante unos minutos al gozo del humor absurdo.

  80. ¿Es el insulto al ausente un insulto al que está presente?

    Es posible que el único legitimado para pedir una reparación en los tribunales mundanos por el insulto sufrido sea el insultado, aunque mi ignorancia sobre la ley me impide saber cómo cuadraría con esto el respeto debido a la memoria de los muertos, que no protege la memoria que pudieran tener ellos sino la que tengamos de ellos los vivos. Moralmente, sin embargo, se admite que hasta cierto también sufre el insulto el que mantiene alguna relación estrecha con el insultado. ¿Pero qué clase de relación debe exigirse para admitir la legitimidad de ese sentimiento? La filial no admite dudas; la fraternal, algunas; las demás, muchísimas, por no particularizar en la del creyente con su dios, que está sometida a todas.

  81. Puede que para la mayoría de nosotros no, pero para el creyente actual es lo mismo agredirle a él mediante una blasfemia que blasfemar a riesgo de, o sin que importe, que él la oiga; al de los buenos tiempos de la fe le daba igual no oírla.

  82. Pregúntale a Tse, Gengis. El «hijo de puta», por ejemplo, la gente se lo toma como una patada a ella misma en el culo de sus madres. A mí me parece absurdo. Cuando llamo «hijo de puta» a un paleto que se me alborota y se pone a hablar de su madre me quedo a cuadros. Y yo qué sé si tiene madre, si sabe quién es, si es buena o mala persona, si tiene gripe o cáncer o si sabe o no que tiene un hijo que además de imbécil es un hijo de puta.

  83. Es verdad que nos cuesta admitir la presencia de una blasfemia si no la acompaña el ánimo faltón, el ademán grosero. Uno de los motivos podría ser un embrutecimiento universal, el mismo que nos impide darnos cuenta de que no nos respetan hasta que no nos llaman gilipollas. Esa torpeza pudiera explicar por qué a nadie se nos pasa por la cabeza ver una blasfemia en la negación de la existencia de Dios.

  84. Recuerdo que en un partido de balonmano me tocó defender a un notas cuyo padre estaba en la grada gritando como un poseso. Cada vez que bloqueaba a su hijo berreaba una ristra salvaje de improperios. En el descanso subí corriendo a la grada y le dije a aquel gordo hijo de puta que me gritara a la cara si tenía huevos. Se armó la de Cristo, claro, y la cosa tuvo sus ribetes cómicos, porque la que se lió a hostias con el respetable fue la abuela del muchacho. Al volver al vestuario me dijo uno de los hermanos Miras: «cuando quieras joder realmente a un jugador dile en voz baja que anoche te follaste a su abuela: no falla».

  85. Quería decir, pero lo he dicho mal, que eres tú y no tus muertos lo que importa. Y además no he puesto la tilde en TÚ.

  86. Y saliéndome del tema y en relación con el balonmano, me tocó en un partido defender a un tío realmente agresivo, que daba hostias como panes. Aquella vez llevaba yo dos tarjetas amarillas (era raro en mí) y si me sacaban la tercera me expulsarían hicsorapto. Pero resulta que el nene se escapó en un contrataque feroz y yo, que era rápido de cojones, le alcancé y le solté un puñetazo en pleno estómago, disfrazado de bloqueo. Por suerte no me sacaron la tercera tarjeta y me quedé como Dios.

    Y la última batallita. Jugábamos en la cárcel Modelo contra el «combinado local». Me tocó defender a un holandés de dos metros setenta por lo menos y trescientos kilos de peso que le daba por jugar de doble pívot. El hijo de puta se ponía de espaldas a mí y soltaba el codo hacia mi estómago y a mis costillas con todas sus fuerzas. Decidí que la mejor forma de anular su peculiar forma de ataque sería colgarme de su brazo, literalmente. Y así estuve todo el partido, agarrado casi en el aire al brazo de un mastodonte.

    Las batallitas tienen su punto gnómico: me he enfrentado a hijos de puta mucho más divertidos que el tontolculo que le reza a un trozo de pan o a la guarrilla del Opus que anda organizando un proceso inquisitorial entre mi amigos, conocidos y saludados. Vamos a menos.

  87. Brema, tu bronca tiene que ver, como tú mismo has señalado desde el principio, con frases hechas que sólo pueden herir a sensibilidades patológicas o impostadas. Ahí tienes toda la razón. Pero, aunque sólo sea por alargar un poco la charla, he querido sacar a relucir la blasfemia como Dios manda, a conciencia y sin aspavientos. En este terreno pierdo un poco el pie.

  88. Y encima digo que no he puesto la tilde en TÚ cuando lo que había escrito era TUS. Me empieza a subir el número de lapsus, generalmente alto.

  89. Gengis, imagino que la fuerza de la blasfemia reside en la debilidad del ofendido. La gente se vuelve como loca si insultas a entes abstractos: una presunta madre que vaya usted quién es, un Dios simbolizado en un trozo de pan aplastao, una mujer que dicen que era virgen cuando tuvo su hijo, etc. Seguro que todo esto tiene que ver con la honra, un tema muy estudiado especialmente en la literatura española. Es algo muy primitivo que no ha evolucionado. He seguido muy poco el tema, solamente por los breves comentarios que le dedicó Torrente Ballester, a quien sí le interesaba el asunto.

  90. El problema es que no creéis. Entre la gitanería y la macarronería cagarse en los muertos es “literalmente” cagarse en lo más querido. Es la superofensa. Da igual que haya o no muertos reales. Lo mismo con hijodeputa; un makari auténtico se ofenderá con una impostación absolutamente real aunque no tenga madre. Hay que tener honor y hay cosas que no se pueden decir, payos.

  91. Nadie calificado de hijo de puta confunde la supuesta agresión que sufriría su madre, que sabe que va dirigida contra él, con la muy cierta que sufre él si alguien la llama puta, aunque el que la insulta no sepa que existe el hijo.

  92. Debes de tener razón, Perroan. Recuerdo cuando estaba en el estituto rodeado de independentistas. Si uno se llamaba Francesc yo le llamaba Paco; le podía decir que estaba loco, que era tonto perdido y cualquier otra barbaridad. Como se lo decía con una sonrisa y le hacía gracia mi forma de hablar casi era capaz de pagarme una cerveza. Casi. Ahora: dile que me cago en su puta Cataluña. Uhhhhhhhhhhhhhhh, amigo. Se ve, entonces, que no se quieren mucho a sí mismos.

  93. Perro, que te miren fijamente también te deshonra si no respondes. Pero lo propio de la blasfemia es que va dirigida a alguien distinto del que la escucha. Y de ahí el lío.

  94. Yo sólo digo que el Glorioso ha perdido y que “me tocó defender a un holandés de dos metros setenta por lo menos y trescientos kilos de peso que le daba por jugar de doble pívot” es como lo de las dos pulgadas o como el “me cago en tus muertos”. Exageraciones

  95. Dice el Reverendo Marcos de Santa Teresa, en su Compendio Moral Salmaticense según la mente del Angélico Doctor
    (Imprenta de José de Rada, Pamplona, 1805) lo que se lee a continuación:

    “Regularmente es blasfemia jurar por Júpiter, Mercurio, u otros Dioses falsos, porque el que así jura, da a entender los tiene por sumamente veraces; a no ser que jure por irrisión. Lo mismo si jura por las criaturas, parando en ellas: porque es tributarles un honor divino. El que jura por la vida de Dios, también comete blasfemia; porque la expresión: por vida de Dios; hace este sentido: pierda Dios la vida si no es así; que es un juramento execratorio. El decir: vive Dios, no es blasfemia, sino un juramento usado en la Escritura. La siguiente fórmula: Esto es tan cierto como el Evangelio, y otras semejantes son de sí blasfema, aunque algunas veces se excusan de culpa grave por la ignorancia. El jurar falso no es blasfemia, sino perjurio, que es menor pecado, como dice S. Tom. 2. 2. q. 13. a. 3. ad. 2.”

    (Lo he sacado de http://www.filosofia.org/mor/cms/cms.htm)

  96. Pi, mal partido el de hoy. Bien para ponernos en nuestro sitio. La crónica de Satur es la mar de acertada.

    ***

    Según el primer tomo de la Teología Moral para seglares del padre Royo Marín, que es lo único que tengo a mano en mi biblioteca que hable de la blasfemia, pone a ésta en el capítulo de los pecados opuestos al segundo mandamiento. La introducción es breve pero compleja y no me apetece copiarla. Se define como «cualquier injuria o contumelia lanzada contra alguien (cf. Tit 3,2). En el sentido estricto que aquí nos interesa, se define: una expresión contumeliosa contra Dios». La explicación posterior me la salto y paso a la taxonomía:

    a) por razón del objeto puede ser inmediata (si va contra Dios) o mediata (si va contra la Virgen, los santos, Paolo Futre, etc.)
    b) por razón del modo (de corazón, si no tiene manifestación exterior; de boca si se dice o se escribe; de obra, si consiste en alguna acción contumeliosa contra Dios (escupiendo al cielo, pisando un crucifijo, etc.)
    c) por razón de la intención (diabólica si atenta contra Dios; simple, si no hay intención pero si se adivina la malicia).
    d) por razón del contenido (heretical, si envuelve ataque o duda contra la fe; contumeliosa, si es contra Dios pero no entra la fe en la injuria; imprecatoria si desea algún mal a Dios «pecado gravísimo»).

    Sigue Royi: «La blasfemia es uno de los pecados más graves que se pueden cometer». Lo explica luego, largamente, y lo relaciona con el pecado de escándalo. Páginas adelante define este pecado, que diferencia entre activo y pasivo.

    Tiene su gracia y si queréis lo copio un día para una entrada, pero aviso de que va con intención blasfematoria. Luego me repasaré la Historia de los heterodoxos españoles para ver qué sectas defendían que la Virgen no era virgen y si hay alguna que habla de cómo cagaban la Virgen, San José y Jesucristo bendito. Si tenían esfínteres que se dilataban a la hora de soltar el zurullo y eso.

  97. Gengis Kant | 20 octubre, 2013 en 0:59
    Perro, que te miren fijamente también te deshonra si no respondes. Pero lo propio de la blasfemia es que va dirigida a alguien distinto del que la escucha. Y de ahí el lío.
    **********
    La idea de que la blasfemia va dirigida contra Dios es lo más extravagante que se le podría ocurrir.

  98. Es tremendo el Juaristi.


Los comentarios están cerrados.