El azúcar es culpable

Equipo fútbol los gordos 1958El hecho de que nos pasemos horas tumbados en un sofá viendo la televisión no significa que los programas sean muy interesante, mas bien tiene que ver con el hecho de que lo solemos hacer después de haber comido. Particularmente los alimentos dulces ejercen un efecto placentero sobre los mismos receptores cerebrales donde actúan diferentes drogas adictivas (ello explica el “craving” que nos lleva a comer chocolate o galletas a deshoras), lo cual contribuye a la somnolencia postprandial. Lo malo es que los alimentos dulces excitan la producción de insulina y al cabo de no mucho tiempo se vuelve a tener la necesidad de ingerir más alimentos dulces. Pero lo peor no es eso, sino que al haber suficiente glucosa en sangre no se consumen las reservas de glucógeno que almacenan músculos e hígado, ni por supuesto la grasa acumulada. Es decir, no se adelgaza, o lo que es peor, se engorda almacenarse el exceso de hidratos de carbono en forma de grasa.

En una dieta de un adulto que practique ejercicio físico moderado tienen cabida el azúcar y el alcohol, pero en cantidades tan pequeñas que es muy complicado ceñirse a ellas. El azúcar de caña (sucrosa) está compuesto a partes iguales de glucosa y fructosa, pero mientras aquella llega a la sangre directamente, la fructosa se metaboliza en el hígado donde se convierte en quilomicrones (grasa), es decir, no tiene un efecto nutritivo directo como la glucosa sino que se almacena. Son las llamadas calorías vacías, igual que las que aporta el alcohol. Podemos considerar por tanto a la fructosa y al alcohol, a partir de determinada dosis , como un “veneno” para nuestro organismo. Esto no es nada extraño, pasa con todas las sustancias incluso con el agua. Lo malo es que en este caso el dintel es bastante bajo.

¿Cuánto azúcar debemos consumir al día? Según la American Heart Association como máximo seis cucharaditas las mujeres y nueve los hombres. Parece una cantidad razonable, incluso excesiva, pues permite tomarte entre seis y nueve cafés con azúcar a día. Pero eso sería si no ingiriéramos azúcar en el resto de alimentos, ni tampoco alcohol. Una bote de Coca-Cola, un yogur de frutas desnatado (de 225 gr.) o dos manzanas rojas grandes equivalen ya a seis cucharadas de azúcar. Eso significa que consumimos cantidades ingentes sin saberlo, hasta la cerveza sin alcohol lleva azúcares, por no hablar de los alimentos reforzados con fructosa, la parte potencialmente tóxica del azúcar. Así, el consumo medio puede estar alrededor de las veinte cucharaditas al día. Un disparate para nuestra salud, particularmente si no se hace deporte. Semejante ingesta de azúcares necesita un ejercicio muy intenso, al alcance de muy pocas personas, para no engordar e ir generando un síndrome metabólico.

¿Qué dieta hemos de hacer para limitar la ingesta de azúcares? Existen múltiples posibilidades. Describiré la que a mí me ha permitido bajar de peso paulatinamente, cierto que un contexto de ejercicio físico medio-alto .

  • Desayuno: café con leche completa y sacarina. Un panecillo integral con aceite de oliva o Corn Flakes Classics.
  • Comida: un zumo de futas grande y una ensalada.
  • Cena: un plato de verduras, un plato de proteínas animales (carne, pescado, huevos). Una copa de vino tinto.

Se pueden hacer un par de excepciones a la semana en comida o cena. No se debe tomar nada entre horas excepto frutos secos e infusiones.

No nos engañemos, hacer esta dieta es una putada, y no digamos si encima hay que hacer ejercicio. La contrapartida es una mejoría significativa de la salud y de nuestro aspecto físico. Supongo que no debe merecer la pena, basta echar un vistazo a nuestro alrededor.

Referencia: Sugar love: A not so sweet tale. Rich Cohen. National Geographic. Vol.224(2): 2013

Cortesía de Marquesdecubaslibres

  1. Acojonado por la filípica del Marqués, y aunque es cierto que aún conservo un aspecto apolíneo, he comenzado a hacer dieta. Mi mug de cafe no contiene ni un miligramo de azúcar y las dos tristes galletas de avena integral me recuerdan que soy mortal y que me va a costar ser felíz. Para animarme con un descenso de peso inmediato me he cortado la barba de tres meses y he rebajado un cuarto de kilo, consiguiendo por el mismo precio que mi cara de gilipollas luzca con gran esplendor. Sólo me falta enfundarme unas mallas y un chandal y ponerme a trotar por el carril bici. Renazco.

    Tic-tac, tic-tac…

  2. Como esto se acaba, el marqués en sus últimos sabios consejos nos quiere aunque húerfanos, sanísimos. Me parece bien, pero nunca habla de cómo se debe llevar una salutífera vida sexuala; sus excesos o defectos y si es verdad lo del tántrico. Es para mis cosas, que le tengo por versado y resuelto en esos temas.

  3. Tic-tac-tic- tac, no, no fastidie que estoy cantarruando Reloj nos marques las horas… versión Machin.

    Señor, señor

  4. Ayer fui a ajustar la longitud de unos pantalones, y el sastre – gafitas colgando del cuello, corbata y americana impecable , él sólo en su pequeño local de arreglos – también quería pellizcar algo de la cintura; decliné, prefiero ir un poco suelto. Ya saben: sostener, quizás: sujetar, nunca ( eso se lo leí a Gregorio Morán hace años, a cuenta de una prenda relacionada con la bendita lactancia que ayer se mencionaba )

  5. Y prudente, Tare: usted ha visto lo que tiene Adaptaciones en lo suyo? Ve lo que le pasa al que le busca líos? Uno se va a Gandía y zas! Adaptaciones, y el azúcar por las nubes.

  6. Ora estoy destrozando la canción Adiós Amor Adiós de Demis Roussos, que se la dedico a la Gata sobre el tejado de zinc.

    Espero que antes de que esto peche, el marqués en su infinita magnificencia nos deje inundar con vídeos

  7. Ay, la memoria: ahora recuerdo que la tensión conceptual entre sostener y sujetar lo había aprendido de Eduardo Haro Tecglen, fíjense si hace tiempo, y no de Gregorio Morán. A cada uno lo suyo

  8. Primero rebosar y después reposar. Tampoco es tan complicado. Eso era sexual? ¿no? Sino usted disculpe

  9. Aviso a navegantes: voy a inundar lo que no está escrito. ¡Lástima de no poder tirar de mis multinikis! No porque no pueda hacer tropecientos registros. Me da pereza

  10. Veinticuatro horas antes del fin, desactive porfi el registro, Robby. LLegaremos a los mil comentarios y cien mios ( o más) Estoy ensayando un baile antigravedad para cuando salgamos despedidos de la nave como aliens.

    Y cuidado con el huevo; siempre queda un huevo perdido para segundas partes.
    ***

    Me temo, me pasé con el azucar

  11. Tareixa | 30 octubre, 2013 en 13:23
    Aviso a navegantes: voy a inundar lo que no está escrito. ¡Lástima de no poder tirar de mis multinikis!
    ***
    ¿Eres Satur?

  12. Pudiera ser Bremi, sin gafas y más apetecible. Lo que a usted se le antoje. Caprichos mas raros me han pedido.

  13. Se escapó el Faisán, se escapó el Par(r)ot, buen año para los pájaros. A pesar de lo cual, es todo lo que cabía hacer si de verdad nos creemos lo del Estado de Derecho.

  14. Llevo semanas comiendo como un zërdø y bebiendo como un zërdø. También llevo semanas sin visitar el ginasio y el único ejercicio que hago es pelármela furiosamente. Eso sí, no le echo azúcar a nada. Pero ya veo que no sirve de ídem.

  15. El fin se producirá el 11/11/11:11. Es cosa de los chinos, que hoy han estado visitando las instalaciones, y dicen que es un momento mágico. Yo les he dicho que sí, que muy majicos, pero que aflojen los yuanes, que el Perro no me ha pagado nada más que el primer mes y que ya no me creo nada. Ahora me dice que los chinos lo van a solucionar todo, que están forrados, que me van a nombrar Mandarín Web y que si no doy guerra en los próximos días me van a regalar un vale de un mes para un menú cuatro estaciones o chopsuey o pollo konpao a elegir, pero sin bebida. Que si ponemos publicidad de su cadena de restaurantes nos hacen un ingreso y podemos pagar el alojamiento web de un año o la luz de tres días. Luego se ha puesto otra vez con eso del tic-tac, el muy cabrón.

  16. Pues ya aviso que los chinos eso del pay lo tienen clarísimo. Ah, y los chinos estos son amigos de Satur, que tienen un almacén en un polígono de su pueblo. Yo no les veo muy buenas pintas.

  17. Me prestaría saber algo, en comparación, sobre la dulce miel, Monsieur le Marquis, si le place enseñar..

  18. ¡Qué oltigas ni qué oltigas! Sel yelbas de olillas del lío… ¡coño! ¿Qué lío pasal por China? ¿El Duelo?

  19. Los chinos quieren comprar todo WordPress para que nadie haga blogs antichinos y han empezado a comprar blog por blog. Al menos eso es lo que me ha dicho Satur, que se pasea por aquí como si fuese el dueño. Y luego ha dicho que quiere convertir esto en una página para vender chopsuey a los hinchas del Atlántico de Madrid, que como son pobres no pueden ir a restoranes como los del Real Madrid.

  20. La dieta del Marqués es una ful. Para compensar el hambre me he comido dos manzanas reinetas y me están fermentando en el estómago. Me noto hinchado. Voy a correr otros 350 metros.

  21. ¿Qué es eso del pago por contenidos? Yo pensé que el debate era cobrar por un trabajo y por unos gastos.

    ¿MERENGUE? NO ¡¡¡ÇHØPSUËY!!!

  22. LA HISTORIA NOS CONSAGRARÁ
    Mantiene Mon Pirate una mirada del Antiguo Régimen sobre el oficio de escribir, que ha de ser cosa de nobles desocupados o de enamorados que escriben sus poesías al anochecer después de haber pasado la jornada en su oficio real de conductores de autobús o cajeros de supermercado. Parece lógico que te paguen, pongamos, por poner el culo en unos lavabos o por escayolar un techo, pero escribir una obra de teatro o una novela o pasar a limpio tus investigaciones sobre un crimen debe hacerse por amor al arte y al progreso intelectual de la humanidad. Y lo que me da por creer es que cada uno se engaña como puede, y admitiendo quizá que el asunto está difícil y renunciando a que sea el Estado el que pague la dacha o la Residencia de Escritores, se pone la venda antes de la herida y pide, como el Comandante, que sea la Historia quien juzgue sus obras completas.

  23. Gracias, Robby. Pese a lo soplapollas que estás últimamente, sigues sabiendo editar los textos.

  24. soysatur dice:|
    ¿Qué es eso del pago por contenidos? Yo pensé que el debate era cobrar por un trabajo y por unos gastos.
    ***

    Me limito a recoger la expresión que los creadores de pensamiento original utilizan. Por ejemplo: “Vamos a ser un medio generalista, con una fórmula mixta de publicidad y pago por contenidos”, decía aquél sobre su proyecto.

  25. La miel es glucosa y fructosa fundamentalmente, o sea, un veneno si se abusa de ella.

  26. No, Perro, mantengo que escribir o pintar no es fregar lavabos en turno de noche. Alguna diferencia habrá cuando nadie haría esto último sin esperar cobrar pero la historia del arte está llena de ejemplos de lo contrario. Se confundía usted insinuando el otro día que Cervantes escribía por dinero; desde luego que sufrió en su miseria y que hubiera querido poder triunfar con su obra. Pero ojo: con su obra. Renunció a lo que bien podría haber podido hacer siguiendo la estela de Lope. ¿Por qué no lo hizo? Hélas, porque era Cervantes.

  27. ¿A qué viene distinguir entre placeres verdaderos y falsos si ambos son verdaderos placeres? ¿A qué, distinguir entre sentimientos verdaderos y falsos si ambos son verdaderos sentimientos? ¿A cuento de qué habrá que decirle al que sienta que pertenece a la Hispania Citerior que su sensación no responde a ninguna realidad? Y, por último, ¿seguro que no responde a ninguna?

  28. O sea, que la creación de un periódico debería ser gratis. Ah, vale. ¡Han Choin Klin, ven p’acá, que tenemos que hablar!

  29. Como valedor de la alta cultura invito a mi (nueva) novia catalana a disfrutar del (culé) Jaroussky, a cenar en Monvinic o a ver la expo de Pissarro. La recojo en mi MB biplaza y me hago cargo de todos los gastos incluidas las propinas del ropero. Ella, agradecida, me invita anoche a un gintonic en sitio estupendo que ella conoce. Cual no sería mi asombro al comprobar que en semejante garito la parroquia seguía el Celta-Barca a travé del Canal Pus y a todo volumen. La afrenta ha sido correspondida por mi parte con un despido fulminante por whatsapp. Aquí paz y después gloria.

  30. El fisking arcadiano de ayer y “la primera vía” de hoy, describen una situación que no por menos sabida, esperada y sufrida desde hace décadas, me está poniendo de una mala leche inaudita. Porque esta vez los nazicatalufos se han pasado tres pueblos y al final, como siempre, a darles lo que ellos valen y se merecen porque son mejores, uropeos, mediofranceses, guapos, listos, gafacolorines y megachupieducados.

    Cagonmismuelas, o en manos de sinvergüenzas, o de adanistas o de gallegos.

  31. A ver, ¿cobraba Cervantes? Cobraba por lo que vendía, no por lo que se supone que tendría que haber hecho para vender más (entre otras cosas porque, probablemente, no le hubiera funcionado). No creo que, pongamos, Javier Marías se plantee si tiene que escribir como Toti Martínez de Lecea para vender más, entre otras cosas porque no sabría hacerlo.

    Esta es una discusión falsa que sólo se plantea desde fuera el observador presuntamente ultracrítico. Cada cual hace lo que puede y sabe. Y cuando un autor que “no se ha vendido” vende por fin mucho, pasa a ser automáticamente un vendido al que critican quienes no saben hacer lo mismo.

  32. La discusión que se traen se circunscribe dentro de un cambio de paradigma mucho más chocante. A poco nadie pagará por nada. Las impresoras 3D ya crean objetos con piezas móviles internas funcionales, el software está a un mini paso de crear nuevas ideas combinando todo lo escrito y pensado hasta la fecha y el salto a la ordenación de átomos para crear objetos y materia orgánica no está demasiado lejano.

    Cómo reordenará todo esto la relación económica y social es algo que no podemos imaginar, del mismo modo que en los momentos previos a la revolución industrial nadie podía imagina las consecuencias de aquel cambio.
    Están ustedes discutiendo en la plaza del pueblo, con razón, si destrozan o no los telares de vapor.

  33. “Debería” no, Satur, “podría”, y no necesariamente perdiendo en calidad. Hay periódicos de pago excelentes y hay bodrios que no sirven ni para limpiar mierda. Y eso que el periódico no es el mejor ejemplo, porque no es una empresa individual y porque difícilmente podría catalogarse como obra de arte. Pero el debate no es ése, sino hasta qué punto les han hecho creer a algunos que sin remuneración material no hay obra posible. Cualquiera que haya dedicado tiempo a escribir sabe que la remuneración (cuando la hay) es otra. Hay artistas que han hecho suyo un argumento que pertenece a otro orden, otro estamento: el de los empresarios, los curadores o los editores que, ellos sí, tienen que explotar la obra.

  34. El aire de la calle es gratis, y no va a dejar de serlo porque alguien sea capaz de producirlo. El inventor tiene todo el derecho del mundo de querer cobrar por su trabajo; y nosotros el de no pagarle, al menos mientras no se le ocurra a alguien -quizá al mismo inventor- cómo eliminar el de la calle.

  35. ¿Desaparecerá la cultura en el nuevo régimen técnico del que habla Adaptaciones? Toda no, sólo la que aún no ha nacido, pero, como no ha nacido, nadie puede echarla de menos.

  36. Una de las primeras cosas que se aprende cuando te asomas al mercado editorial es que, contrariamente a lo que se piensa, los verdaderos capos del negocio son los distribuidores y no los editores. Por eso, lo primero que hace una gran editorial es montar su propia red de distribución.

  37. Cobraba, Perro, de higos a brevas pero cobraba. De ahí no se deduce que escribiera para cobrar. El problema es plantear el asunto exactamente al revés: si no hay cobro el autor no crea, y si no hay pago el receptor no puede disfrutar de lo creado (hay quien lo sostiene, con un par). De lo primero abundan los ejemplos: al menos todos los autores, anónimos o no, que nunca cobraron un duro por lo que hacían, lo que incluye a muchos de los que escribieron antes del XV. De lo segundo, también, ¿o nota usted que no acaba de disfrutar de verdad cuando pasea por Nápoles y no apoquina delante de fachada barroca?

    El debate, en los términos que algunos lo plantean, recuerda mucho a la vieja polémica sobre las patentes. Los economistas neocon siempre han sostenido que no habría innovación médica sin patentes. Se hartarían de reír desde Galeno hasta Maimónides, desde los hombres medicina de las tribus indias hasta Patarroyo. A quienes no les haría ninguna gracia es a las farmacéuticas.

  38. Uno de los primeros escritores profesionales, por lo menos entre los americanos, fue Poe. Todo lo que escribió, excepto su obra poética, fue creado con la idea de ser vendido, aunque, por desgracia, en muchas ocasiones hubo de recurrir a la caridad para poder sobrevivir. Alguien se tomó la molestia en una ocasión de contar todo el dinero que ganó a lo largo de su vida, y la cantidad asombraba por lo ridícula.

  39. Sólo que el asunto no se plante al revés, sino al derecho: gente que crea, y muy bien, que quieren cobrar por un trabajo que otros les roban directamente.

    Lo demás es maniobra de distracción.

  40. Ya lo ha dicho Adps: cambio de modelo económico.

    Dicho esto, voy a estar de acuerdo con Pirate: los artistas que vivan del aire y se busquen la vida. Es más, habría que obligarles a todos a ser pobres para despertar su ingenio. El dinero es el mal.

  41. Hay pulsiones intersubjetivas que solo los radicales pretenden negar desde su ridículo pedestal. Nos mueve la belleza y el poder. El dinero simplemente facilita los intercambios. Hay quién ofrece sus capacidades intelectuales y hay quien vive del coño. Ambos gustan cobrar por sus servicios, con honores o con viruta, qué mas da.

  42. “A poco nadie pagará por nada” era la frase gancho. Pero aunque sigamos pagando por las cosas…
    Todos lo días recibo (porque veo lo que nos entra al genérico de la web de mi empresa) entre cinco y diez currículos de personas desesperadas, que los remiten sin que haya demanda publicada por nuestra parte.
    Los leo todos por cortesía y por lo mismo suelo contestar una frasecita amable.

    Ni uno sólo de los licenciados, administrativos con experiencia, técnicos salidos del huevo, técnicos con experiencia, mayores de cuarenta, ni todas las variaciones que se les ocurran, me dan la impresión de encontrar trabajo en breve. No son necesarios. Han dejado de serlo. Hay métodos, programas y rutinas que hacen su trabajo o todos estamos trabajando más por menos dinero cubriendo sus puestos (bueno yo no, pero esa es otra historia)

    ¿De verdad no creen ustedes que en cierta medida están empezando a encontrarse en las primeras etapas de ese proceso en el que empiezan a no ser necesarios?
    Aunque tengan razón y derecho, el mismo que los candidatos de los que le he hablado, ¿saben ustedes la cantidad de gente que está escribiendo bien, con conocimientos y con creatividad ahí fuera, sin cobrar?
    No digo que me parezca bien, no entro en ello, pero creo que tendrán que inventarse otra manera de subsistir, la de Espada se la puede permitir él, de momento, y no sé si le produce mucho.

  43. Ante el cambio de paradigma, Adapts, andan algunos promoviendo la idea de que la libertad de contenidos acabará con la cultura, y que la única fórmula de supervivencia es el mercado. Una tesis que viene sin duda avalada por el hecho de que el mercado del arte cada vez nos ofrece productos más exquisitos y sofisticados.

    Por lo demás, sí Perro, es exactamente el consejo que daría a un joven: nunca te profesionalices en aquello que te mueve por dentro. Vive de cualquier otra cosa, o cualquier otra cosa terminará por vivir de ti.

  44. El fin [del NJ] justifica a los medios.
    Nos pondremos estupendas/os.
    O sea Marqués, que si juntamos la fructosa de las herboristerías con el ‘coñá’ de las cantinas de estaciones de ferrocarril, nos quedamos sin hígadillos en un santiamén. Bueno es saberlo para prevenir a los deudos y que vayan ahorrando para el trasplante.

  45. El consejo que le daría yo sería que esperase a que alguien le ofreciera la posibilidad de profesionalizarse para decidir si lo hace o no. En la mayor parte de los casos es un dilema al que no has de enfrentarte nunca.

  46. Los artistas van de farol. Nos cobran amenazando con que, si no pagamos, no harán lo que tienen unas ganas enormes de hacer. Bien sabemos cómo daban el coñazo a los compañeros del instituto.

  47. Es posible que tenga razón Pirata y que no haya que hacerse ilusiones pensando que, si no se cobra, se publicara menos.

  48. Estoy degustando unos deliciosos panellets, y el blog o todo el puto internet van como una máquina de vapor renqueante.

  49. Gengis Kant | 30 octubre, 2013 en 19:50
    Que yo sepa, nadie cobra por escribir aquí.
    ***
    Eso es porque vamos de creadores de pensamiento original. Y porque no nos cuesta dinero. Y porque hacer el tonto sí que es gratis.

  50. “Y porque hacer el tonto sí que es gratis”. Jajajajajaja. Y lamentablemente termina costando dinero a otros

  51. Debo confesarlo. A mí sí pagan por escribir aquí. Es un proyecto cultural secreto para ilustrar y entretener a las masas. Me estoy forrando.

  52. Hoy 117 visitantes y 887 vistas a la página, a 3€ por visitante, son… 7535 confetti.

  53. Es lógico que los chinos quieran comprar, aquí hay un filón. Y además estamos buenos.

  54. Los visitante humanos únicos han sido esos 117. Cada uno ha visto ha vista la página unas 5 veces. Aunque hay que tener en cuenta, Adps, que alguno la habéis visto 20 veces y otros sølo una.

  55. Las estadísticas las hace una tal Aquismet, que la verdad no sé si estará buena, Adps.

  56. Lo importante es el número de personas humanas: de visitantes exclusivos.

    Yo no lo veo tan mal. Es como llenar un café- teatro pequeño todos los días. Y eso que las actuaciones son malas, que si no…

  57. Brema, no creo que, por no cobrar, usted vaya a decir tonterías en el congreso de Barcelona.

  58. Berceo estaba en la Mamandurria, así es más fácil. (El término es un homenaje al Marqués, que lo dijo de un escritor-pensador y funcionario una vez). La juglaría era una prostitución más insegura y arriesgada.

  59. Parece ser que ganan mucho dinero los que están dispuestos a no ganar nada haciendo lo mismo. Esto oí una vez de los profesionales prestigiosos. Les gusta lo suyo, trabajan mucho apenas por nada, y terminan encontrándose con el éxito.

  60. Gengis, si Brema no cobra en ninguna parte no come y se muere. Y si cobra trabajando en una panaderia de sol a sol, es difícil que se le ocurra hacer una investigación.

  61. También están los que, dispuestos a no ganar nada por lo que hacen, no ganan nada.

  62. Un albañil cae del andamio, se muere y ya no almuerza, que decía el poeta.

    El éxito es así, como dice Gengis. Yo llevo toda la vida triunfando. Lo que ocurre es que aún no he llegado al punto ese de la abundancia material. Pero sé que va a llegar. Probablemente post mortem, que es como le gusta a Pirate.

  63. He tenido que pagar, Gengis, pero porque me han timado, as usual. Porque soy muy bueno. He conocido personalmente a uno de los «activistas» de eso y es para mondarse. Pasaré unos días entre colegas y eso me basta. Y sobre lo que diré: tonterías que no interesan a nadie. Me dan quince minutos para hablar de algo sobre lo que llevo más cinco años investigando. NO ME JODAS, GENGIS, NO ME JODAS.

  64. Buena parte de la investigación académica no tiene ninguna recompensa monetaria. No faltará quien diga que también con ella se busca alguna recompensa, como el ascenso, la reputación y cosas de ésas; pero monetaria, no.

  65. Perro, creo que usted piensa sobre este asunto, igual que AE, teniendo en cuenta lo que importa, por encima de columnas y otras literaturas, en la profesión periodística: la información. Es verdad que a nadie se le ocurre ponerse a informar del tráfico si no le pagan por ello.

  66. Hasta hace poco, en las Olimpiadas sólo podían competir aficionados. Supongo que esa restricción no regirá ahora ni en las Paralimpiadas.


Los comentarios están cerrados.